Conecte con nosotros

Mundo

Cómo lograron Israel y el Reino Unido liderar la vacunación contra el coronavirus en todo el mundo

Publicado

en

El centro de convenciones ExCel en Londres, Reino Unido

El centro de convenciones ExCel en Londres, Reino Unido

El Reino Unido e Israel se han adelantado a la mayor parte del resto del mundo en la vacunación contra el covid-19, acelerando las inyecciones a millones de personas.

Aunque las nuevas variantes del coronavirus son motivo de preocupación, los programas de inmunización acelerada muestran signos de funcionar. El número de casos, hospitalizaciones y muertes está disminuyendo en ambos países, lo que permite a sus gobiernos establecer planes de reapertura.

Bloomberg News habló con Kate Bingham, ex directora del Grupo de Trabajo sobre Vacunas del Reino Unido, y Ran Balicer, presidente del comité asesor sobre el coronavirus en el Ministerio de Sanidad de Israel, sobre cómo estos países pudieron actuar con tanta rapidez y qué puede hacer el mundo para prepararse para futuros desafíos pandémicos. Sus comentarios han sido editados para mayor claridad.

Kate Bingham, ex directora del Grupo de Trabajo sobre Vacunas del Reino Unido
Kate Bingham, ex directora del Grupo de Trabajo sobre Vacunas del Reino Unido

-Al comprar las vacunas, tuvieron que asegurar los suministros sin saber qué vacunas iban a funcionar. ¿Cómo decidieron qué adquirir?

Bingham: Nuestro enfoque fue crear una cartera de vacunas diferentes. Eso significaba mezclar las vacunas más avanzadas clínicamente, sobre las que sabíamos menos -que son las vacunas de ARNm y las basadas en adenovirus- con los formatos de vacunas más establecidos. Es decir, las vacunas basadas en adyuvantes proteicos y las vacunas de virus enteros inactivados. Así que nuestro enfoque consistió en elegir las más prometedoras entre los diferentes formatos, con la esperanza de que al menos una o más de ellas tuvieran éxito.

-En Israel, hasta ahora lo han hecho en gran medida con una sola vacuna. ¿Cómo ha sido eso?

Balicer: Israel tuvo la suerte de obtener de Pfizer lo suficiente para permitir una campaña de vacunación muy amplia. La gran mayoría de nuestras poblaciones de riesgo ya están cubiertas. Estamos empezando a ver los beneficios de este programa de vacunación, ya que vemos un descenso masivo de las tasas de morbilidad grave.

-Algunas personas de la Unión Europea se muestran escépticas respecto a la vacuna de AstraZeneca, en la que el Reino Unido confía junto a la de Pfizer. ¿Qué tal funciona?

Bingham: Cuando se llevan a cabo diferentes ensayos en diferentes lugares con diferentes mutaciones, puede que no sean exactamente manzanas con manzanas, pero la evidencia que estamos viendo fuera de Escocia es que la vacuna de AstraZeneca está demostrando un mayor nivel de reducción de la hospitalización frente a la vacuna de Pfizer. Pero el hecho es que ambas son efectivas, ambas son seguras y si a alguien se le ofrecen esas vacunas debería tomarlas.

Ran Balicer, presidente del comité asesor sobre el coronavirus en el Ministerio de Sanidad de Israel
Ran Balicer, presidente del comité asesor sobre el coronavirus en el Ministerio de Sanidad de Israel

-¿Cómo afectarán las nuevas variantes a las estrategias y en qué medida estamos preparados para afrontarlas?

Bingham: Parte de nuestra estrategia ha sido asegurarnos de que somos capaces de pivotar rápidamente si hay mutaciones graves que evaden las vacunas actuales. Por el momento no es el caso. Las pruebas que tenemos son que las vacunas que tenemos abordarán la variante del Reino Unido, la de Sudáfrica y la de Brasil. Tenemos dosis procedentes de Novavax, que muestran efectos muy profundos contra esas diferentes variantes.

Además, tenemos dos estrategias diferentes. Una es explorar la mezcla y combinación de diferentes vacunas para provocar diferentes respuestas inmunitarias. Además, hemos invertido en la fabricación para poder actualizar rápidamente las vacunas para hacer frente a esas posibles variantes si evaden las respuestas actuales.

Balicer: La variante del Reino Unido ha sido el motor principal del aumento de nuevos casos que hemos visto en los últimos meses. Hemos podido controlarla gracias, al menos en parte, a la campaña de vacunación masiva, que según nuestros datos ha sido muy eficaz. Todos los datos que tenemos sobre la eficacia de la vacuna proceden de la época en que la nueva variante era la cepa dominante del virus, así que son buenas noticias.

En algún momento tendremos estrategias que mezclen y combinen diferentes vacunas, y también creo que tanto Pfizer como Moderna podrán crear nuevas vacunas adaptadas que sean más apropiadas para esas nuevas variantes a medida que vayan apareciendo.

– ¿Cree que en algún momento tendremos las llamadas vacunas multivalentes que funcionen contra cualquier nueva variante que aparezca?

Balicer: No hemos sido capaces de hacer eso para la gripe, pero la gripe está mutando de forma diferente a los coronavirus. Aunque mantengo las esperanzas, no estoy seguro de que seamos capaces de desarrollar una vacuna así. Es posible que tengamos que actualizar nuestra campaña de vacunación anualmente o por temporadas en función de las variantes que aparezcan. Creo que el jurado aún no ha decidido sobre esta cuestión.

-¿En qué medida tienen el Reino Unido o Israel la responsabilidad de garantizar una distribución equitativa de las vacunas en todo el mundo?

Balicer: Como país pequeño, es muy poco lo que se puede hacer. Lo que tratamos de hacer es difundir las pruebas sobre la eficacia de la vacuna y, de ese modo, ayudar a otros países a hacer frente a las dudas sobre las vacunas.

Bingham: Es una responsabilidad fundamental que nos hemos tomado muy en serio. Una parte importante de lo que hemos hecho en el Reino Unido es asegurarnos de que los ensayos clínicos que hemos apoyado y llevado a cabo generen datos que puedan ser utilizados por los reguladores de todo el mundo para asegurarse de que esas vacunas se aprueben lo antes posible.

La gente hace cola para vacunarse contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en un vehículo de vacunación móvil, en Jerusalén el 26 de febrero de 2021. REUTERS/Ammar Awad
La gente hace cola para vacunarse contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en un vehículo de vacunación móvil, en Jerusalén el 26 de febrero de 2021. REUTERS/Ammar Awad

-Esta no será la última pandemia a la que se enfrente el mundo. ¿Qué podemos hacer para responder aún más rápidamente la próxima vez?

Bingham: Las vacunas actuales, aunque son muy eficaces, no son especialmente adecuadas para su distribución generalizada en todo el mundo. Tenemos costosas cadenas de frío y almacenamiento, una logística complicada, estamos usando vidrio. Tenemos que encontrar formatos que solucionen todo eso: escalables, estables, baratos, idealmente sin profesionales de la salud involucrados, así que sin agujas, sin diluciones in situ. Ahí es donde deberíamos invertir.

Balicer: También tenemos que mejorar nuestros mecanismos de vigilancia. Gracias a los tremendos esfuerzos del Reino Unido, que ha realizado una secuenciación masiva y sistemática, tenemos la información a tiempo para que otros países se preparen para cualquier variante que se produzca. Es necesario armonizar nuestros mecanismos de vigilancia para poder llegar a conclusiones de forma más rápida.

Tenemos que mejorar nuestra capacidad para crear vacunas menos costosas y menos fastidiosas que podamos producir rápidamente y difundir en todos los países, independientemente de su capacidad para disponer de una logística más cara.

Con información de Bloomberg

MÁS SOBRE ESTE TEMA:



Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias