Home MundoOceanía Cara de mujer se incendia durante cirugía en Sunshine Hospital

Cara de mujer se incendia durante cirugía en Sunshine Hospital

por Redacción BL
0 comentario

Un hospital australiano está siendo demandado por una ex enfermera que hace tres años vio cómo la cara de una paciente anciana se incendiaba, dejándola con la piel “negra carbonizada”.

Marilyn Espinola estaba trabajando en el Sunshine Hospital en St Albans, al noroeste de Melbourne, cuando se produjo el traumático incidente el 2 de marzo de 2020, durante una biopsia arterial temporal bilateral, un procedimiento para extirpar una sección de una arteria para su análisis.

Hablando exclusivamente con news.com.au, Espinola describió el momento frenético en que el cirujano comenzó a gritar «¡fuego!», y los angustiosos momentos que siguieron mientras intentaba desesperadamente extinguir las llamas.

“Solo escuché ‘fuego, fuego’… No pude ver nada, pero luego tocó la cara del paciente y vi fuego”, dijo Espinola.

Lo siguiente que vio fueron prendas en llamas, que momentos antes habían cubierto al paciente, siendo arrojadas al suelo de la habitación en lo que parecía “un arco iris de fuego”.

“Seguí la llama y la pisoteé. Era como un fuego que danzaba hasta mis rodillas”, recordó.

La Sra. Espinola describió escenas histéricas de gritos y chillidos, mientras la paciente lloraba de dolor y el personal médico le decía “la ayuda está llegando, cálmate”.

“Todo el mundo estaba gritando para apagar el oxígeno… en ese momento pensé, vamos a morir”, dijo.

“El fuego estaba en mi pie y el oxígeno estaba a mi lado. Pensé que todos íbamos a explotar y morir. Fue entonces cuando vi mi vida pasar ante mis ojos.

“Me vi en pedazos por todas partes, como si hubiera estallado en pedazos”.

En medio del caos, logró apagar el fuego pero no podía entender por qué no había llegado ayuda. Más tarde especuló que se trataba de un problema con el botón de emergencia, que solo sonó dos veces y podría haberse confundido con un accidente.

“La paciente se retorcía de dolor y gritaba”, recordó, y describió cómo la mujer se cayó parcialmente de la cama antes de que el anestesista atrapara la mitad superior de su cuerpo.

“Su cara estaba carbonizada y el olor…”, dijo Espínola.

Cuando salió corriendo de la habitación para buscar agua, la Sra. Espínola se cayó y se lesionó el tobillo, pero no registró la gravedad del daño hasta más tarde, una vez que se le pasó la adrenalina.

Su lesión, afirmó, no fue manejada adecuadamente por su empleador después del incidente, ni fue incluida en la investigación inicial de WorkSafe Victoria, lo que la hizo sentir que el hospital no cumplió con su deber de cuidado.

No fue hasta 18 meses después, dijo, que su lesión fue reportada a WorkSafe, a pesar de haber presentado múltiples formularios de reclamo de cobertura laboral.

A Espinola se le pagó por el tiempo que no pudo trabajar, pero fue bajo la «licencia de asistencia por lesiones» del hospital, que, según ella, se le pidió que pagara una vez que se aprobó un reclamo de «cobertura de trabajo» por separado.

Solo se había vuelto elegible para la cobertura de trabajo porque 18 meses después del incidente, se informó su lesión a WorkSafe.

“No fue hasta 18 meses después que la gerencia decidió ponerme en cobertura laboral y fue entonces cuando me enteré de mis derechos como trabajador lesionado y lo que se me negó desde el primer día. Quiero que les den a sus empleados el deber de cuidado que merecen”, dijo.

Ella cree que la demora en que WorkSafe la clasificara como trabajadora lesionada significó que no se llevó a cabo una investigación adecuada y contribuyó a que el hospital «no admitiera negligencia de su parte».

“De hecho, me gustaría que alargaran la investigación, eso es lo que me duele mucho, que no se haya hecho ninguna investigación y que parece que lo han barrido debajo de la alfombra, todo el incidente”, dijo Epinola.

Afirmó que un informe del hospital que vio culpó del incidente a una «falla de la máquina» que, en su opinión, no reconoció una variedad de otros elementos.

El informe inicial de WorkSafe Victoria, obtenido bajo la Ley de Libertad de Información, indicó que el incendio fue causado por el oxígeno que se escapó de la máscara «Hudson» de la paciente y se acumuló debajo de sus prendas.

Una sonda que se usó para extirpar lesiones de la cara y el cuello de la paciente encendió su máscara y piel, causándole quemaduras en la cara, las manos y las vías respiratorias, según el informe.

La paciente fue trasladada a la unidad de quemados del Hospital Alfred después del incidente y requirió múltiples cirugías en la cara, el cuello, la mandíbula y una de sus manos.

Después de la terrible experiencia, a la Sra. Espinola se le diagnosticó TEPT y depresión mayor, y ha estado experimentando ataques de pánico tres o cuatro veces por semana.

A pesar de haber hecho varios intentos desde el incidente para volver al trabajo, no ha podido recuperarse del trauma y básicamente se ha quedado confinada en casa y depende de su esposo, quien se jubiló en junio del año pasado para cuidarla.

“No puedo estar solo en ningún lado, solo estoy seguro aquí en casa. Ya no conduzco porque los factores desencadenantes están en todas partes. Me excitan todos los días con solo ver la televisión y todo”, dijo.

Shine Lawyers está buscando una compensación en su nombre.

“El personal del Sunshine Hospital debería haber sabido que este tipo de procedimiento médico conlleva un riesgo de incendio quirúrgico mayor que el habitual”, dijo Erin Jobling, abogada de Shine Lawyers, a news.com.au.

“El uso de oxígeno suplementario en las proximidades de los equipos de electrocauterización, combinado con la configuración de las cortinas quirúrgicas, creó un riesgo elevado de incendio que podría haberse evitado.

“El hospital debe tener medidas para identificar el riesgo de incendio, así como capacitación para garantizar que el personal pueda evitar que el riesgo se materialice.

“Como resultado de presenciar este incidente, nuestra cliente no puede regresar a su carrera como enfermera y los síntomas de su trauma continúan afectando su vida diaria.

“Estamos buscando una compensación en su nombre por su pérdida de ingresos pasada y futura, así como por su dolor y sufrimiento”.

Se contactó a Western Health, que administra Sunshine Hospital, para hacer comentarios, pero dijo que no puede comentar porque es un «asunto confidencial y está sujeto a procedimientos legales».

Mantenga la conversación, envíe un correo electrónico a [email protected]

Fuente de la Noticia

You may also like

Noticias de Buenaventura y el mundo

2024 – All Right Reserved. [email protected]