Buenaventura en Linea
Críticas a Liga Femenina 2021 muy corta: cinco preguntas sin respuesta, presupuesto, contratos y más | Futbol Colombiano | Fútbol Femenino

Críticas a Liga Femenina 2021 muy corta: cinco preguntas sin respuesta, presupuesto, contratos y más | Futbol Colombiano | Fútbol Femenino

El anuncio de la Dimayor de una Liga Femenina 2021 que no durará ni dos meses, lo que a todas luces es un retroceso en comparación con las ediciones anteriores y las reivindicaciones de las futbolistas, sigue dando de qué hablar en Colombia.

La molestia no termina. En las últimas horas, las jugadoras de la Selección nacional se manifestaron y resumieron las quejas de sus colegas, quienes sospechan incluso machismo y discriminación en las decisiones de Dimayor sobre el torneo.

“Nos preocupa el inmenso retroceso en cuanto a la duración de la competición ya que en lugar de evolucionar y tener mayor competencia cada año, se pierde continuidad. Esto impide la visibilidad necesaria para la consecución de patrocinios y clubes interesados a invertir en el fútbol femenino”, dijeron las profesionales.

Y en medio de las discusiones, la asociación de futbolistas Acolfutpro pone de manifiesto varios asuntos clave para entender la situación crítica en la que están las futbolistas. Repasamos cinco preguntas son respuesta sobre el futuro, cada vez más sombrío, de la liga femenina nacional.

1. ¿Dónde está la plata?

La Liga Femenina 2020 se pudo realizar gracias al apoyo económico de 1.400 millones de pesos que entregó el Gobierno Nacional, a través del Ministerio del Deporte, a Dimayor. El propio presidente de la entidad, Fernando Jaramillo, reconoció en Caracol Radio que esos fueron los fondos utilizados y el ministro Lucena dijo en las últimas horas que se garantizará, para la actual edición exprés de la Liga Femenina ese mismo presupuesto.

Entonces, ¿en qué se invirtió el medio millón de dólares que destina cada año la FIFA en el programa ‘Forward’, el millón de dólares que la FIFA destinó para cada una de las 211 federaciones miembro y la ayuda suplementaria de 500 mil dólares, que aprobó en junio, en cumplimiento de su plan de apoyo por el Covid-19, como subvención de solidaridad destinada específicamente al fútbol femenino?, preguntan Acolfutpro y las jugadoras del país.

2. ¿De qué seguridad laboral habla Dimayor?

Según la asociación, “salvo los clubes América de Cali, Independiente Santa Fe y Atlético Nacional, que formalizaron contratos con las futbolistas desde el mes de marzo de 2020, antes de iniciar la pandemia, los diez clubes restantes hicieron contratos por la duración del campeonato, es decir desde el 17 de octubre y el 13 de diciembre (57 días). Por lo tanto la mayoría de las futbolistas iniciaron los entrenamientos sin ninguna vinculación laboral ni afiliación a EPS y ARL. Algunas futbolistas manifestaron que los clubes no cumplieron con lo dispuesto en contratos, especialmente en materia salarial. Los clubes en muchos casos terminaron los vínculos laborales antes de la fecha estipulada
en los contratos”.

Si esta fue la situación con un torneo de dos meses como el de 2020, que las jugadoras no cuestionaron por tratarse de una situación aparentemente temporal y dependiente solo de la coyuntura de la pandemia, ¿qué se puede esperar ahora?.

3. ¿Qué clase de competencia se puede esperar?

“Una actividad que denomine profesional no puede limitarse a que las futbolistas solamente compitan durante 57 días en un año. Esta duración tan limitada del torneo no permite que las futbolistas puedan desarrollar una carrera profesional como futbolistas”, se queja Acolfutpro. Es exactamente la denuncia de las futbolistas y exfutbolistas, que se preguntan como en seis semanas la preparación física y el pico de rendimiento se pueden considerar de alta calidad, si a todas luces eso es físicamente imposible. 

4. ¿Por qué no hay estructura de fútbol femenino?

Dice la asociación que “de los 18 clubes que inicialmente habían anunciado su participación, seis decidieron
retirarse luego de que CONMEBOL eximiera a los equipos que participan en torneos internacionales de la obligatoriedad de tener equipo femenino. Al final solo participaron 13, con el ingreso a última hora del Club Llaneros”. Es una muestra de la poca fe que tienen los directivos en el negocio rentable que puede ser un torneo femenino serio, estructurado y con proyección de crecimiento en el tiempo. La realidad es que lo ven más como una carga que como una oportunidad.

Pero también toca un punto que varias jugadoras han señalado: puede ser preferible un torneo con menos competidores, lo que eleva la calidad y mejora el espectáculo de cara a los posibles patrocinadores. Una liga como la de EE. UU. es un buen ejemplo. ¿Por qué en Colombia tiene que ser tan amplio el número? ¿No se quejan de los costoso que puede ser? ¿Por qué no cerrar el cerco e incluso buscar organización más firme por fuera de la Dimayor?

5. ¿Por qué las diferencias en el protocolo entre hombres y mujeres?
 
“No se respetó ninguna de las fases previstas en el protocolo aprobado por el Ministerio de Salud en la Resolución 1507. Las futbolistas tuvieron menos de 37 días para pasar del confinamiento a realizar trabajos individuales y colectivos en campo, por lo tanto la preparación fue insuficiente para una competencia ‘profesional’”, denunció Acolfutpro sobre la última edición del torneo femenino.

La duda, de ser cierta esta queja, es clara: ¿por qué el rigor en la implementación de ese protocolo en el torneo masculino y la laxitud en el femenino? Si se transmitieron partidos de liga femenina igual que la otra, ¿qué hacía que los procedimientos fueran distintos? 

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: