Buenaventura en Linea
"Cali está siendo gobernada por el Alcalde y su familia"

“Cali está siendo gobernada por el Alcalde y su familia”

“El teflón que tenía el Alcalde se le está cayendo, porque es soberbio, maltratador, grosero, un alcalde que no respeta la opinión diferente”.

Así explica el concejal Roberto Ortiz el ‘bajonazo’ en la popularidad del mandatario caleño, Jorge Iván Ospina, de quien asegura que “no gusta de la contratación por medio de la Ley 80, él prefiere obviarla y hacer convenios interadministrativos para favorecer sus círculos cercanos”.

Sin embargo Ortiz, quien quedó de segundo en las elecciones que le entregaron la Alcaldía al médico, no está de acuerdo con el proceso de revocatoria que quedó en firme esta semana en contra de Ospina.

“No olvidemos que cuando la Justicia lo señaló por actos de corrupción en el 2019 se escudó en una carpa frente al CAM. ¿Quién nos dice que ahora no proceda de la misma forma?”, agrega ‘el Chontico’, a quien el viernes el Consejo de Estado le dejó en firme su curul en el Concejo.

¿Por qué no está de acuerdo con que se busque la revocatoria del alcalde Jorge Iván Ospina?

Primero, la revocatoria fue hecha por políticos para no tumbar a ningún político. Segundo, yo prefiero el control político: hacerle seguimiento a las promesas de campaña del Alcalde, para que las cumpla. Tercero, considero que la revocatoria del mandato no soluciona los problemas de la ciudad. Cuarto, creo que le haríamos un gran favor, porque, conociendo al alcalde Ospina, diría: ‘me están atacando, me están queriendo quitar el poder los malos perdedores’, porque es el argumento que mantiene y podría escudarse en eso. No olvidemos que cuando la Justicia lo señaló por actos de corrupción en el 2019 se escudó en una carpa frente al CAM. ¿Quién nos dice que ahora no proceda de la misma forma? Por eso no apoyo ninguna revocatoria. A los ciudadanos les digo que, en el momento que se pueda, porque seguimos en emergencia sanitaria, hagamos manifestaciones públicas para exigirle el cumplimiento de su Plan de Desarrollo, porque me parece que el Alcalde se ha quedado solamente en promesas.

Lea también: ¿Por qué se desplomó la favorabilidad de Jorge Iván Ospina?

En su opinión, ¿cuáles han sido los mayores ‘pecados’ de Jorge Iván Ospina en esta Alcaldía?

Primero, ignorar a la ciudadanía. Cuando la gente, a través de los medios y las redes sociales, le manda mensajes, el Alcalde la ignora y la agrede. Segundo, algo que el Alcalde había dicho durante su primera Administración, que no le gusta la contratación por medio de la Ley 80, él prefiere obviarla y hacer convenios interadministrativos para favorecer sus círculos cercanos. Y ahora que hizo la urgencia manifiesta, que es contratación a dedo, pues cómo vamos a controlar al Alcalde. Además, a él no le gusta rendir cuentas… y, hay que decirlo, la ciudad está siendo gobernada por el Alcalde y por su familia. Es lo que nos ha quedado en evidencia y es lo que la gente le está rechazando al Alcalde hoy en día: la gente está indignada porque lo eligieron a él, pero no eligieron a su familia para que gobierne la ciudad.

¿Y cree que los órganos de control van a hacer algo al respecto?

En días pasados le mandé una carta a la procuradora general, Margarita Cabello, porque resulta que la Personería sancionó, en primera instancia, a tres funcionarios de primera línea: Argemiro Cortés, de Desarrollo Económico; Fabiola Perdomo y al director del Dagma y casualmente esas tres investigaciones fueron llevadas a la Procuraduría Regional, entonces, le he pedido a la Procuradora que, ejerciendo el derecho del control preferente que tiene, se lleve esos casos y los revise. Si estos funcionarios no tienen ningún señalamiento y la Personería se equivocó, muy bien, pero si son encontrados culpables, que les caiga todo el peso de la ley. También le escribí al Fiscal General de la Nación para que actúe sobre Cali, porque a la Contraloría Municipal la veo muy quieta, cuando es secreto a voces que están encontrando cosas en dependencias, pero los órganos de control de la región están callados y ¿por qué? Tiene que ver con el amigazgo político, porque para nadie es un secreto que los contralores son elegidos con el favorecimiento de políticos.

El año pasado el Alcalde tenía altos niveles de favorabilidad, pero en las últimas encuestas cayó bastante. ¿Se desencantaron los caleños de él?

Eso pasa cuando un gobernante gobierna de espaldas a la ciudadanía, cuando cree que los recursos públicos son del amaño de su bolsillo, cuando es un gobernante que no es tolerante, que no respeta a la ciudadanía, porque en este caso no son solo votantes suyos y otros que no lo hicieron, son todos los caleños los que le están reclamando que está gobernando mal la ciudad…

Uno a veces no entiende cómo la gente dice ‘robó, pero hizo’. Eso es un consuelo de tontos. Ningún funcionario puede estar robando, le tiene que caer todo el peso de la ley. Sin embargo, la gente ignoró todos esos señalamientos y lo eligió, y ahora nos estamos dando cuenta de que, como decían las abuelitas, vaca saltona no olvida el portillo. Y es lo que estamos viendo en Cali, que hay escándalos de señalamientos, de favorecimientos y que los órganos de control tienen que actuar. El teflón que tenía el Alcalde se le está cayendo porque es soberbio, maltratador, grosero, un alcalde que no respeta la opinión diferente. Ustedes lo han vivido como periodistas, yo lo he vivido como contradictor político, el de a pie que se atreve a cuestionar algo, inmediatamente le contestan con dos piedras, y a algunos los amenazan de muerte, como ha sucedido con la concejal Diana Rojas, el abogado Elmer Montaña y el periodista Camilo Chará. Por el bien de la ciudad, el Alcalde tiene una gran oportunidad de enderezar el camino para que a esta ciudad le vaya bien, pero conociendo la forma de actuar de Jorge Iván Ospina, es bien difícil que en algún momento vaya a cambiar.

¿Y cuando escucha tanta inconformidad no hay una voz interior que dice: ‘se los dije, se los advertí’?

Claro, y mucha gente en la calle me dice: ‘no voté por usted, qué grave error’, y lo único que puedo decir es que esta ciudad no estaría inmersa en tantos señalamientos de favorecimientos y actos de corrupción, porque soy un hombre que mis actos son de frente a la ciudadanía. Esto lo están viviendo todos los gobernantes, pero mire Bogotá, Cali y Medellín y compárelas con Barranquilla, el único Alcalde que se mantiene alto porque es un gobernante serio, no sale con demagogias ni con ocurrencias, algo que le he criticado al Alcalde de Cali, que no tiene políticas públicas, sino ocurrencias como ‘vamos a abrir el Alameda’, ‘vamos a hacer el agüelulo’, ‘vamos a hacer los cazas covid’… En lo que podamos, vamos a seguir haciéndole control político a la ciudad y a los funcionarios, pero yo se los dije: ‘sepan elegir, no se vayan a equivocar, porque el que es, no deja de serlo’, y al final me duele tener que decir que teníamos en parte la razón.

Haciendo de abogado del diablo, ¿qué tanto pudo haber afectado la pandemia el accionar del Alcalde?

Pienso que la pandemia sí ha podido entorpecer un buen funcionamiento del Gobierno, pero lo que la gente le está criticando al médico Jorge Iván Ospina es su falta de tacto político, un hombre que es inteligente y que sabe leer la ciudadanía, pero que tiene algo que uno no se explica, el deseo de obviar la ley de contratación y el gusto por hacer contratos directos. No olvidemos que los señalamientos de corrupción que tuvo durante su primer Gobierno fueron por las obras del estadio, que se hicieron con una entidad muy reconocida de la ciudad y donde obviaron la ley y vinieron los convenios interadministrativos… Sí, la pandemia pudo influir, pero lo que la gente le está diciendo a Jorge Iván es que no le admite los desaciertos en la forma en que está haciendo los contratos, obviando la ley.

También se habla de una crisis en el gabinete por supuestos casos de maltrato por parte del Alcalde…

He escuchado que el Alcalde se para frente a un tablero y comienza a escribir y si un funcionario le dice algo, inmediatamente responde: ‘yo soy el que mando, yo soy el que sé, si no está de acuerdo, ya sabe lo que tiene que hacer’. Eso es maltrato y no voy a señalar que no tengan capacidad, pero son los amigos de él los que están allí gobernando la ciudad, gente que venía de su primer Gobierno… aquí no se gobierna, es lo que el Alcalde diga, la ocurrencia que se le venga a la cabeza. Hemos escuchado que muchos funcionarios están allí porque se ganan un sueldo y se quedan callados. Solo se pronuncian cuando son declarados insubsistentes o cuando renuncian porque son obligados a hacerlo, pero qué bueno que señalaran qué es lo que está pasando internamente en la Administración del alcalde Jorge Iván Ospina, le harían un bien a la ciudad.

Le puede interesar: Revocatoria del alcalde Jorge Iván Ospina despierta voces a favor y en contra

Usted ya cumplió un año haciendo oposición desde el Concejo. ¿Qué llamado le hace a sus colegas de la coalición ante estas denuncias y otras como que el hermano del Alcalde, al parecer, tiene oficina en el tercer piso del CAM?

Que hagamos control político. Cuando el Alcalde haga cosas que beneficien a la ciudad, que lo acompañen; pero que cuando tenga desaciertos, se pronuncien. Por muy cercano que uno sea, no puede ser cómplice en actuaciones irregulares… la junta directiva de la ciudad tiene que estar orientada a beneficiar con sus decisiones a la gran mayoría de caleños que confiaron en un alcalde y en ellos como concejales, si no lo hacen, irán en contravía de todos aquellos que les depositaron la confianza.

Ante todo este panorama, ¿la Alcaldía sigue siendo una alternativa para usted?

Siempre he reconocido que esta ciudad me lo dio todo, me abrió las puertas y la gente me ha acompañado cuando he sido representante a la Cámara, senador y en mis aspiraciones a la Alcaldía nunca he decaído en la intención de voto, lo que pasa es que la política siempre ha obrado por las mayorías. En este caso el Alcalde tiene las mayorías y eso nadie lo puede discutir. Por eso, pensaría que una próxima Alcaldía, de cualquier persona que quiera hacerlo, qué bueno que enganchara un movimiento al Concejo de Cali para obtener mayorías y poder gobernar la ciudad con pulcritud y transparencia, esa podría ser una propuesta. Es decir, un alcalde jalonando una lista grande al Concejo de personas que estén hastiadas de la politiquería y la corrupción para que puedan llevar a un feliz puerto las ideas que se tengan sobre cómo gobernar bien una ciudad. Pienso que por ahí podría ser la cosa a futuro, no estoy diciendo que estoy buscando la Alcaldía, solo cuando la gente lo decida, porque cada día trae su afán. Solo espero hacer mi papel de concejal como me lo pide la Constitución y obedeciendo a 200.000 caleños que confiaron en mí y me ayudan en cada elección a crecer en votos. No estoy aspirando al Congreso, solo a terminar mi periodo como concejal haciendo control y hablándoles a los caleños de frente, sin tapujos de ninguna clase y queriendo ver esta ciudad que salga nuevamente adelante, porque hoy, lamentablemente, tenemos una ciudad estancada.

La curul, en firme

“Quienes nos atrevemos a hablarle de frente a la ciudadanía y a hacer control político no solo somos agredidos verbalmente, sino que también fui demandado para quitarme la curul. Por el partido del alcalde Ospina tenía una demanda ante el Consejo de Estado, que el viernes definió que sí puedo seguir siendo concejal de Cali. En primera instancia el Tribunal Contencioso Administrativo del Valle nos dio la razón, pero había sido apelada.

Era una demanda que no tenía ni pies ni cabeza, pero nos habían amenazado con quitarnos la curul, porque hay gente que le molesta que Roberto Ortiz esté en el Concejo de Cali. Seguiré ejerciendo mi función como cabildante y haciéndole oposición al Alcalde en las cosas que he considerado que son nefastas para la ciudad y, sobre todo, pidiendo investigaciones a los actos de corrupción que posiblemente haya cometido el Alcalde”.



Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: