Buenaventura en Linea
¿cómo hacer que el conjunto azucarero levante cabeza?

¿cómo hacer que el conjunto azucarero levante cabeza?

En solo cuestión de días, Deportivo Cali pasó de ser esta temporada uno de los equipos más admirados a uno de los más cuestionados.

Precedidos de una racha adversa en la Liga colombiana —cuatro empates en línea y una derrota en el clásico con su eterno rival de patio que lo llevó a perder un invicto de 11 fechas—, los azucareros llegaron el martes a su debut en la edición 2021 de la Copa Suramericana con la ilusión de voltear la historia que tuvieron en el certamen del año pasado.

Pero el técnico Alfredo Arias y sus jugadores tropezaron una vez más y cayeron 3-0 en Ibagué contra un Deportes Tolima que les pasó por encima con claridad y contundencia, dejando a la vista de todos, de nuevo, el bajón futbolístico del conjunto verdiblanco que, no obstante, marcha en los primeros lugares de la tabla del campeonato colombiano, gracias a la buena suma de puntos que hizo en el comienzo de la Liga.

El del martes en el estadio Manuel Murillo Toro fue un Cali errático —dos fallas propias le costaron los dos primeros goles de los pijaos—, desconectado en sus líneas, sin ideas ni mucho menos profundidad en el ataque, a pesar de que tuvo en la cancha a su hombre más peligroso, John Vásquez, quien regresaba de una lesión.

“Hay muchas causas del bajón futbolístico, no hemos podido suplir la ausencia de algunos jugadores que se fueron, entre ellos Agustín Palavecino”, esbozó el técnico Arias el martes al finalizar el partido de la fase previa de la Suramericana contra Tolima.

“El rival fue contundente, aprovechó los errores que cometimos y eso hacen los buenos equipos”, se lamentó el entrenador uruguayo, quien en la edición pasada del torneo continental tuvo que despedirse junto con sus jugadores en los octavos de final tras perder 2-0 con Vélez Sarsfield en Buenos Aires y 5-1 en Palmaseca.

¿Cuál es el diagnóstico y cómo enderezar el camino?

Marino Millán, connotado periodista de radio y televisión de la ciudad, expone su concepto frente a la situación que viven los azucareros y señala un problema que va más allá de la cancha.

“Para mí hay una palabra que es determinante en cualquier actividad de la vida: la armonía. Sin ella es imposible cualquier tipo de realización. Y este Cali es un equipo inarmónico por donde se le mire, por sus directivos, por su plantel de jugadores, por su técnico”, argumenta Millán.

Agrega el analista que “el diagnóstico casi que general del hincha es uno solo y el estribillo es muy repetitivo: que los técnicos son verseros, llámense como se llamen. Que los jugadores son pechos fríos, llámense como se llamen. Y que los dirigentes están únicamente para enriquecerse ellos y no les interesa la parte deportiva”.

“¿Qué hacer?”, se pregunta Millán. “El equipo hay que ‘revolcarlo’. Franco Torres y Gastón Rodríguez, a pesar de los pocos minutos que tuvieron en su debut contra Tolima, mostraron cosas interesantes. El revulsivo tiene que ser nominal. Hay que comenzar por ahí”.

Carlos Arturo Arango, director del programa radial Zona Libre de Humo, considera que “aún no se puede hablar de una debacle del Deportivo Cali, porque de todas maneras está clasificado en la Liga, pero las derrotas contra América y ahora frente al Tolima sí prenden las alarmas”.

Según su análisis, la situación obedece a varios factores: “rendimiento individual de algunos jugadores, a pesar de que el Cali tiene buena nómina, para pelear; pero también hay responsabilidad del cuerpo técnico, que radica en mala ubicación y mala escogencia de futbolistas, como sucedió con América en el clásico”.

Para enderezar el camino, considera ‘Petiso’, “sería bueno que jugadores y cuerpo técnico se hablaran a la cara, inclusive hasta con el comité ejecutivo. Nómina para corregir hay, pero no se puede jugar tan mal, Menosse no puede equivocarse tanto, Arroyo tampoco, ni Ramos”.

¿Qué dice el hincha?

Germán Salcedo, constante seguidor y socio del Deportivo Cali, expone que la situación de su equipo se debe a varios componentes.

“La fácil sería apuntar al director técnico y los jugadores, pero no, acá también hay que tener en cuenta que si bien no hay presión del hincha en la tribuna, el ambiente es bien complejo, siempre lo ha sido. Como aficionados, endiosamos a muchos jugadores, cuando todavía no han cumplido su proceso de maduración completo, como sucede con los canteranos, que son producto de una filosofía del club, pero tienen carencias en la cancha”, enfatiza Salcedo.

“Y adicional a esto —agrega—, al ‘profe’ Arias se le admira el deseo de jugar a ras de tierra e ir siempre al frente, pero ya los rivales lo tienen estudiado y él no ha mostrado las variantes que se requieren para vencer, como sucedió contra América y Tolima. Entonces, el equipo se enreda, se confunde; si lo presionan, no responde y entran el desespero y la angustia del técnico, lo que lo lleva a tener actitudes soberbias y hacer rotaciones con jugadores en posiciones que no son de su naturaleza”.

La manera de corregir, afirma Salcedo, sería “tener conciencia desde el cuerpo técnico y el comité ejecutivo. Exigir más. El Cali no está para experimentar ni para aplaudirle la soberbia a nadie. La obligación es con la hinchada y la historia. Si el equipo está unido, que lo demuestre en la cancha”.



Fuente de la Noticia

Instagram

Error validating access token: The session has been invalidated because the user changed their password or Facebook has changed the session for security reasons.

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: