Conecte con nosotros

coronavirus

Covid-19 en La Guajira: reapertura en el Cabo de la Vela y Alta Guajira – Otras Ciudades – Colombia

Publicado

en

Covid-19 en La Guajira: reapertura en el Cabo de la Vela y Alta Guajira - Otras Ciudades - Colombia


La Alta Guajira es uno de los sitios que hasta el momento se encuentra libre de covid-19. Por eso, las comunidades indígenas wayú vienen trabajando con cautela la reapertura de sitios turísticos como el Cabo de la Vela, Bahía Hondita y Punta Gallinas.

(Lea también: Las figuras de mil colores hechas a mano por artesanos de Neiva)

Estos lugares cuentan con una gran demanda de turistas a nivel nacional e internacional. Como fecha tentativa se prevé que abran sus puertas al público a partir de noviembre próximo.

Una de las consideraciones es que estas playas y los establecimientos comerciales se encuentran ubicados dentro de zonas de resguardo indígena.

Por tanto, el ingreso de personas ajenas al territorio es autorizado por las mismas comunidades y son ellas las que deben decidir cuándo dar reapertura a la actividad turística.

Por petición de las autoridades tradicionales, la reapertura se realizará de forma conjunta y no individual, con el propósito de garantizar que se implemente las medidas de bioseguridad y los aforos, para reducir la exposición al riesgo de contagio de las mismas comunidades indígenas, de acuerdo a la circular 015 del Ministerio del Interior para prevención de covid-19 en grupos étnicos.

En el tema de reapertura de playas, la Dirección General Marítima (Dimar), la Armada Nacional, la administración local, la gobernación de La Guajira, la Policía y el Ejército, entre otras entidades, verificaron la capacidad de cada uno de los puntos emblemáticos.

Determinando que, en el Cabo de la Vela, las playas que se encuentran en el pueblo, seguirán cerradas para proteger a la población. En su momento, la autoridad tradicional se pronunció preocupada por toda la comunidad de su territorio con relación a la prevención y al cuidado que se debería tomar frente a la situación del covid-19.

Las playas autorizadas y que vienen preparando todo el proceso de instalación de las medidas de bioseguridad, ingresos y puntos de desinfección son las de El Pilón de Azúcar y Ojo de Agua.

“Lo que hicimos fue sugerirles unos puestos de control con un solo ingreso y una sola salida para poder permear el proceso de circulación y tener controlado el aforo de la cantidad de personas que va a llegar”, sostiene José Emilio Sierra, director de Turismo Departamental.

Mientras tanto, las secretarías de Salud y de Medio Ambiente y Desarrollo Productivo de la Alcaldía de Uribia, en coordinación con la Dirección de Turismo Departamental, las agencias de viajes y otras autoridades locales, vienen realizando acompañamiento y seguimiento a los operadores en la elaboración de los protocolos de bioseguridad establecidos de acuerdo con la necesidad y naturaleza de la actividad económica.

(Le puede interesar: No hay fecha para eventual rebrote de coronavirus en Barranquilla)

Antes de la pandemia, en el Cabo de la Vela venían funcionando 131 establecimientos comerciales, entre hospedajes, restaurantes y escuelas de kitesurfing, los cuales han manifestado reanudar sus labores.

Algunos tienen los protocolos listos en papel y están a la espera de la consecución de los insumos para su implementación, a raíz de las dificultades económicas por la que atraviesan los empresarios. Otros apenas comienzan su estructuración.

Una vez finalice este procedimiento se realizará un trabajo con las comunidades para que sean garantes y se encarguen de verificar el proceso que se hizo con todos los establecimientos.

Estamos articulando todas las medidas de bioseguridad para que se proyecte una reapartura responsable que permita garantizar la seguridad que se requiere entre los operadores turísticos

Punta Gallinas, a la espera

Muy a pesar de que los operadores de turismo de Bahía Hondita, Taroa y Punta Gallinas se encuentran bastante avanzados con la implementación de los protocolos de bioseguridad, estos deberán esperar la reapertura de las actividades en el Cabo de la Vela.

El ingreso a estos lugares se realiza a través de un paquete de turismo, ofrecido por las agencias de viajes y que incluye como primer atractivo al Cabo de la Vela.

En cuanto a las playas de Taroa, algunos establecimientos han manifestado su decisión de no abrir hasta el próximo año.

Las playas habilitadas hasta el momento en este sector de la Alta Guajira son La Boquita (Bahía Hondita), Punta Gallina y Taroa.

“Desde la administración municipal estamos articulando todas las medidas de bioseguridad para que se proyecte una reapartura responsable que permita garantizar la seguridad que se requiere entre los operadores turísticos, los turistas y la comunidad”, indicó Érika Correa, secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Productivo de Uribia.

Balance del covid-19

En Uribia, a corte del 5 de octubre, se han confirmado 343 casos positivos de coronavirus, de los cuales solo hay 25 activos, 300 se han recuperado y se registra el fallecimiento de 18 personas.

La mayoría de los casos se presentaron en el casco urbano y corregimientos aledaños como Carrizal, Irraipa y Uru. Mientras que los registros más distantes fueron en Nazareth y Puerto Bolívar.

En este último se trataron de casos importados al comienzo de la pandemia, correspondientes a trabajadores de Cerrejón y que fueron cargados a la base de datos del corregimiento.

Hemos venido trabajando intensamente para lograr frenar la enfermedad y salvaguardar a las comunidades indígenas

Uno de los afectados fue el alcalde de esta localidad, Bonifacio Henríquez, quien permaneció durante 20 días en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), en Valledupar, y está próximo a reintegrarse a sus labores, tras superar las secuelas de la enfermedad que lo mantienen apartado del cargo desde el pasado junio.

En su afán de construir barreras que frenen la propagación del virus, la secretaria de Salud municipal, Asceneth Quintana Restrepo, logró gestionar con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) la capacitación de 16 agentes comunitarios.

Estos se desplazan por toda la Alta Guajira con equipos y medicamentos médicos para realizar las valoraciones de los pacientes que se encuentran en zonas apartadas. Ya que muchos por temas culturales no acuden a un centro de salud y prefieren usar la medicina tradicional.

“Hemos venido trabajando intensamente para lograr frenar la enfermedad y salvaguardar a las comunidades indígenas, se ha avanzado gracias al respaldo de muchas entidades. Para las zonas apartadas contamos con el Hospital de Nazareth como agente operador”, señaló Quintana.

A toda esta situación se suma el hecho de que Uribia es uno de los municipios más complejos de La Guajira, por la dispersión de la población indígena en la zona rural. Se estima que unas 40 mil familias habitan en 1.378 comunidades.

Casi todas estas comunidades viven en las mismas condiciones y requieren de necesidades básicas insatisfechas, entre ellas el acceso al agua, un viejo anhelo de muchas décadas.

Actualmente se trabaja en un proyecto para reactivar varios microacueductos, entre ellos el del Cabo de la Vela. Mientras tanto, las intensas lluvias que caen en el territorio y que ya comienzan a mantener aislada a varias comunidades ayudan a mitigar la falta de agua.

Apertura de otras playas

En cuanto a la reapertura de las playas en La Guajira, se estima que la primera que abrirá sus puertas al público, muy posiblemente en este ‘puente festivo’ que termina el lunes, será la de Mayapo, en zona rural de Manaure, quienes ya han realizado varios los pilotos.

Siguiendo esa dinámica, se prevé que a mediados de octubre se reinicien actividades en las playas de Riohacha. Mientras tanto se ultiman algunos detalles, como limpieza, ingreso y aforo de las mismas. Así mismo, se trabaja en la organización de las artesanas que se ubican en el malecón.

(Le recomendamos: Federación de Fútbol sí camufló hinchas en el estadio de Barranquilla)

En tercer orden de esta reapertura gradual se encuentran las playas de Manaure.
Mientras que las playas de Palomino y algunas zonas costeras de Dibulla deberán esperar un poco más en la reapertura, debido a que los hospedajes, en gran parte, se encuentran afectados por la erosión costera y no cuentan con terreno suficiente.

Se viene trabajando con la Dimar en un proyecto para habilitar una zona del río y la playa, mientras se logra concretar por parte de la Gobernación de La Guajira el diseño de un proyecto para contrarrestar la erosión costera en diferentes zonas del departamento.

Eliana Mejía
Especial para EL TIEMPO
Riohacha

Fuente de la noticia

Anuncio

Tendencias