Buenaventura en Linea
Con vacunas diferentes en eficacia y tecnología avanza la inmunización a nivel mundial contra el COVID-19 | Internacional | Noticias

Con vacunas diferentes en eficacia y tecnología avanza la inmunización a nivel mundial contra el COVID-19 | Internacional | Noticias

Entre las vacunas que están disponibles, varía la efectividad, su tecnología, el tiempo de aplicación entre dosis y la forma de almacenamiento.

Las campañas de vacunación contra el COVID-19 en el mundo empezaron en diciembre pasado y los países han apostado por diferentes vacunas para inmunizar a su gente. Al momento se están usando al menos ocho distintas, tanto en porcentaje de eficacia como en la tecnología con la que fueron desarrolladas. De estas a nivel mundial más de 188 millones de dosis ya han sido aplicadas.

No obstante, se debe tener en claro que la cifra de dosis aplicadas no representa el número de vacunados en el mundo, ya que una persona necesita al menos dos dosis para alcanzar la inmunización.

La pandemia de COVID-19 representó un desafío para la industria farmacéutica mundial y en menos de un año ya el mundo contó con una primera vacuna autorizada para combatir el virus que ha causado hasta ahora 2,4 millones de muertos y más de 110 millones de contagios. Se trata de la vacuna de Pfizer/BioNTech, cuya eficacia es del 95%.

El fármaco, que surgió de la alianza entre la estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, es hasta ahora el más popular y se utiliza en al menos 61 países, entre los que se encuentran Canadá, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Israel, México y la Unión Europea (UE). También fue el primero en recibir la aprobación para uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además de Pfizer, la esperanza de los gobiernos también se ha centrado en el antídoto que desarrolló la Universidad de Oxford junto al laboratorio británico AstraZeneca. Esta vacuna, que es eficaz en el 63%, ya se aplica en al menos 41 países. Su precio, que es bajo en relación a las otras vacunas, y el que no necesite de temperaturas gélidas para su almacenamiento la han hecho una opción rentable para los países menos desarrollados.

No obstante, en las últimas semanas surgieron dudas sobre su eficacia en adultos mayores y contra la variante sudafricana del virus. Esto llevó a que el país africano decline usar las dosis de la vacuna y sea el primero en el mundo en apostar por la vacuna del laboratorio estadounidense Johnson&Johnson, que tiene una efectividad de 66% y necesita solo de una dosis para conceder la inmunidad.

Otra opción para la vacunación ha sido la vacuna de la firma estadounidense Moderna, que tiene una eficacia del 94%. Este fármaco es el tercero más usado en el mundo en al menos 27 países.

Luego de estas tres vacunas, otra que también está despertando interés en los Gobiernos, es la rusa Sputnik V que tiene el 91,6% de efectividad, confirmado por la prestigiosa revista científica The Lancet. Esta vacuna se aplica en una decena de países, entre esos Argentina y Bolivia. Rusia está buscando crear acuerdos de producción en otros países para no tener que exportar el fármaco.

Otras vacunas que también se aplican son la de firmas chinas como Sinopharm y Sinovac. La primera, que tiene el 79% de eficacia, se usa en una decena de países entre esos Perú y la segunda, que es eficaz en el 50%, en unas seis naciones, entre las que están Brasil y Chile.

Entre todas las vacunas que están en el mercado los porcentajes de efectividad varían, también la tecnología con la que la que fueron desarrollas, el tiempo de aplicación entre dosis y la forma de almacenamiento.

La vacuna de Moderna y Pfizer cuentan con la misma tecnología. Un ARNm de proteína spike S viral (ARN mensajero, lleva la información para que nuestras células sinteticen la proteína). Por su parte, la Sputnik se vale de dos adenovirus (Ad) humanos transportadores de ADN y la de Oxford se basa en un vector viral de chimpancé y un fragmento de virus inofensivo y desactivado diseñado para contener el gen para la proteína spike del SARS-Cov-2, refiere Infobae.

En tanto, en la mayoría de los casos, los inoculados han enfrentado reacciones adversas comunes con las de una vacunación normal. El dolor, hinchazón y enrojecimiento en el sitio de la vacuna, cansancio, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dolor muscular y en articulaciones, náuseas, ganglios linfáticos inflamados, síntomas seudogripales y malestar general, están entre los efectos.

Sin embargo, pese a que cada día el número de vacunados aumenta al igual que en el mercado las opciones para vacunar a la población mundial, las Naciones Unidas denuncian que más de 130 países no han recibido una sola dosis de vacunas contra el COVID-19 y que el 75% de las inmunizaciones aplicadas hasta el momento se ha concentrado en tan solo diez naciones, todas desarrolladas. En el caso de los países en vías de desarrollo sus esperanzas están en el mecanismo Covax que está próximo a entregar dosis de las vacunas de Pfizer y de Oxford, tras su reciente aprobación. (I)

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: