Conecte con nosotros

Deportes

Colombia demostró en Paraguay que tiene una de las generaciones de tenistas junior más prometedoras del continente

Publicado

en

Colombia demostró en Paraguay que tiene una de las generaciones de tenistas junior más prometedoras del continente


Febrero 22, 2021 – 03:37 p. m.
Por: Redacción de El País

El reinicio de la competencia juvenil en Sudamérica no solo significó el retorno de los jugadores colombianos a la escena regional, sino que fue una oportunidad para confirmar – con los títulos conseguidos en Paraguay- que la generación sub 14 del país es una de las más prometedoras de la Cosat y viene demostrándolo desde hace unos años atrás.

El G1 Asunción Bowl fue el primer escalón de la Gira Sudamericana – que entrega los ansiados cupos a la Gira Europea- y los resultados para los colombianos fueron más que destacados. En 14 años, de las cuatro finales que se disputaron (sumando sencillos y dobles) nuestro país tuvo presencia en tres de ellas y las ganó todas; incluyendo una definición que solo tuvo jugadoras colombianas (la de sencillos femenino).

De hecho, el dominio en esta categoría no solo quedó expuesto por los títulos conseguidos, sino que también se fue demostrando durante la semana. Por ejemplo, Alejandro Arcila (campeón en sencillos y número uno de Sudamérica) no perdió set alguno en el cuadro y apenas cedió 11 games a sus rivales; además, encajó dos 6-0, 6-0 en sus cinco partidos.

Por otro lado, Mariana Higuita (campeona de sencillos) tuvo la capacidad de revertir un 0-6 en contra en su partido de cuartos de final, y luego doblegó a la primera preclasificada apenas entregando cinco juegos. O lo hecho por Valentina Mediorreal, quien apenas cedió los únicos sets de la semana en la final ante Higuita.

Además, hubo otros nombres que estuvieron cerca de colarse en las fases finales, como Santiago Ángel (cuartofinalista en sencillos), Brigitte Gómez (llegó también a cuartos de final en femenino) e Ivana Castillo (quedó a un paso de la final enfrentando a Valentina Mediorreal en las semifinales).

El proceso que viene desde la Sub 12…

Sin embargo, estos resultados no son una casualidad para el tenis colombiano y viene de un proceso que empezó en la categoría sub 12 y se ha ido consolidando en los últimos años hasta el momento.

En 2019, Colombia cerraba uno de los Campeonatos Suramericanos más
laureados de su historia cuando se coronó en ambas ramas en el Sub 12 de Argentina. En masculino fue victoria en la final ante Brasil; mientras que en femenino el triunfo quedó en nuestras manos al superar a Perú.

Y los nombres que estuvieron en esa oportunidad hoy ponen a Colombia como una potencia en sub 14. Alejandro Arcila y Santiago Ángel fueron los singlistas en aquel suramericano; mientras que Valentina Mediorreal y Mariana Higuita fueron pieza clave en el equipo femenino. A estos nombres se les suman Pablo Suárez y Valeria Amorocho, quienes por circunstancias personales no pudieron estar en el inicio de la Gira.

Además, los resultados que hoy está consiguiendo esta generación tienen mayor valía teniendo en cuenta que perdieron un año de competencia por la pandemia que dejó al 2020 sin torneos en todo el mundo. Aquella hubiese sido una gran temporada para acentuar el proceso en sub 14, teniendo en cuenta que este es su segundo año en la categoría y, desde 2022, tendrán que empezar a competir en 16 años.

El apoyo del Ministerio del Deporte y la FCT

Conociendo el potencial que hay en este grupo de tenistas, la Federación
Colombiana de Tenis motivó la creación, ante el Ministerio del Deporte, del Equipo Colombia para poder contar con un apoyo más trascendental que permitiera que el proceso continuará su cauce y generara los resultados que empezamos a visualizar en el inicio de 2021.

Con el Programa Avanzado de Desarrollo (PAD) el objetivo es asegurar el futuro del tenis colombiano con los nombres más prometedores en las categorías 12, 14 y 16 años, y obviamente, quienes se han destacado en Paraguay están incluidos en este proyecto.

Incluso, la categoría 16 años en el Asunción Bowl, aunque no dejó títulos para el país, puso nombres en la mesa que se deben tener en cuenta en búsqueda de mayor participación en el circuito juvenil de la ITF y, más adelante, en la transición al profesionalismo. María Paz Ospina fue semifinalista en sencillos, Alejandro Bravo y Sara Alba alcanzaron los cuartos de final; y Miguel Tobón y Gal Bar On llegaron a octavos de final.

Desde que se puso en marcha el Equipo Colombia, la Federación Colombiana de Tenis adelantó un proceso de conocimiento de cada uno de los tenistas integrantes para conocer sus virtudes y falencias técnicas, tácticas y físicas; así como para brindarles un acompañamiento médico, nutricional y psicológico para complementar con sus capacidades deportivas.

De igual forma, programar un plan de apoyo para la carrera de cada uno de los jugadores, luego de conocer toda la información recolectada en las concentraciones que se adelantaron en 2020 en cuatro ciudades del país.

Sin dudas, la actual generación promete poner en la órbita al tenis colombiano y ser el recambio de los próximos años de los grandes nombres que tenemos en la actualidad – y tuvimos hace unos años atrás- en el circuito masculino y femenino. Y conseguirlo será esencial con el acompañamiento y el apoyo de las entidades estatales y el patrocinio privado.



Fuente de la Noticia

Tendencias