Conecte con nosotros

Noticias de Colombia

Detalles de un feminicidio – Noticias de Colombia

Publicado

en

Detalles de un feminicidio - Noticias de Colombia

Foto portada: Pantallazo programa 'El Rastro'

El 4 de julio de 2020 ocurrió en el municipio de Inírida el feminicidio de Ana Rosa García Pérez, una joven venezolana de 24 años de edad. Su cadáver fue hallado tres días después en la cocina de una finca que cuidaba, ubicada en la vía a la comunidad de Guamal, a 20 minutos de la ciudad. 

La noticia estremeció a la capital del Guainía. 

Ana Rosa (Foto tomada de su Facebook).

El 10 de julio de ese año se realizó una velatón y una marcha rechazando lo sucedido, y la Alcaldía de Inírida ofreció tres millones de pesos de recompensa a quien entregara información que permitiera encontrar al responsable. El autor del crimen pasional fue capturado por las autoridades el primero de agosto de 2020.

Un año después del aberrante caso, El Rastro -un programa de crónica roja que Caracol Televisión emite los días festivos-, presentó el pasado 20 de julio un especial en el que entregó detalles que se desconocían; hablaron con la SIJIN, sus conocidos más cercanos y uno de los principales sospechosos de las autoridades.  

Así ocurrió…

Ana Rosa llegó a Inírida poco antes de su muerte, proveniente de su país natal. Según su cuenta de Facebook, era oriunda de una pequeña ciudad al nororiente de Venezuela conocida como Güiria (Estado Sucre), ubicada junto al golfo de Peria.

Sus allegados la describieron como una joven juiciosa, responsable y dedicada al trabajo. Era asistente de cocina en un restaurante y cuidaba una finca cercana, propiedad de la dueña del establecimiento en el que laboraba de lunes a viernes.

Lea También
Aplazan audiencia del empresario que arrolló a siete jóvenes en Santa Marta

Fue en ese predio rural, llamado Villa Gladys, donde su verdugo le arrebató la vida.

Gloria Burgos, su empleadora, relata que Ana debía presentarse a trabajar el lunes, pero justificó su ausencia pensando que el torrencial aguacero que cayó ese 6 de julio le había impedido acercarse al trabajo.

El martes tampoco llegó y Burgos se preocupó, por eso mandó a uno de sus colaboradores a buscarla a la finca. En ese momento se descubrió el macabro feminicidio. El cuerpo empezaba a presentar los primeros signos de descomposición.

Estaba tirada en la cocina semi desnuda. Junto a su cuerpo se encontraba el resto de su ropa bien organizada, relató el investigador de la Sijin Jonathan Giraldo. 

El médico forense que realizó la necropsia concluyó que su muerte fue producto de una asfixia mecánica. Su deceso se presentó en la noche del 4 de julio, tres días antes de ser encontrada. 

Detalles de un feminicidio - Noticias de Colombia
Ropa encontrada en la escena del crimen – Foto: Pantallazo programa ‘El Rastro’.

Giraldo también detalló que en el cadáver no había indicios de agresividad y las condiciones del lugar no presentaban ningún rastro de violencia. Eso los llevó a pensar que el autor material podía haber sido una persona allegada a la víctima, pues pudo acceder fácilmente a la vivienda. 

En el cerco investigativo las autoridades identificaron dos sospechosos: Javier García Palomar, quien para entonces era su compañero sentimental; y Lisandro Barón, un vigilante del aeropuerto de Inírida, amigo de la mujer, que según los vecinos del sector había estado en el lugar el día de los hechos.

Lea También
Cero muertes por COVID-19 en municipios del Atlántico, cuatro fallecidos en Barranquilla

García Palomar es un comerciante que navega por los ríos de la región. El día que fue hallada muerta Ana Rosa, fue localizado por la policía en el corregimiento de Amanavén (Vicahda), muy cerca de Inírida. En la entrevista realizada por las autoridades, García aseguró que desde el 4 de julio a las nueve de la noche no se había vuelto a comunicar con su pareja, y que nunca estuvo en el lugar de los hechos. Para los investigadores de la Sijin, había motivos para rotularlo como sospechoso.

Detalles de un feminicidio - Noticias de Colombia
El feminicida Alexander Matiz Gómez.

Por su parte, Lisandro, que trabajaba como vigilante en una garita del aeropuerto ubicada a unos 100 metros de la finca, negaba haber estado en la casa ese sábado 4 de julio, como la habían asegurado unos vecinos. Pero sí reconoció que el domingo 5 estuvo en el predio, porque le llamó la atención la ausencia de su amiga Ana Rosa, que en múltiples oportunidades le ayudó recargando el celular.

Sin embargo, el vigilante manifestó ante las autoridades que no vio nada extraño ese día. Únicamente encontró la puerta de la cocina entreabierta, pero cuando intentó cerrarla un gato lo asustó y decidió salir del lugar para evitar que en el vecindario pensaran que estaba robando. Para la Sijin, era impensable que no se hubiera percatado del homicidio, pues estuvo a un par de metros de la escena del crimen.

La única opción que tenía la policía para encontrar señales contundentes que los llevara al asesino era el registro detallado de llamadas y mensajes cerca de la finca queda guardan las antenas de telefonía. Gracias a esa herramienta identificaron un número de celular que estuvo en el lugar antes, durante y después de los hechos; pero no coincidía con los teléfonos del vigilante ni el navegante, sino que estaba registrado a nombre de una de esas empresas dedicadas a la reventa de simcards. 

Lea También
En Pescaíto queman llantas y bloquean calle como protesta por rebosamientos de alcantarillas

Con la investigación en pañales, a los agentes de la Sijin se les apareció la ‘virgen’. Una mujer dijo tener fuertes sospechas sobre Alexander Matiz Gómez, un joven de 33 años de edad que fue compañero sentimental de Ana Rosa durante los primeros meses del 2020. La informante lo describió como un hombre celoso y posesivo. 

Gracias a esa testigo las autoridades lograron establecer que el número de teléfono identificado en registro detallado de llamadas correspondía a Matiz, del cual se había desecho el día en que se descubrió el asesinato.

Un mototaxista, amigo del nuevo sospechoso, fue quien dio pistas de su paradero. Se encontraba escondido en una vivienda de la comunidad de El Porvenir (Resguardo El Paujil), ubicada en la zona periurbana de Inírida.

Finalmente, Alexander Matiz Gómez confesó su autoría en el feminicidio y fue sentenciado a 19 años de prisión, condena que paga en la cárcel de la capital del Guainía. 

Ana Rosa García fue enterrada en el cementerio municipal de Inírida. 

Detalles de un feminicidio - Noticias de Colombia
Detalles de un feminicidio 40

Te gustó? Compártenos en tu red

Anuncio

Tendencias