in

¿Cómo experimentamos el dolor de otras personas?

¿Cómo experimentamos el dolor de otras personas? | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Crédito: CC0 Dominio público

Un nuevo estudio del Instituto de Neurociencia de los Países Bajos registró las neuronas de pacientes humanos para mostrar que el dolor de los demás se mapea directamente en las neuronas de la ínsula, una región del cerebro crítica para nuestras propias emociones.

Compartir la angustia de los demás se considera clave para la empatía y nuestra motivación para ayudar a los demás. Con personas que difieren mucho en su capacidad de empatía, y algunos pacientes psiquiátricos que carecen de la capacidad de empatizar, comprender cómo nuestro cerebro hace que el dolor de los demás se sienta doloroso es clave para comprender el origen de estas diferencias individuales.

Hasta ahora, hemos tenido que confiar en los estudios de fMRI para identificar las regiones del cerebro que se activan mientras percibimos el dolor de los demás. Desafortunadamente, la resonancia magnética funcional no puede medir directamente la actividad de las neuronas. En cambio, mide los cambios en el flujo sanguíneo que ayudan a identificar las regiones del cerebro asociadas con la empatía.

Para comprender en qué parte del cerebro las neuronas nos ayudan a compartir la angustia de los demás, necesitaríamos insertar electrodos en el cerebro y medir directamente la actividad eléctrica a través de la cual las neuronas procesan la información. Por razones obvias, esto no es posible en humanos, ¿o sí?

Pacientes con epilepsia

En determinados casos de epilepsia que no pueden tratarse con tratamientos farmacológicos, los cirujanos implantan electrodos directamente en el cerebro de los pacientes, para localizar el origen de la epilepsia.

Luego, los pacientes deben permanecer en el hospital durante aproximadamente una semana, mientras el equipo quirúrgico registra su actividad cerebral y espera a que ocurra un evento epiléptico. Para agregar un propósito a esta espera, algunos pacientes ofrecen una oportunidad única para comprender mejor la mente humana: se involucran en tareas psicológicas mientras se mide su actividad cerebral a través de estos electrodos médicos.

En un nuevo artículo publicado en eLifeuna colaboración entre los investigadores de NIN Efe Soyman, Rune Bruls, Kalliopi Ioumpa bajo la supervisión de los profesores Christian Keysers y Valeria Gazzola aprovechó esta oportunidad única para probar la noción de que las neuronas en las regiones del cerebro involucradas en nuestro propio dolor, como la ínsula, contienen neuronas con actividad que refleja directamente el dolor de los demás.

Mostraron a los pacientes videos cortos de una mujer que experimentaba varios niveles de dolor, y midieron la fuerza con la que las neuronas en la ínsula, una región del cerebro involucrada en las propias experiencias de dolor del paciente, responden al dolor que observan en la mujer en el video. experiencia.

En concreto, podrían medir potenciales de campo locales intracraneales, que miden la actividad de unos cientos de neuronas de la ínsula cercanas al electrodo, de 7pacientes con epilepsia. Además, podrían acercarse a la actividad de las neuronas individuales en la ínsula de 3 pacientes con epilepsia.

Antecedentes: La ínsula y nuestras propias emociones

Se sabe que la ínsula, una región del cerebro oculta dentro del cerebro, juega un papel fundamental en nuestras propias emociones. Puede sentir el estado de nuestro cuerpo a través de la entrada de nuestros órganos internos y la piel, e integra esta información con lo que vemos, oímos y olemos, y se cree que da lugar a estos sentimientos conscientes que llamamos emociones. En particular, también se ha demostrado que contiene muchas neuronas que responden cuando experimentamos dolor en o sobre nuestro propio cuerpo, y el nivel de su actividad aumenta según lo desagradable que encontremos este dolor.

La novedad: Codificar el dolor de los demás

Por lo tanto, el equipo exploró si las neuronas en esta región también representarían el nivel de dolor experimentado por otros. Debido a que las películas que mostraron a los participantes variaban en cuanto a la cantidad de dolor que experimentaba la actriz en las películas, el equipo pudo explorar si las películas en las que los pacientes percibían que otros tenían más dolor serían películas en las que las neuronas insulares mostrarían más actividad, sirviendo como un espejo para el dolor de otras personas.

Esto es exactamente lo que encontraron: a lo largo de la ínsula, pudieron registrar actividad eléctrica que escalaba con el dolor que las personas informaron haber percibido en las películas. Esto fue cierto en los potenciales de campo locales, e incluso en neuronas individuales, proporcionando la primera evidencia de que una región del cerebro involucrada en nuestro propio dolor contiene una representación detallada de cuánto dolor experimentan los demás.

Usando métodos avanzados de análisis de datos, el equipo pudo tomar el nivel de actividad eléctrica en la ínsula durante cada película y predecir cómo respondería el paciente a la pregunta: «¿Qué tan intenso cree que fue el dolor que experimentó la persona en la película?» .

Al ofrecer la oportunidad única de grabar directamente desde su cerebro, los pacientes nos dieron una idea clave de la empatía humana: realmente parece que empatizamos con el dolor de los demás porque nuestros cerebros están conectados para transformar su dolor en actividad en regiones involucrados en nuestro propio dolor.

¿Cómo percibimos el dolor de los demás?

El equipo proporcionó más información sobre cómo percibimos el dolor de los demás. En la mitad de los videos, la cámara se centró en la expresión facial de la actriz, que se vio pasar de una expresión neutral a una de diversos grados de dolor en un período de aproximadamente un segundo.

Analizar las respuestas eléctricas en la ínsula y los movimientos musculares de la actriz en las películas reveló que lo que parece utilizar el cerebro para percibir el dolor de los demás no es el movimiento en sí, sino simplemente lo contraídos que quedan los ojos de la actriz. . En la otra mitad, la cámara enfocaba la mano de la actriz y mostraba un cinturón golpeando la mano. En ese caso, el cerebro parecía deducir la cantidad de dolor al procesar cuánto se movía la mano bajo la acción del cinturón.

En conjunto, esto reveló detalles intrincados de la flexibilidad con la que el cerebro humano transforma lo que vemos hacer a otros en una percepción detallada de sus estados internos.

Si bien este estudio se centró en una sola región del cerebro, la ínsula, que los estudios de fMRI habían sugerido que era importante para la empatía, la investigación futura del equipo tendrá como objetivo combinar los datos de todos los electrodos registrados. Luego pueden desarrollar un mapa de en qué parte del cerebro, el dolor de los demás se transforma en la empatía matizada que podemos tener por las emociones de otras personas, y señalar los lugares en los que las diferencias entre los individuos podrían explicar las sorprendentes diferencias en la empatía que podemos observar. a nuestro alrededor.

Christian Keysers dice: «Como neurocientífico, nuestro sueño es comprender cómo las neuronas nos hacen ser quienes somos. Lo que hacen estos pacientes, al permitirnos grabar con estos electrodos, es hacer realidad ese sueño: pudimos ver en tiempo real , cómo el dolor de otra persona se refleja en las neuronas de un observador. Después de décadas de trabajar en la empatía, pudimos ver cómo se desarrolla la empatía en la ínsula humana».

Efe Soyman dice que «el sufrimiento de otras personas se puede inferir a partir de una variedad de indicadores: una expresión de dolor, la intensidad del evento que les inflige dolor, etc. Con estos datos increíblemente valiosos que recopilamos de los pacientes, vemos cómo el ser humano insula podría sintonizar cualquiera que esté disponible entre estas diversas señales cuando experimentamos el dolor de otras personas».

Más información:
Efe Soyman et al, Grabaciones humanas intracraneales revelan asociación entre la actividad neuronal y la intensidad percibida por el dolor de otros en la ínsula, eLife (2022). DOI: 10.7554/eLife.75197

Información del diario:
eLife


Proporcionado por el Instituto Holandés de Neurociencia

Citación: ¿Cómo experimentamos el dolor de otras personas? (2022, 11 de noviembre) recuperado el 11 de noviembre de 2022 de https://medicalxpress.com/news/2022-11-pain-people.html

Este documento está sujeto a derechos de autor. Aparte de cualquier trato justo con fines de estudio o investigación privados, ninguna parte puede reproducirse sin el permiso por escrito. El contenido se proporciona únicamente con fines informativos.



Fuente de la Noticia

Report

Te gusto la publicación?

32 Points
Upvote
Las ratas saltando al ritmo en un video demuestran la sincronización innata del ritmo en animales por primera vez | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Las ratas saltando al ritmo en un video demuestran la sincronización innata del ritmo en animales por primera vez

'Black Panther: Wakanda Forever' demuestra que Disney se preocupa por LGBTQ+, pero solo cuando no hay dinero de por medio | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

‘Black Panther: Wakanda Forever’ demuestra que Disney se preocupa por LGBTQ+, pero solo cuando no hay dinero de por medio