Connect with us

La Región

Directivos de fundaciones en Nariño fueron judicializados: torturaban, abusaban y aplicaban electricidad a pacientes

Published

on

Directivos de fundaciones en Nariño fueron judicializados: torturaban, abusaban y aplicaban electricidad a pacientes

Obligaban a los jóvenes que eran atendidos por problemas de drogadicción a consumir alimentos descompuestos y aplicaban choques eléctricos como supuesta técnica de recuperación. Ocurrió en Ipiales.

Noticias Nariño.

En las últimas horas las autoridades confirmaron la judicialización de 9 personas entre directivos y empleados de dos fundaciones de rehabilitación. Las organizaciones operaban en el Ipiales en Nariño y presuntamente sometían a los pacientes a tratos deplorables y diferentes tipos de tortura.

A los detenidos los procesaron por los delitos de concierto para delinquir con fines de tortura; fraudulenta internación en asilo, centro médico o establecimiento similar; y actos de discriminación.

Se trata de los hermanos Jaime y Alex B., conocidos con el alias Los Pájaros.

Al igual que Maira M., Luis J., Herlandy Y., Héctor V., Diana V. Así mismo, fueron procesados los hermanos Edinson y Daisy R.

Según investigaciones, los hechos se habrían presentado desde el 24 de enero de 2020 hasta el pasado 23 de noviembre en las fundaciones Ría Nazareno y Proyectos Vida.

Organizaciones creadas por los hermanos Jaime y Alex B., cuyo propósito era prestar servicios de rehabilitación a la población afectada por el consumo de drogas y alcohol.

No tenían permisos

En desarrollo del proceso se evidenció que no contaban con los permisos y autorización de la Secretaría de Salud Ipiales y la Secretaría de Salud de Nariño para su funcionamiento.

De acuerdo con las denuncias recibidas, estas dos fundaciones se convirtieron al parecer en centros de tortura.

Relatos de pacientes señalan que allí les realizaban prácticas de dolor y sufrimiento tanto físico como psicológico, indicándoles que eran métodos terapéuticos de recuperación.

Al parecer, los procesados les propinaban golpizas a los pacientes con tablas de madera, les aplicaban choques eléctricos con pistolas Taiser en varias partes del cuerpo.

Los torturaban

También los encerraban de manera prolongada, los obligaban a ingerir alimentos descompuestos y tomar su orina como bebida, consumir alimentos cocinados con jabón o detergentes, y los sometían a métodos de asfixia y ahogamiento.

Mediante engaños, les hacían requerimientos económicos a las familias de los internos, asegurando su plena recuperación.

Por otra parte, se pudo determinar que los familiares hacían llegar a las dos sedes de los centros de rehabilitación dinero, alimentos, productos de aseo y camas para los pacientes; no obstante, estos nunca llegaron y aparentemente terminaron en manos de quienes operaban como tratantes.

La Fiscalía abrió otra línea de investigación para establecer si se presentaron casos de abuso sexual y acoso contra las personas internadas en las fundaciones.

Cabe anotar que los 97 pacientes que estaban en dichas organizaciones fueron rescatados con apoyo de la Secretaría de Gobierno.



Fuente de la Noticia

Advertisement
Advertisement

Tendencias