Buenaventura en Linea
desinfección oficinas

¿Cómo cambiarán las oficinas por el covid-19?

Las cuarentenas en Colombia irán como mínimo hasta agosto en algunas ciudades del país y, por eso, el regreso a la oficina todavía parece lejano. Sin embargo, lo cierto es que en el futuro los lugares de trabajo tendrán que ser diferentes para salvaguardar la salud de las personas.

“Sin lugar a dudas, esta nueva realidad llevará a muchas compañías a revaluar si el teletrabajo puede ser una opción. Especialmente, en aquellas en las que se puedan generar ahorros por la eficiencia en metros cuadrados o que busquen un mayor crecimiento, donde esta opción represente la oportunidad de hacerlo con mayor eficiencia”, explica Claudia Múnera, vicepresidente de Recursos Humanos de Grupo Familia.

Y por ahora, esa modalidad o el trabajo en casa seguirán siendo alternativas para laborar una vez pase la pandemia del coronavirus.

¡Regístrate en elempleo.com y encuentra un nuevo trabajo! Haz clic aquí

Así sería un posible regreso a las empresas 

En efecto, los espacios de trabajo u oficinas, tal y como se conocen, pueden perder utilidad en medio de una pandemia que todavía no reduce su impacto y que en estos momentos se puede enfrentar con protocolos de bioseguridad y evitando lugares aglomerados, como las empresas.

No obstante, existen actividades económicas que requieren de sus sedes físicas, al igual que cargos que se deben seguir desempeñando de forma presencial.

Entonces, ante a un posible y gradual regreso, ¿cómo tendrían que adaptarse las oficinas y compañías para cumplir con su cuota de prevención?

Dentro de las empresas, “los espacios solo podrían ser utilizados en máximo un 50%, o sea que si hay 20 espacios para 20 trabajadores, solo podrían utilizarse 10 espacios para 10 empleados”, afirmó Diego Castro García, arquitecto especialista en ingeniería de la construcción.

 

Sistemas de ventilación en las empresas

Las compañías que utilicen sistemas de aire acondicionado tendrían que evitar su uso, y en caso de ser necesario, desinfectar periódicamente los ductos y sistema de ventilación. Con ello, también deben permanecer abiertas las puertas y ventanas.

Aumenta tus posibilidades de encontrar trabajo. Conoce elempleo VIP aquí

El coworking y la cercanía con los compañeros

Según el arquitecto consultado, “las oficinas tipo coworking o sin divisiones deberían contar con un área mínima de 3m², con pantallas de acrílico como separadores y que en lo posible los empleados solo ocupen puestos intermedios”.

 

Ingreso, estadía y salida de la empresa controlados

Además, “las porterías o recepciones tendrían añadiduras, tales como tapetes de desinfección de zapatos y dispensadores de gel antibacterial. Otras adecuaciones

podrían ser una zona de casilleros donde se guarden impermeables o ropa con la que se tuvo contacto en el exterior; y otra zona de desinfección con alcohol y lavamanos, la cual funcionaría a través de estaciones con pedales o sensores”, complementó Castro García.

Incluso, el espacio para el almuerzo también se podría ver afectado. La socialización no sería posible con el fin de cumplir con el distanciamiento y la restricción en comedores o cafeterías.

A estas remodelaciones, se podría sumar una alternancia entre lo virtual y lo presencial, priorizar las actividades que requieran de presencialidad y organizar a los equipos de trabajo por grupos y turnos para evitar aglomeraciones.

Te invitamos a ver: 

¿Desaparecerán las oficinas tradicionales?

“Las oficinas físicas no van a desaparecer. Se necesita indudablemente tener un sitio para reuniones y capacitaciones. Lo que se requiere es tiempo para generar una transición, lo que implica que en sectores como la banca, la industria y en el comercio las oficinas físicas presenciales sigan, así como en entidades para realizar trámites con el Estado”, asevera Juan Alejandro Barreto, director de la especialización en Gestión Humana de las Organizaciones de la Universidad Piloto.

Sobre los costos, las dos modalidades implican una inversión sustancial de las empresas. En el caso de los empleados, estos también deben asumir gastos inevitables si vuelven a la oficina o trabajan desde casa, como el pago de servicios extra y transporte.

Del mismo modo, los empleadores que decidan -en su momento- que es hora de volver a la oficina, deben considerar siempre las exigencias y protocolos de las autoridades para que ese regreso sea seguro.

En tal contexto, además de herramientas para la toma de temperatura y desinfección, “las empresas deberán aumentar las rotaciones de limpieza, usar luz ultravioleta para limpiar las superficies, instalar filtros del aire e invertir en tecnología no táctil para puertas y baños”, añade Barreto.

Un artículo de interés: El almuerzo en la oficina nunca será igual por el coronavirus

Un apoyo necesario durante la pandemia

Mientras se llega a tal escenario, las empresas se pueden apoyar en “las ARL o administradoras de pensiones y salud, quienes han brindado un importante nivel de capacitación a empleados y empleadores, facilitando entrenamientos sobre cómo se puede llevar de manera óptima el tema de la pandemia con temas de salud y seguridad en el trabajo desde casa”, concluye María Clara Delgadillo, jefe de Recursos Humanos de Coleo Alpha & Omega.

 

El teletrabajo, una tendencia de hoy y de mañana

“Los avances tecnológicos y de conectividad con que contamos actualmente permiten eficiencias en todo sentido, ya sean económicas, de tiempo, de resultados, de distancia, entre otras. Considero que esta modalidad de trabajo se posicionará fuertemente como política en muchas empresas”, afirma Camilo Rojas, presidente de Eiffel Edison Consultores.

Sin embargo, quien trabaja en casa se encontrará con servicios públicos incrementados o la necesidad de mejorar su capacidad de navegación en Internet, adquirir un mejor plan de datos e incluso comprar o pedir prestado un portátil. No obstante, se pueden disminuir gastos que implican ir a la empresa, tales como almuerzos o transporte.

Importante: Derechos laborales inviolables cuando trabajas en casa

Ahora, otro punto importante, es “el costo en calidad de vida, que sí se puede afectar desde el nivel emocional, mental o físico. Pues no todos los empleados se adaptan fácilmente a trabajar en un espacio distinto a su oficina o no cuentan con condiciones básicas para laborar en el hogar”, puntualiza Claudia Ivette Rodríguez, consultora estratégica en teletrabajo, liderazgo y productividad de equipos.

 


Por: Juan David Castro

[email protected]

Fuente de la noticia

Comentar

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.