Buenaventura en Linea
Juan "G", alias El Comandante, operador del Cártel del Golfo en Reynosa, Tamaulipas (Foto: FGR)

Condenaron a 28 años de prisión a “El Comandante”, operador del Cártel del Golfo en Reynosa

Juan “G”, alias El Comandante, operador del Cártel del Golfo en Reynosa, Tamaulipas (Foto: FGR)

La Fiscalía General de la República (FGR) obtuvo sentencia condenatoria en contra de Juan “G”, alias “El Barbas” o “El Comandante”, operador del Cártel del Golfo,  por ser responsable de los delitos de delincuencia organizada; posesión de armas de fuego y de cartuchos de uso exclusivo del Ejército Armada y Fuerza Aérea y posesión de cartuchos de arma de fuego cuya portación o posesión requieren licencia, informó la dependencia. 

“El Comandante” era considerado uno de los principales traficantes de droga de Reynosa hacia la ciudad de McAllen, Texas. 

“El Juez instructor dictó la pena de 28 años de prisión y tres mil 626 días multa. El hoy sentenciado quedará interno en el Centro Federal de Readaptación Social Uno “Altiplano”, en Almoloya de Juárez, Estado de México”, dice el comunicado de la FGR. 

Presuntos miembros del Cártel del Golfo entregaron despensas a la población (Foto: Twitter/LPueblo2)
Presuntos miembros del Cártel del Golfo entregaron despensas a la población (Foto: Twitter/LPueblo2)

Juan “G” fue detenido en Reynosa, Tamaulipas, y era operador del Cártel del Golfo. 

El sentenciado dirigía una célula del Cártel del Golfo que, además del trasiego de drogas, “se dedicaba al tráfico de personas y mantenía contactos con una organización delictiva en Chiapas y Tabasco dedicada a la compraventa de armas”. 

En 1984, en los desiertos del norte de México, se ocultaba una organización criminal formada por adoradores de la Santa Muerte. Juan García Abrego tenía el poder sobre la vida y la muerte de aquel infierno.

infobae-image

Entre 1984 y 1996, este hombre de mirada filosa fue el líder del Cártel del Golfo, y como su dueño gozó de lo que ciertas autoridades mexicanas denominan eufemísticamente “autogobierno”. Un fenómeno en el que el Estado mira hacia otro lado a cambio de evitar enfrentamientos.

En la entidad de Tamaulipas, en la convulsa frontera con Estados Unidos, el dominio del Cártel del Golfo pasó cualquier límite. Tenían un sello inconfundible. Cortaban cabezas, las arrojaban en lugares públicos, grababan sus torturas y mutilaciones. Hacían desaparecer los cuerpos en ácido y como una plaga, estos se extendieron por el noreste, siempre atento a la frontera con la Unión Americana, el mayor mercado de droga en el mundo.

Pero el infierno ya no es el mismo de antes. Los continuos golpes federales, las sucesivas caídas de los líderes han debilitado al cártel. El punto de quiebra fue la pandemia por coronavirus.

La batalla entre el Cártel del Noreste y Golfo dejó dos muertos, este fin de semana en Nuevo León (Foto: Twitter/LPueblo2)
La batalla entre el Cártel del Noreste y Golfo dejó dos muertos, este fin de semana en Nuevo León (Foto: Twitter/LPueblo2)

El Cártel de Golfo ha estado lidiando con una serie de guerras territoriales internas, que han dividido a la organización criminal en facciones rivales. Éstas batallas han dañado los recursos financieros de las células de la organización criminal que, junto con las pérdidas económicas causadas por el nuevo coronavirus, han causado un problema de flujo de efectivo.

La pérdida de esos ingresos han llevado a la facción de Reynosa a dedicarse a atracos y robos, mientras que por su parte, el grupo de Matamoros parece estar más centrado en la extorsión y el secuestro de rescate.

Antes, el Cártel del Golfo había sido debilitado por la ruptura de su brazo armado, Los Zetas, en 2010, un grupo criminal fundado por militares desertores que poco después creó su propia organización. Desde entonces, el sanguinario enfrentamiento entre los dos grupos por el control del territorio ha sido constante.

Tamulipas ha sido asolado porla violencia. En la fotografía se muestra un operativo en el que se detuvo a Mario Armando Treviño, líder del CDG (Foto: Cuartoscuro)
Tamulipas ha sido asolado porla violencia. En la fotografía se muestra un operativo en el que se detuvo a Mario Armando Treviño, líder del CDG (Foto: Cuartoscuro)

A principios del confinamiento nacional, en el mes de marzo, se dio a conocer que supuestos miembros del Cártel del Golfo realizaron la entrega de despensas con productos básicos a la población de Ciudad Victoria, Tamaulipas.

“Cártel del Golfo en apoyo a C.D. Victoria. Señor 46 Vaquero”, se leía en cada paquete. El reparto de provisiones prosiguió en comunidades rurales de Matamoros.

Evaristo Cruz, alias “El Señor 46”, responsable del envío de despensas, no es operador de la organización criminal en Ciudad Victoria, sino en Matamoros, por lo que los víveres habrían sido un desafío a los narcos de la capital de Tamaulipas, incluso a grupos rivales del mismo cártel de las drogas.

Además, la entrega no se habría dado en la zona urbana, sino en áreas retiradas o de invasiones como la colonia Esfuerzo Popular, lo que ratifica que sería un reto de “El Vaquero”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: 

“Soy un Chapito”: sicarios de Iván Archivaldo Guzmán, el “rey de la cocaína” patrullan impunes la sierra de Sinaloa

Recibió sobornos cuantiosos por parte del crimen organizado: detienen al director de policía de Álamo, Veracruz



Fuente de la Noticia

Comentar

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.