27.9 C
Buenaventura
martes, agosto 4, 2020

Biblias, cruces e iglesias quemadas: cómo es la persecución del régimen chino contra la minoría cristiana

No se pierda

Estas son las medidas adoptadas en Caldas hasta el 1 de septiembre – Caldas

Desde este 4 de agosto, se estableció mediante decreto el aislamiento preventivo obligatorio y algunas excepciones en el departamento de Caldas. A través del...

Propuestas no convencionales para generar empleo en tiempos de pandemia – Sectores – Economía

"El país necesita tomar medidas ya para generar empleo y no se puede dar el lujo de esperar a que...

Un grupo de feligreses participa en una misa en una iglesia católica clandestina en una casa en Tianjin en noviembre de 2013. (REUTERS / Kim Kyung-Hoon/archivo)

Iglesias y cruces destruidas, biblias quemadas, propiedades confiscadas, creyentes obligados a renunciar a su fe, religiosos encarcelados o desaparecidos. El régimen de China está intensificando su política de mano dura contra las congregaciones cristianas en Beijing y varias provincias del país. Una persecución que no se detuvo aun frente a la crisis del coronavirus. Al contrario, el gobierno aprovechó las medidas de aislamiento para acelerar el hostigamiento a las comunidades religiosas.

El aumento de la represión se da en medio de un renacimiento religioso en el país, especialmente entre quienes profesan el cristianismo y el islam, dos religiones asociadas en China a minorías étnicas o culturales que han tenido roces con las autoridades estatales, declaradas ateas.

Xi Lian, un especialista en el cristianismo en la China moderna de la Universidad Duke de Carolina del Norte, explica a Infobae que la campaña de persecución responde a un esfuerzo del régimen para asimilar la religión a la cultura china exigiendo lealtad al Partido Comunista, oficialista y ateo, y eliminar todo aquello que pueda desafiar su poder sobre la vida de los ciudadanos.

Los casos más recientes, documentados por Bitter Winter, un medio digital especializado en la religión en el país asiático, dan cuenta de la gravedad de la represión: fabricantes de estatuas religiosas reprimidos en el condado de Quyang (Hebei), famoso en toda China por la artesanía tallada en piedra; iglesias protestantes destruidas a finales de mayo en Henan; miembros de la Iglesia del Dios Todopoderoso (el grupo más perseguido en la actualidad) brutalmente torturados por su fe.

La demolición de la Iglesia Tianmen en el distrito Jianxi de Luoyang el pasado 31 de mayo (Bitter Winter) (Damián Rodríguez/Youtube: Bitter Winter)

“Es difícil determinar el alcance de la persecución”, dice el profesor Lian. “Pero sabemos que es profunda”.

La presencia cristiana en China

Hacer una estimación de la presencia cristiana en China no es una tarea simple. Según el informe 2020 de la ONG Open Doors, una organización que vela por los cristianos perseguidos en el mundo, en el país viven unos 97 millones de cristianos, entre católicos y protestantes.

Según el sacerdote Gianni Criveller, misionero y sinólogo del Pontificio Instituto para Misiones Extranjeras, en 2018 había alrededor de 70 millones de chinos cristianos (más del 5% de la población), incluidos 12 millones de católicos. De estos últimos, la mitad se reconoce como parte de la Asociación Patriótica Católica China, la “Iglesia oficial” local. Otras estimaciones cifran el número entre 30 y 60 millones de cristianos.

La ley china demanda que el culto se realice únicamente en congregaciones que han recibido la aprobación del Estado para operar —como la Asociación Patriótica—, una práctica que permite a Beijing ejercer un enorme control sobre las actividades religiosas.

Los fieles durante una misa en la catedral de Xishiku, una iglesia católica aprobada por el gobierno, en la víspera de Navidad en Beijing. (REUTERS/Florence Lo)
Los fieles durante una misa en la catedral de Xishiku, una iglesia católica aprobada por el gobierno, en la víspera de Navidad en Beijing. (REUTERS/Florence Lo) (FLORENCE LO/)

Por esta razón en el país abundan iglesias cristianas, en su mayoría protestantes, y otros santuarios clandestinos de diferentes credos, que funcionan a puertas cerradas en las casas de los feligreses, y son por eso conocidas como “iglesias caseras”.

Después de las sangrientas persecuciones de la Revolución Cultural, cuando el gobierno de Mao Zedong prometió erradicar la religión, estas iglesias no reconocidas disfrutaron de una periodo de tolerancia relativa y limitada.

Las etapas de la persecución

La situación cambió tras la llegada al poder de Xi Jinping en 2013. El actual mandatario desató una nueva campaña de represión contra las organizaciones religiosas no reconocidas.

“Fue un deterioro muy rápido”, dice a Infobae Jane, encargada de los asuntos de Asia Oriental en CSW, una organización británica de derechos humanos especializada en la libertad de culto. “Aunque hay diferencias en las distintas regiones del país, algunos observan que se trata de la peor persecución desde la Revolución Cultural”, afirma esta experta, cuyo apellido omitimos por razones de seguridad a pedido de la ONG.

Una mujer pasa frente a un retrato del presidente Xi Jinping en Shanghai, China  (REUTERS/Aly Song/archivo)
Una mujer pasa frente a un retrato del presidente Xi Jinping en Shanghai, China (REUTERS/Aly Song/archivo) (ALY SONG/)

El profesor Xi Lian agrega que la persecución “ha aumentado constantemente” a partir de febrero de 2018, cuando entró en vigor una nueva ley sobre las religiones, y se intensificó hacia finales de 2019.

Una fecha clave que muestra cómo el régimen planea fríamente todas sus decisiones, fue el 30 diciembre de 2019. Ese día se anunció la sentencia contra Wang Yi, pastor de Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana de Chengdu (Sichuan), después de un juicio seguido con preocupación por el protestantismo internacional. El pastor Wang, detenido junto a su esposa y más de 100 miembros de su iglesia, fue sentenciado a nueve años de prisión por “incitación a la subversión contra el poder del Estado”, el cargo con el que el régimen acusa a quienes defienden la libertad religiosa.

Ese mismo día el régimen también aprobó nuevas “medidas para los grupos religiosos”, que comenzaron a regir a partir de febrero de este año. La ley obliga a las organizaciones religiosas a hablar en las ceremonias sobre los documentos del Partido Comunista Chino y los trabajos del presidente Xi Jinping. Incluso se prevé la exhibición de estatuas y retratos del líder chino en los templos, algo que según varios especialistas recuerda el culto a la personalidad de Mao.

Wang Yi,
El pastor Wang Yi, fundador de la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana en Chengdu, Sichuan (Early Rain/Facebook)

La pandemia de coronavirus tampoco detuvo la represión estatal. Al contrario, el régimen aprovechó la cuarentena para avanzar sobre las comunidades que continuaron sus actividades en línea. “En algunos casos vimos como fueron a las casas de los feligreses para prohibirles participar en estas actividades”, dice Jane en comunicación desde Londres.

“Ahora que las medidas de aislamiento han sido levantadas, volvemos a registrar un aumento”, agrega esta especialista.

Los motivos del hostigamiento

La campaña contra los grupos cristianos (y religiosos en general) es parte de un contexto más amplio de represión, según coinciden los expertos consultados.

Un primer elemento que preocupa al régimen es que los cristianos, al igual que los uigures musulmanes en Xinjiang, están asociados a minorías étnicas o culturales.

“En China hay 56 grupos étnicos. Los han son el grupo dominante. En las zonas cerca de Tailandia y Myanmar la fe cristiana fue para las minorías una herramienta para reafirmar su identidad, su idioma y su escritura a través de la predicación de la Biblia”, explica Xi Lian.

El segundo elemento tiene que ver con el activismo político de algunas de estas comunidades religiosas, algunas de las cuales mantienen lazos con grupos cristianos en el extranjero.

“El régimen las ve como una herramienta para la infiltración occidental”, dice el profesor Lian.

Una iglesia cerrada por las autoridades cerca de la ciudad de Nanyang en la provincia central china de Henan en una foto tomada el lunes 4 de junio de 2018. La pancarta a la izquierda dice "Todas las naciones pertenecen al Señor que se levanta para brillar", mientras a la derecha se lee "La salvación de Jesús se extiende al mundo entero". (Foto AP / Ng Han Guan)
Una iglesia clandestina cerrada por las autoridades cerca de la ciudad de Nanyang en la provincia central china de Henan en una foto tomada el lunes 4 de junio de 2018. La pancarta a la izquierda dice “Todas las naciones pertenecen al Señor que se levanta para brillar”, mientras a la derecha se lee “La salvación de Jesús se extiende al mundo entero”. (Foto AP / Ng Han Guan/archivo)

Al gobierno también le inquieta el reclamo del cristianismo a los derechos y valores universales y su potencial como fuerza de cambio. De hecho, muchos de los pastores detenidos son también abogados y activistas por los derechos humanos, como en el caso de Wang Yi.

“Sus familias son acosadas y algunos desaparecieron”, afirma Jane. “Son muy valientes”.

Pese a que el papa Francisco ha recordado en varias oportunidades a los cristianos perseguidos en el mundo, en septiembre de 2018 la Santa Sede firmó un acuerdo provisional, cuyo contenido es secreto, con el régimen chino para terminar la histórica controversia sobre el derecho a designar obispos y formar una sola Iglesia católica leal a Beijing y a Roma. El Vaticano esperaba que el acuerdo —sumado a gestos como el agradecimiento a China por el envío de barbijos durante la pandemia sin pronunciarse sobre ayudas análogas de Taiwán— frenara los ataques contra cristianos. Sin embargo, los obispos que se niegan a aceptar la autoridad china siguen encarcelados.

Por eso, organizaciones y activistas demandan una respuesta más fuerte de la comunidad internacional. A medida que Beijing aumenta su influencia en el escenario global, el temor es que la cuestión religiosa en China caiga definitivamente en el olvido.

“La atención sobre el tema debe ser seguida por la acción”, concluye Jane. “Los países tienen que unirse y actuar juntos. Estas personas están sufriendo y, si no hacemos nada, seguirán sufriendo”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La historia de Dalú, el periodista que habló de Tiananmén en su programa de radio y fue perseguido por el régimen chino

Genocidio cultural: cómo funcionan los campos de concentración chinos para “reeducar” a los musulmanes

Arrestos, esterilizaciones y abortos forzados: el brutal control de natalidad del régimen chino a las familias musulmanas en Xinjiang

De Li Wenliang y el coronavirus al golpe en Hong Kong: los frenéticos cinco meses en que el régimen chino mostró sus planes al mundo

Fuente de la Noticia

Más noticias relacionadas

- Publicidad - 3162674964 - Conoce los alivios que hemos implementado para el pago del servicio de energía

Últimas Noticias

Estas son las medidas adoptadas en Caldas hasta el 1 de septiembre – Caldas

Desde este 4 de agosto, se estableció mediante decreto el aislamiento preventivo obligatorio y algunas excepciones en el departamento de Caldas. A través del...

Propuestas no convencionales para generar empleo en tiempos de pandemia – Sectores – Economía

"El país necesita tomar medidas ya para generar empleo y no se puede dar el lujo de esperar a que...

Auge y caída de Flash, la tecnología que morirá dentro de 4 meses tras haber sido la más popular de la WWW

Adobe anunció, hace ahora 3 años, que su plataforma Adobe Flash tenía fecha de caducidad: el 31 de diciembre de este año....