26.2 C
Buenaventura
viernes, agosto 7, 2020

Coronavirus en Brasil: “Bolsonaro está buscando el caos más profundo y aparecer como el tipo que ya avisó”

No se pierda

COMPROMISO POR COLOMBIA / Telemedicina y vacuna anticovid, nuevos retos para el sector salud

​Estas dos nuevas prioridades, incluidas en la estrategia ‘Compromiso por Colombia’, se suman a temas como la aceleración de Acuerdo de Punto Final, el...

Shunde, en China, atraerá recursos globales para abordar tecnologías centrales | Comunicados | Edición América

SHUNDE, China, 7 de agosto de 2020 /PRNewswire/ -- La Agencia de Ciencia y Tecnología del distrito de Shunde, en la provincia de Guangdong...

Presidentes de Colombia detenidos antes de Álvaro Uribe – Gobierno – Política

Hubo vidas completas que iniciaron, transcurrieron y terminaron desde la última vez que un exgobernante colombiano estuvo privado de la...

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, un excapitán del Ejército, sigue minimizando los efectos de la pandemia a pesar de que el país ya registra 1.448.753 infectados y 60.632 fallecidos. 

Durante estos meses, Bolsonaro se ha enfrentado a las autoridades sanitarias, gobernadores y alcaldes proclives a implantar cuarentenas para frenar el impacto del virus. Su polémica gestión ha provocado la salida de dos ministros de Salud –uno fue despedido y el otro dimitió–, y ahora la cartera está dirigida por un general acompañado por una veintena de militares que ocupan cargos estratégicos. 

Organizaciones internacionales y los expertos muestran su preocupación por la gestión de la crisis por parte del Gobierno, mientras que un último sondeo de Datafolha indica que el 61 % de los brasileños piensa que Bolsonaro estorba más que ayuda en el combate contra la pandemia.

El virus se extiende a gran velocidad en Brasil, pero esto no ha impedido que los gobernadores de estados como Sao Paulo y Río de Janeiro flexibilicen sus medidas presionados por el mandatario, quien prioriza la actividad económica.

Miguel Lago, politólogo y director del Instituto de Estudios para Políticas de Salud de Brasil, y que asesora a administraciones locales y estatales en la respuesta a la crisis, habla con RT sobre la actual situación del gigante latinoamericano. 

RT: ¿Cómo describiría la situación actual que vive Brasil?

ML: Brasil, al revés de la mayoría de los países latinoamericanos, era quizá el mejor ubicado para responder bien a esta crisis, porque es el que tiene más capacidad estatal en esa área de salud y de asistencia social. Pero no ha aprovechado lo que ha construido por 30 años y lo que vemos es que responde a la crisis como si no tuviera estructura. Por tanto, lo primero, es una falta total de visión sobre la estructura estatal y lo segundo es la incompetencia crónica de los ministros de Bolsonaro. Hay una capacidad extraordinaria de nombrar gente terriblemente incompetente en todas las áreas y de no entender cómo funciona el Estado brasileño y sus capacidades.

Obviamente, el Estado también tiene muchas fallas y muchos problemas estructurales y, uno de los más graves, es un déficit crónico, sobre todo en varias regiones, de profesionales de salud y también de estructuras hospitalarias.

Brasil, si bien tiene uno de los sistemas más ambiciosos de salud del mundo, porque ha construido un sistema público de salud gratuito para todos los ciudadanos, para más de 200 millones de habitantes, ha invertido al mismo tiempo muy poco en su sistema.

Por ejemplo, mientras que España, que tiene un sistema igual de ambicioso que Brasil, invierte casi el 7 % del PIB en salud pública, Brasil no invierte ni siquiera un 4 % y tiene cinco veces la población española.

Invertir poco en salud y a la vez construir un sistema de salud provoca una limitación fuerte de la oferta de servicios. No es como EE.UU., donde hay una inexistencia de servicios para gran parte de la población. En Brasil lo que hay es una desigualdad regional tremenda. 

El hecho de que Amazonas fuese el primer estado en entrar en colapso no fue porque sí. Solo hay hospitales en Manaos, así que todas las personas necesitan irse hasta allí para tener algún tipo de servicio hospitalario. Eso es una limitación muy grave del sistema brasileño, que ayuda a explicar por qué ciertas ciudades han colapsado antes que otras.

RT: Usted habla de una incompetencia crónica de los ministros de Bolsonaro. ¿Qué opina de que dos ministros de Salud ya no dirijan la cartera y que ahora esté a cargo un militar?

ML:  [Luiz Henrique] Mandetta, que de lejos ha sido el mejor ministro de Bolsonaro, no supo utilizar la máquina que tenía en sus manos, tal vez por las propias limitaciones del presidente. 

Brasil tiene el mayor programa de atención primaria del mundo, son 120 millones de personas que son atendidas y acompañadas constantemente por agentes comunitarios de salud. Eso significa que aún con la gran limitación de Brasil en la capacidad de producción y compra de test hubiera sido posible hacer identificación de síntomas de covid y políticas específicas de aislamiento a través de la atención primaria. Han estado solo preocupados en aumentar la capacidad hospitalaria y comprar test. Y eso no funciona así. Había una maquina muy potente que no se usó.

Miguel Lago, politólogo y director del Instituto de Estudios para Políticas de Salud de Brasil

Miguel Lago, politólogo y director del Instituto de Estudios para Políticas de Salud de Brasil

Por muy buena que pueda ser la intención de los militares que ocupan el Ministerio de Salud, no tienen la competencia para hacerlo

Pero volviendo a su pregunta. Más grave que cambiar a un ministro de Salud en plena pandemia, algo que no se debe hacer, es cambiar a todos los secretarios, a los número dos del ministerio. Bajo Mandetta tenían un perfil técnico, pero con [Nelson] Teich algunos se quedaron y otros se fueron y con el nuevo [el general Eduardo Pazuello] ya no está nadie. Ahora o son militares o gente de extrema derecha. Y nadie, nadie, entiende nada de salud. Los militares pueden ocuparse muy bien de un campo de refugiados en Roraima, pero no entienden de salud. Por muy buena que pueda ser la intención de los militares que ocupan el ministerio, no tienen la competencia para hacerlo. 

RT: Estados como Río de Janeiro o Sao Paulo, lo más afectados por la pandemia, están flexibilizando sus medidas, mientras los contagios aumentan de manera alarmante. ¿Qué opina?

ML: Brasil no está en una posición de flexibilizar nada (…) Es pura presión política por parte del presidente, de algunos empresarios y de una parte de la población. Es duro para los gobernadores comprar esa pelea con el presidente. Bolsonaro es muy popular, y es amado por gran parte de la población. Lo que dice es como si lo dijese dios y la gente lo sigue. ¿Cómo puedes implementar una política represiva de ‘lockdown’ cuando toda la Policía es bolsonarista? La Policía mira los videos de Bolsonaro en los que dice que los gobernadores son unos fachas, que son dictadores y que la libertad de los individuos está siendo amenazada. La presión interna y externa que reciben los gobernadores es muy fuerte. Entiendo que los gobernadores estén apurados en intentar reabrir las actividades económicas, pero no creo que sean decisiones correctas desde el punto de vista técnico. 

RT: Dice que Bolsonaro es amado por la población, pero está siendo muy criticado por su gestión de la crisis. ¿Cómo cree que le afectará?

ML: Creo que saldrá fortalecido porque ha sido muy inteligente desde el punto de vista político. Ha entendido que tenía dos crisis inevitables: la de salud y la económica. Entonces, ha aceptado responsabilizarse políticamente de la crisis de salud y ser castigado por su mala gestión. Por otro lado, ha hecho todo lo posible para no responsabilizarse de la crisis económica, que esa sí va a calar hondo durante muchos años y le puede costar una reelección.

Miguel Lago, politólogo y director del Instituto de Estudios para Políticas de Salud de Brasil.

Miguel Lago, politólogo y director del Instituto de Estudios para Políticas de Salud de Brasil.

Bolsonaro aparece como el tipo que desde el principio estaba avisando que tendríamos una crisis económica si se hacia la cuarentena

Creo que hizo un calculo en el que dijo: “Mira, no puedo responsabilizarme por las dos crisis, sino mi popularidad no sobrevive a esa pandemia y voy a empezar a jugar con las dos”. Como si la respuesta fuera que la crisis de salud estuviera causando la crisis económica, cuando no lo es.

Bolsonaro ha sido muy hábil en la construcción de esta narrativa: aparece como el tipo que desde el principio estaba avisando que tendríamos una crisis económica si se hacia la cuarentena.

El hecho de que fuera enérgico desde marzo en este punto, le convierte en alguien mucho más fuerte cuando la crisis económica empieza a afectar de manera tremenda, sobre todo, en las familias más pobres. Eso también justifica por qué ha sido tan reticente con la renta básica y su implementación. Creo que está buscando el caos más profundo y aparecer como el tipo que ya avisó, pero no le dejaron hacer. 

Sobrecostes, compras fantasma de respiradores y hospitales de campaña sin entregar: corrupción en Brasil con los fondos públicos del covid-19

RT: ¿En términos de salud, hacia dónde se dirige Brasil?

ML: Estamos todavía en la primera ola y gracias a las cuarentenas, aunque livianas, se ha logrado un impacto, pero va a volver el colapso hospitalario y me imagino que pasaremos pronto a EE.UU. y eso debido a una decisión de Bolsonaro, porque tenía la posibilidad de hacerlo muy diferente. 

RT: ¿Cree que se podría haber disminuido el número de contagios y fallecidos?

ML: Se podría haber disminuido de manera brutal. Eso de la renta básica es algo que Brasil tiene estructura para dar. Conocemos a los más pobres del país, los 80 millones más pobres están en una base de datos. Se saben sus nombres, dónde se ubican, cuantos hijos tienen. Es muy fácil hacer llegar dinero a esa gente para que se queden en casa y no vayan a trabajar.

Brasil tiene todas las condiciones para hacerlo y también para utilizar su atención primaria. Lo tenía en sus manos en marzo y no lo hizo. Eso combinado con medidas de cuarentena, que podrían haber sido más estrictas, y acompañadas con políticas sociales inmediatas, la historia hubiera sido muy diferente. Sin embargo, ahora estamos camino de convertirnos en la mayor víctima del coronavirus. 

Marta Miera

Fuente de la Noticia

Más noticias relacionadas

- Publicidad - 3162674964 - Conoce los alivios que hemos implementado para el pago del servicio de energía

Últimas Noticias

COMPROMISO POR COLOMBIA / Telemedicina y vacuna anticovid, nuevos retos para el sector salud

​Estas dos nuevas prioridades, incluidas en la estrategia ‘Compromiso por Colombia’, se suman a temas como la aceleración de Acuerdo de Punto Final, el...

Shunde, en China, atraerá recursos globales para abordar tecnologías centrales | Comunicados | Edición América

SHUNDE, China, 7 de agosto de 2020 /PRNewswire/ -- La Agencia de Ciencia y Tecnología del distrito de Shunde, en la provincia de Guangdong...

Presidentes de Colombia detenidos antes de Álvaro Uribe – Gobierno – Política

Hubo vidas completas que iniciaron, transcurrieron y terminaron desde la última vez que un exgobernante colombiano estuvo privado de la...

Con Pacto Bicentenario el país no deja de pensar en grande ni pierde el sentido de progreso: Presidente Duque

​• En acto celebrado en la Quinta de Bolívar, en Bogotá, con motivo del día de la Batalla de Boyacá, el Presidente Iván Duque...