24.8 C
Buenaventura
domingo, octubre 20, 2019

Bajo amenazas: así se vive la campaña por la alcaldía de Buenaventura

No se Pierda

Cuatro candidatos son los más opcionados. Uno de ellos lleva 20 años aspirando al cargo.

Buenaventura enfrenta las elecciones locales más atípicas de la última década. El puerto, que vive bajo la amenaza de un nuevo recrudecimiento de la violencia, está en búsqueda de un alcalde que no repita la historia de los últimos cuatro mandatarios hoy investigados por delitos relacionados con corrupción.

El primer cargo del distrito portuario más importante en el Pacífico colombiano se lo disputan nueve candidatos que realizan bazares y recorren a diario las húmedas calles del municipio para buscar votos y firmar acuerdos programáticos con líderes comunitarios.

Periodistas y líderes de la región manifestaron que aunque por ahora no hay un claro ganador, el próximo alcalde será electo gracias al apoyo de las “maquinarias políticas” que eligen a los mandatarios locales desde hace una década.

«Hay una falta de articulación entre los candidatos alternativos. Ellos deberían ser la principal fuerza movilizadora de votantes en el territorio teniendo en cuenta que los caciques electorales tradicionales son los que han puesto los corruptos que se han apropiado de Buenaventura desde hace ya 20 años», asegura el líder social Leonard Rentería.

La pelea por el primer cargo del Distrito estaría entre cuatro candidatos: Victor Hugo Vidal, Ligia del Carmen Córdoba, Jaime Oswaldo Marinez y Héctor Copete. Todos ellos, señalan los expertos, con las mismas posibilidades de ganar.

El legado del Paro Cívico de hace dos años juega a favor y en contra de Victor Vidal. El aspirante a la alcaldía por el movimiento Buenaventura Digna, es administrador de empresas de la Universidad del Valle y fue uno de los líderes más visibles en las manifestaciones que paralizaron al puerto durante 21 días en junio del 2017.

Foto El tiempo

El candidato, quien se define a sí mismo como “el alcalde que Buenaventura necesita”, cuenta con el apoyo grandes sectores de la izquierda colombiana. A su campaña se unieron el mes pasado el movimiento Colombia Humana y los partidos Polo Democrático y Unión Patriótica. También cuenta con el respaldo del senador Alexander López y de la reconocida lideresa Francia Márquez.

Sin embargo, su talón de aquiles sería el poco avance que ha tenido en estos dos años la implementación de los acuerdos que el Gobierno firmó con la mesa del paro.

Otra de las opcionadas a quedarse con el cargo es Ligia del Carmen Córdoba, quien renunció a su puesto el Concejo para aspirar a la alcaldía con el aval del partido de la U y cuenta con el apoyo de Clara Luz Roldán, candidata a la Gobernación del Valle del Cauca por esa misma colectividad.

No asiste a los debates con los demás candidatos y sería la cuota política del exalcalde Eliécer Arboleda

“Se podría decir que ella tiene la mayor maquinaria política detrás. No asiste a los debates con los demás candidatos y sería la cuota política del exalcalde Eliécer Arboleda, hoy investigado por actos de corrupción”, comenta el periodista Elver Rengifo, director de la emisora Voces Del Pacifico.

Según Córdoba, licenciada en Educación y especialista en Administración Pública, su campaña es “una apuesta por la inclusión, la participación, el emprendimiento y la confianza”, para “recuperar la gobernabilidad y la gobernanza” en la ciudad.

Jaime Oswaldo Marinez por su parte, aspira por segunda vez a la alcaldía con el aval del partido Alianza Verde. Analistas políticos señalaron que aunque el candidato conserva los 9.600 votos que sacó en los comicios locales anteriores, lo más probable es que se una a la campaña de Vidal en las próximas semanas.

Marinez, abogado y exgerente local de Findeter, también fue secretario de Gobierno del alcalde Saulo Quiñones, quien en el 2011 fue capturado por el delito de peculado. El candidato dice que su gobierno creará una administración pública, que “gozará de paz y tranquilidad porque habrá seguridad”.

¿La quinta será la vencida?

La lista de los cuatro más opcionados a quedarse con el primer cargo del puerto la cierra Héctor Copete, quien aspira por quinta vez a la alcaldía y en esta oportunidad cuenta con el aval del Movimiento de Autoridades Indígenas de Colombia, AICO.

Copete, quien quedó de segundo en los comicios del 2015, es conocido como “el eterno candidato de Buenaventura”. En el 2003 aspiró a la Alcaldía y tuvo que parar su campaña tras ser víctima de un atentado con explosivos. Cuatro años después, volvió a concursar pero se retiró de la contienda para unirse a José Félix Ocoró, exalcalde que fue condenado en el 2015 a 18 años de prisión por corrupción.

Luego, en el 2011, fue derrotado en las urnas por Bartolo Valencia, quien fue capturado en hace tres años por presuntas irregularidades en contratos durante su periodo en la Alcaldía.

En los comicios del 2015 tampoco corrió con suerte y quedó a menos de 5.000 votos de su principal contrincante: Eliecer Arboleda Torres. El alcalde electo fue enviado a prisión en marzo de este año tras ser señalado de cometer varias irregularidades en la contratación del gerente del hospital local de Buenaventura.

“Él es un candidato que no se ha entregado a las maquinarias y eso ha afectado sus aspiraciones políticas. No se compromete con muchas prebendas a gente que quiere financiarlo y esa honestidad ha jugado en su contra”, explica Rengifo.

No se compromete con muchas prebendas a gente que quiere financiarlo y esa honestidad ha jugado en su contra

Copete, ingeniero Industrial y magíster en Administración de Empresas, asegura que se lanzó de nuevo al ruedo porque desde “hace 20 años que Buenaventura sigue en las mismas” y “no podemos volver a elegir mal para luego lamentarlo por los próximos 4 años”.

Los otros candidatos que se disputan la Alcaldía del municipio de 400.000 habitantes son: Bernabé Mosquera (Partido Liberal), Elvia Lucy Abonce (Centro Democrático), Libia Mosquera (Partido Conservador), Daniel Ordoñez (Colombia Justa Libres) y Andrés Mercado (Farc.

Una campaña bajo amenazas

El recrudecimiento de la violencia en el municipio también ha impactado las campañas de los candidatos a la alcaldía, quienes ya no pueden visitar varias zonas de la ciudad por causa de amenazas en su contra.

La inseguridad que se vive en el puerto es tal, que en julio pasado la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, pidió al ministro de Defensa, Guillermo Botero, una intervención nacional para enfrentar la alta tasa de homicidios que se registra en las comunas 3,4, 10,11 y 12 del municipio.

De hecho, analistas señalaron que en los últimos meses las campañas de los candidatos se han centrado en la construcción de estrategias que ayuden a combatir la inseguridad en la región. Muchos le apuestan a la generación de empleo y la inclusión social para reducir esta problemática.

Los candidatos señalaron que debido a las amenazas de bandas criminales, no pueden realizar actos de proselitismo en las comunas 11 y 12, ubicadas en la parte periférica del municipio.

Ante las amenazas, autoridades del municipio realizan mes a mes un Comité de Seguimiento electoral para garantizar que los comicios se desarrollen en completa normalidad.

JULIÁN VIVAS
REDACCIÓN NACIÓN
EL TIEMPO

SourceEl Tiempo

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Más noticias relacionadas