Conecte con nosotros

Tecnología

Descubiertos restos de 29 personas enterradas como ofrendas hace 1.000 años

Publicado

en

Los restos humanos de 29 personas enterradas como ofrendas de sacrificio hace más de 1.000 años han sido descubiertos en un templo preinca en el norte de Perú.

Los restos humanos de 29 personas, enterrados como ofrendas de sacrificio hace más de 1.000 años, han sido descubiertos en un templo preinca en el norte de Perú.

Los investigadores encontraron cuatro tumbas en el sitio de excavación Huaca Santa Rosa de Pucalá, en la región de Lambayeque en Perú, con los restos de niños y adolescentes.

Originalmente fueron enterrados como ofrendas en el momento de la construcción del primero de los tres recintos, incluido un templo de la cultura Wari, según el equipo detrás del descubrimiento del Proyecto Arqueológico del Valle de Lambayeque.

Además de los restos humanos, el equipo descubrió camélidos y conejillos de indias que mostraban signos de prácticas de sacrificio.

Los restos humanos de 29 personas enterradas como ofrendas de sacrificio hace más de 1.000 años han sido descubiertos en un templo preinca en el norte de Perú.

Investigadores encontraron cuatro tumbas en el sitio de excavación Huaca Santa Rosa de Pucalá, en la región de Lambayeque en Perú, con los restos de niños y adolescentes.

Investigadores encontraron cuatro tumbas en el sitio de excavación Huaca Santa Rosa de Pucalá, en la región de Lambayeque en Perú, con los restos de niños y adolescentes.

El arqueólogo Edgar Bracamonte Levano, quien también está a cargo del Museo Tumbas Reales de Sipán, dijo que este fue un descubrimiento significativo.

Es la primera vez que registran este tipo de ofrenda humana vinculada a la cultura Wari, una civilización que floreció en la zona centro-sur de los Andes y la zona costera del Perú actual, aproximadamente entre el 500 y el 1000 d.C.

Hasta ahora, tres de los recintos descubiertos en el sitio han sido excavados, según el equipo detrás del hallazgo.

Originalmente fueron enterrados como ofrendas en el momento de la construcción del primero de los tres recintos, según el equipo detrás del descubrimiento del Proyecto Arqueológico del Valle de Lambayeque.

Originalmente fueron enterrados como ofrendas en el momento de la construcción del primero de los tres recintos, según el equipo detrás del descubrimiento del Proyecto Arqueológico del Valle de Lambayeque.

Además de los restos humanos, el equipo descubrió camélidos y conejillos de indias que mostraban signos de prácticas de sacrificio.

El arqueólogo Edgar Bracamonte Levano, quien también está a cargo del Museo Tumbas Reales de Sipán, dijo que este fue un descubrimiento significativo.

Además de los restos humanos, el equipo descubrió camélidos y conejillos de indias que mostraban signos de prácticas de sacrificio.

Es la primera vez que registran este tipo de ofrenda humana vinculada a la cultura Wari, una civilización que floreció en la zona centro-sur de los Andes y la zona costera del Perú actual, aproximadamente entre el 500 y el 1000 d.C.

Es la primera vez que registran este tipo de ofrenda humana vinculada a la cultura Wari, una civilización que floreció en la zona centro-sur de los Andes y la zona costera del Perú actual, aproximadamente entre el 500 y el 1000 d.C.

¿QUIÉN FUE LA CIVILIZACIÓN WARI?

La civilización Wari floreció en las áreas costeras y montañosas del antiguo Perú entre c. 450 y c. 1000 d.C.

Con base en su capital, Huari, ahora centro de Perú, los Wari explotaron con éxito los diversos paisajes que controlaban para construir un imperio administrado por capitales provinciales conectadas por una gran red de carreteras.

Sus métodos de mantener un imperio y estilo artístico tendrían una influencia significativa en la civilización Inca posterior.

Además de los restos humanos, también encontraron ofrendas de camélidos, como alpacas, con signos de sacrificio y ocho conejillos de indias sacrificados.

Los restos de humanos y animales son parte de un posible ritual que se llevó a cabo al momento de iniciar la construcción de espacios religiosos al estilo Wari, dijeron.

Los recintos tenían forma de ‘D’, y dentro de uno había una tumba con ofrendas relacionadas con un grupo que vivía en el área entre 850 y 900 d.C.

La tumba contenía una jarra con iconografía Mochica, una botella del conocido estilo Sicán Temprano o Proto-Lambayeque, una olla con decoración de paleta y un cuchillo o tumi con la hoja en forma de media luna.

La obra también reveló un templo del Período Formativo de esta comunidad, contemporáneo al final de la cultura Chavín, diferente a los hallazgos anteriores.

Bracamonte dijo: ‘Es un templo construido con muros hechos de arcilla a modo de encofrado y que incluyen mazas de arcilla como prototipos de adobes dentro de los muros.

‘La parte superior del templo presenta pisos muy bien elaborados, techos de restos vegetales y se encontraron evidencias de la incineración de objetos’.

Los restos de humanos y animales son parte de un posible ritual que se llevó a cabo al momento de iniciar la construcción de espacios religiosos estilo Wari, dijeron.

Los restos de humanos y animales son parte de un posible ritual que se llevó a cabo al momento de iniciar la construcción de espacios religiosos estilo Wari, dijeron.

Los recintos tenían forma de 'D', y dentro de uno había una tumba con ofrendas relacionadas con un grupo que vivía en el área entre 850 y 900 d.C.

Los recintos tenían forma de ‘D’, y dentro de uno había una tumba con ofrendas relacionadas con un grupo que vivía en el área entre 850 y 900 d.C.

‘El templo fue construido por un grupo humano con características locales y que están vinculadas a las montañas, lo que demuestra que durante los años 400 a 200 a.C.’, agregó.

‘Había diferentes comunidades en la costa con interacciones hacia la sierra y que también muestran marcadas diferencias con los grupos del Período Formativo que se encuentran en la parte baja del valle, en Collud y Ventarrón’.

Estos nuevos descubrimientos se han sumado a la existencia de espacios ceremoniales del período Wari, lo que obligó a los expertos a reescribir la historia de Lambayeque.

Edgar Bracamonte, jefe del equipo de investigación dijo: 'Es un templo construido con muros hechos de arcilla a modo de encofrado y que incluyen mazas de arcilla como prototipos de adobes dentro de los muros

Edgar Bracamonte, jefe del equipo de investigación dijo: ‘Es un templo construido con muros hechos de arcilla a modo de encofrado y que incluyen mazas de arcilla como prototipos de adobes dentro de los muros

Fuente de la Noticia

Tendencias