Buenaventura en Linea
Déficit del Gobierno de Colombia podría llegar a $90 billones en 2021 | Corficolombiana | Economía

Déficit del Gobierno de Colombia podría llegar a $90 billones en 2021 | Corficolombiana | Economía

Una reducción del recaudo y un mayor gasto por cuenta de los efectos de la pandemia están llevando a que el déficit fiscal del Gobierno Nacional Central (GNC) para este año sea de $90 billones, lo que representaría 8,3% del PIB. Eso, según expertos, configura un panorama en el que se hace más urgente tramitar una reforma tributaria y buscar otras alternativas de ingresos.

(Gobierno sube proyección negativa del déficit y PIB). 

Eso dice un informe de Corficolombiana, que analizan cuál es el panorama de las finanzas públicas para este año, como antesala de que el Gobierno revele su plan financiero de 2021.

Según plantea el análisis de la firma, el déficit de $90 billones sería $32 billones mayor que el que se tiene previsto en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP). “Los ingresos tributarios aumentarán muy poco, de 12,9% del PIB en 2020 a 13,0% en 2021 (vs 14% en 2019), debido en buena parte a que el recaudo de impuesto de renta reflejará los pobres resultados de 2020 en materia de utilidades de las empresas, tanto petroleras como no petroleras”, resalta el informe.

(Las tareas pendientes que le dejaron las calificadoras al país). 

Incluso, aunque el 2020 fue el más complicado por su choque social y a la economía, el informe también plantea que este año habrá más presiones de gasto por cuenta de la crisis. “De manera que los gastos del GNC ascenderían a 23,5% del PIB en 2021, levemente superior al 23,3% que estimamos para 2020 y casi cinco puntos del PIB por encima del nivel previo al choque”.

Precisamente, resaltan que los recursos no ejecutados del Fondo para la Mitigación de Emergencias (Fome) en 2020, que se creó para administrar el dinero que se dispuso para atender los efectos de la pandemia en el sector salud, los más vulnerables y para proteger el empleo formal, se podrán usar este año con ese fin.

“Del presupuesto (aforo) de 40,5 billones de pesos del Fome –incluye adición de 15 billones provenientes de crédito externo– se ejecutó el 45% en 2020 ($18 billones), por lo cual asumimos que los recursos pendientes por ejecutar ($22 billones) pasarán como gasto de emergencia para este año”, dice Corficolombiana.

Para Andrés Giraldo, director de la carrera de economía de la Universidad Javeriana, “a pesar de la importante apropiación de recursos del Fome, de acuerdo con los datos que muestra Corficolombiana hay alrededor de $22 billones de pesos que se dejaron de ejecutar, e incluso el Observatorio Fiscal de la Javeriana o el Foro socialdemócrata mencionan que no se ha ejecutado al menos $30 billones. El llamado ahí es la urgencia de que esos recursos se ejecuten más rápido, porque estamos en una emergencia”, apunta.

Por su parte, Carlos Sepúlveda, decano de economía de la U. del Rosario, resalta que “el manejo del Gobierno a la crisis ha sido adecuado, en términos de habilitar recursos y nueva deuda para afrontar la presión de gasto tan grande al que nos lleva esta emergencia. En términos de gasto, destaco la movilización de recursos a familias pobres y la creación del programa de Ingreso solidario para hogares vulnerables. La atención al tejido productivo parece carecer de instrumentos más efectivos”.

En ese sentido, la firma también prevé que para financiar el faltante de 2021 el Gobierno recurrirá a emisiones adicionales tanto de TES, como de bonos globales frente a lo previsto en el MFMP. “Dispondrá también de parte de los recursos solicitados de la Línea de Crédito Flexible (LCF) del FMI, por 5.300 millones de dólares”, señala el estudio.

LAS SALIDAS 

Ante ese panorama, en el que las finanzas públicas tienen un espacio más estrecho, los expertos consultados reiteran que es urgente que el Gobierno piense en soluciones estructurales a sus problemas fiscales.

Martha Elena Delgado, directora de análisis macro y sectorial de Fedesarrollo, subraya que pensar en una reforma tributaria es urgente para este año, porque habrá un hueco fiscal mayor desde el 2022 en adelante. “Eso es clave también porque las calificadoras de riesgo ya nos dieron ese compás de espera para no bajarnos la nota. Y con eso también es importante mandar esa señal de que se está trabajando con la normalización con el déficit de la deuda”, apunta.

En ese sentido, tanto Sepúlveda como Giraldo coinciden en que pese a que hay poco espacio político para la reforma este año, es necesaria con el fin de equilibrar la balanza de las finanzas públicas.

“Los gastos son estructuralmente superiores a los ingresos, por lo que necesariamente debemos encontrar un equilibrio de largo plazo que le dé sostenibilidad financiera al país. Decisiones como las que se están planteando frente a Ecopetrol e ISA son algunos de los pasos, pero están lejos de ser suficientes”, concluye.

MÁS EMISIONES DE DEUDA 

La otra salida que propone Corficolombiana para que las finanzas públicas sean sostenibles es buscar una estrategia de financiamiento externo. Detallan que “las recientes operaciones de manejo de deuda externa han sido oportunas y han empleado varias herramientas para finan- ciar el déficit generado por la crisis del covid-19. Sin embargo, consideramos que es necesario que no sólo se continúe alargando el perfil de vencimientos de deuda del país, sino que se ofrezcan alternativas como bonos monedas diferentes al dólar estadounidense”. Además plantean que esta estrategia podría traer buenos resultados en tanto tendría menores tasas de interés, comparado con las emisiones en dólares. “También hay una depreciación del peso en menor proporción respecto a otras monedas”.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: