in

Cucchi y Gómez fueron los héroes de Santa Fe para ir a la final de la Liga – Fútbol Colombiano – Deportes

Cucchi y Gómez fueron los héroes de Santa Fe para ir a la final de la Liga - Fútbol Colombiano - Deportes


Todo pasó como de película para Santa Fe, una de esas de drama. Con el partido 1-1 frente a La Equidad, cinco minutos para el final y los penaltis amenazando. Con Patricio Cucchi en el banco, invadido por unos nervios que nunca había tenido, y junto a él, Mauricio Gómez, lleno de ansiedad. Fue cuando el DT Harold Rivera los mandó a la cancha al mismo tiempo, para que alguno de los dos fuera el héroe, y fueron los dos: Gómez, preciso, lanzó el tiro libre definitivo, y Cucchi, letal, lo definió, y en la primera pelota que ambos tocaban, como para hacer más épica su gesta, la del paso de Santa Fe a la final, que jugará contra América. 

(Le puede interesar: Emocionante: nieto de Hárold Rivera celebra clasificación de Santa Fe)

La jugada sigue dando vueltas en la cabeza de ambos. Cucchi, el delantero argentino de 27 años, recuerda que Rivera le dijo cuando lo mandó a la cancha: “Dale que la vas a meter”, como si además de gran estratega fuera un vidente. Y Cucchi asintió con la cabeza como para conjurar los nervios que tenía. Fue al área decidido.

“Fue un centrazo bárbaro el del flaquito –como le dice a Gómez–. La Equidad marcaba en zona, referenciaban a Torijano y a Palacios, el resto estábamos sin marca, y me quedó justica. Así como la metí pude haber errado, pero no erré, y es de mucha felicidad. Estoy recontento”, dice Cucchi a EL TIEMPO, y se lo escucha feliz, no solo por el gol, sino porque a su lado tiene a su esposa, Rebeca, y a sus dos hijas, Sienna y Mila, que es la recién nacida. Ellas fueron su inspiración.

Cucchi no pudo estar en el partido de ida de la final porque su esposa quedó hospitalizada tras el parto; no pudo ir a entrenar en un momento crucial para el equipo. Pero la vida le tenía preparado un centro genial: su esposa se recuperó y volvió a la casa, con su bebé, y Cucchi se motivó para este partido, para no fallar, pese a los nervios. “No me había sucedido estar tan nervioso, no sé si era por lo que nos jugábamos o porque Equidad tomó coraje y se nos vino encima. Pero cuando entré y en la primera la metí, me relajé, en el buen sentido”, dice, y afirma que no recuerda haber hecho un gol en su primer toque.

(Lea también: América aguantó y luego festejó: es finalista de la Liga)

Patricio Cucchi festeja el gol de Santa Fe a Equidad.

Foto:

Dimayor – Vizzor Image- Felipe Caicedo

(Lea además: El festejo de Santa Fe en el camerino por la clasificación a la final)

Ser suplente no le importó, eso afirma, porque estaba seguro de que algo bueno iba a pasar. “Estamos para eso, todos hemos rotado y el que entra aporta, y me tocó a mí, así que todo es felicidad por el equipo. Nos lo merecemos. Ahora, para ser los mejores, tenemos que ganar la final”, dice.

Gómez, el socio ideal

Su cómplice fue Gómez, que desde el banco vivió con angustia esos 85 minutos hasta que entró a la cancha. Mientras habla con EL TIEMPO, acompañado de su esposa, Laura, y su hija Antonella, de 7 meses, Gómez recuerda que iba para el área a cabecear, quería ser el héroe del gol, hasta que el vidente Rivera lo llamó y le dijo: “No señor, usted va a cobrar”. Entonces Mauricio acomodó la pelota, miró el área poblada, vio que Cucchi como que le hacía señas, que estaba libre, y se concentró.

Mauricio Gómez

Mauricio Gómez, en acción en un partido de la Liga.

“Cuando el profe me dijo que cobrara, me llené de confianza. Quería tirar el mejor centro y así salió. Anotamos y en la primera pelota que ambos tocábamos. Eso da mucha felicidad. Además, pudimos darle una mano al equipo y ahora estamos a un paso de demostrar que sí se puede”, dice Gómez, que habla despacio, como si calculara sus respuestas tanto como sus tiros libres.

(Lea también: ¡Qué fin de semana! Santa Fe, campeón de la Liga Femenina)

Y es que su cobro no fue coincidencia. Él los entrena. Y en la última semana los preparó con Cucchi, claro, ambos en el equipo suplente, porque aunque la lesión de Sambueza le abría una ventana para jugar, finalmente lo hizo Seijas. No se lamentó. “Luis Manuel se recuperó, entró, lo hizo muy bien. Todos somos importantes y sabemos que nos va a tocar en cualquier momento. Era mi oportunidad de dar ese granito de arena. Todos me felicitaron”, dice, alegre.

Todos somos importantes y sabemos que nos va a tocar en cualquier momento. Era mi oportunidad de dar ese granito de arena. Todos me felicitaron

«Este equipo es fuerte en la pelota quieta. llevábamos partidos que no marcábamos así, y se dio, y se demuestra que somos fuertes en eso. Esperamos siga siendo así, más allá del buen fútbol que tenemos, de buena tenencia, de juego vistoso, donde todos conocemos muy bien el esquema», agrega Gómez, que ya piensa en la final, que la espera, y estará preparado por si le toca entrar al minuto uno o al 85.

Cucchi y Gómez demostraron que eso de ser suplentes no es tan malo en Santa Fe, que a veces basta con una pelota quieta para entrar a la final por la alfombra roja.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
Twitter: @PabloRomeroET

Fuente de la Noticia

Report

Te gusto la publicación?

32 Points
Upvote
Pesadilla de abuela que confunden con delincuente peruana buscada por la Interpol - Cali - Colombia

Pesadilla de abuela que confunden con delincuente peruana buscada por la Interpol – Cali – Colombia

La tecnología se mantuvo presente en este año de pandemia, especialmente en el trabajo.

El año en donde la tecnología atravesó nuestras vidas