Conecte con nosotros

Columnistas

¿BLANCO INCORRECTO?

Publicado

en

¿BLANCO INCORRECTO? | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo
Imagen tomada del portal www.mundocontact.com

2022 será un año decisivo para el futuro de Colombia. Elecciones legislativas en marzo y presidenciales en mayo, ponen en primer plano el mundo político del país. Pero creo que más importantes que las presidenciales, las elecciones para Congreso jugarán un papel fundamental para el futuro de la nación.

¿Por qué creo que las legislativas tienen tanta importancia?, porque es en el Congreso donde realmente se dirige el país. Tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, se hacen las diferentes leyes que impactan directamente la economía, la educación, la salud, el empleo, la cultura, el deporte, la ciencia, la industrialización y, por sobre todo, lo social.

De qué le sirve a un candidato presidencial ganar las elecciones si no cuenta con el respaldo del Congreso. En un escenario donde el triunfador fuera Gustavo Petro, ¿qué le podría esperar a su administración si su bancada en el Congreso fuera minoritaria?. Pues sencillamente sería una administración con muy pocas probabilidades de alcanzar objetivos propuestos en campaña como la necesidad de hacer una real reforma agraria; o la posibilidad de sacar adelante políticas sociales que impacten positivamente a todos los colombianos, en especial clases media y baja.

El triunfo hipotético de un candidato como Petro podría ser la gran frustración de ese cambio político y de dirección de país que muchos colombianos estamos esperando por décadas. Cosa distinta fuera si ese escenario se complementara con la victoria de Petro y a su vez con una mayoría de senadores y representantes a la cámara alternativos en el Congreso. Sería el sueño hecho realidad para los seguidores de Petro y, con mis reservas sobre su egocentrismo y su carácter autoritario, también el alcance de la realización anhelada de muchos otros colombianos, como yo, que creemos que hay que darle un viraje al timón de mando del país.

Digo que sería frustrante ese escenario del triunfo de un candidato como Petro, si llegase a tener un Congreso contrario a sus ideales porque sus intenciones de dar un cambio serían bloqueadas en las dos cámaras: Senado y Cámara de Representantes. Congresistas que estarían ocupando sus curules para continuar con la política tradicional, con la elaboración de leyes para beneficio de unos cuantos, políticos arropados por clanes regionales quienes, como capataces, controlan cada rincón del país con sus prácticas corruptas. Ante un escenario así, los resultados de un presidente alternativo serían pobres y matarían por completo los sueños de ver a una Colombia renovada políticamente. Una esperanza perdida bajo la figura de un político que se quedaría sólo con las buenas intenciones.

Otro escenario sería si se lograra renovar todo el Congreso. Donde se pudieran elegir personas que realmente quisieran trabajar por el país pensando más en el beneficio colectivo y social que en el personal y de todo ese entramado empresarial que financian las campañas. En esta oportunidad hay señales de posible renovación en el legislativo. El Pacto Histórico se muestra como esa esperanza de un Congreso diferente. La Primera Línea con ese movimiento juvenil que despertó con las protestas también tiene ese tinte renovador. La Coalición de la Esperanza también aporta expectación, aunque las disputas internas y la inclusión de ciertos personajes me hacen dudar de la pulcritud de quienes puedan llegar al Senado y Cámara.

¿Será que personajes como Petro le pudieran bajar a su egocentrismo y obsesión por llegar al Palacio de Nariño y, por el contrario, pudiera concentrarse en cómo tener una mayoría en el Congreso? ¿Será que Petro le está apuntando al blanco incorrecto?. Como dije, es mucho más seguro que un Congreso con políticos alternativos logren cambiar al país, que un presidente solitario y bloqueado por los mismos congresistas corruptos de siempre.

Nacido en el puerto de Buenaventura, Ernesto Ramírez hizo sus estudios de secundaria en el colegio Seminario San Buenaventura. Estudió Comunicación Social Periodismo en la Universidad del Valle de Cali, hizo una especialización en Gerencia para las artes en el Instituto Departamental de Bellas Artes de Cali e hizo un asociado en Liberal Arts en Hostos Community College del sistema de universidades públicas de la ciudad de Nueva York. Por más de 18 años, Ernesto Ramírez trabajó en el canal regional Telepacífico como editor y realizador de televisión, para luego trasladarse a la ciudad de Nueva York donde ha trabajado en el campo de la salud, haciendo prevención y educación en VIH e infecciones de transmión sexual dentro de la comunidad latina de la Gran Manzana. En los últimos años, Ernesto Ramírez se ha enfocado en proyectos específicos para salud mental y manejo de casos para personas que conviven con VIH/SIDA.

Tendencias