Noticias Caracol estuvo en Buenaventura y en Cali con la familia del pugilista, que peleará en Londres con Dillian Whyte. Si gana, podrá disputar el título mundial.

La pelea de Óscar Rivas empezó desde muy niño cuando su madre doña Carmen Luz Torres le decía que no le gustaba «ese deporte del boxeo».

“Yo le doy gracias a Dios, infinitas, de que él no me hizo caso a mí, porque, si me hubiera parado bolas, estaría en el barrio o no se sabe dónde», asegura.

Su padre poco se ocupó de él, murió y a su mamá le tocó asumir los dos roles. Vendiendo pescado en Cali, levantó a sus hijos.

Desde muy pequeño, Óscar Rivas tuvo que salir a trabajar para ayudar en su casa. Las calles del barrio 6 de Enero en Buenaventura fueron testigos de eso, cuando el ahora destacado boxeador salía a vender los buñuelos y pandebonos que hacía su tío para el mantenimiento del hogar.

«Se iban a vender buñuelos y, cuando terminaban, se iban ahí a entrenar todos los días y así empezó Óscar», recuerda Marino Torres, tío del boxeador vallecaucano.

Caracol Noticias

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí