Conecte con nosotros

El Valle

El alcalde Jorge Iván Ospina pide verdad sobre magnicidio de arzobispo de Cali – Cali – Colombia

Publicado

en

El alcalde Jorge Iván Ospina pide verdad sobre magnicidio de arzobispo de Cali - Cali - Colombia


El magnicidio más grande en la historia de Cali fue el asesinato de monseñor Isaías Duarte Cancino, cuando era el arzobispo de la ciudad, en aquel sábado 16 de marzo de 2002. 

La ciudad quedó sumida en la oscuridad por un gigantesco apagón, confundida porque dos hombres en motocicleta le habían disparado, cuando el prelado salía en la noche de la parroquia El Buen Pastor de barrio Ricardo Balcázar, en el oriente de Cali.

Había oficiado 105 matrimonios y se había mostrado complacido y sonriente porque estas parejas, muchas de las cuales, eran adultos mayores había decidido dar el sí ante la presencia de Dios. Eso le había dicho monseñor Duarte Cancino a EL TIEMPO, una hora antes de que lo mataran. 

(Lea también: La última ceremonia del arzobispo Duarte Cancino

Aunque en un comienzo la investigación sobre el magnicidio de monseñor, que había sido obispo de Urabá, apuntó a los narcos, pues el jerarca acababa de denunciar la infiltración de la mafia en la campaña para Congreso de ese 2002,  una década después, en 2012, la justicia concluyó que fue el mismo ‘Mono Jojoy’, meses antes en la zona de distensión, donde se negociaba la paz con el Gobierno, quien habría dado la orden de asesinar a Duarte.

(Lea también: No se esclarece el crimen de monseñor Duarte Cancino)

Para esa época, el obispo se había convertido en uno de los principales críticos de las atrocidades cometidas por esa guerrilla y sus sermones habrían tenido incómodo a las Farc, según la investigación de la justicia, y a alias ‘Mincho’, el jefe de esa guerrilla hoy desaparecida que ese mismo año se llevó a los 11 diputados del Valle y que murió en 2011, en una operación de la Fuerza Pública.

Hoy, ocho más tarde, es el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, pide a las Farc que realmente aclare este misterio, porque pese a la conclusión de la justicia en ese 2012 de señalar a las Farc, para el mandatario de la capital vallecaucana siguen muchas preguntas sin esclarecer.

“No podemos quedar con una única versión”, dijo el médico Ospina. 

El alcalde de Cali enfatizó en que en todas estas dos últimas décadas, la ciudadanía no se puede quedar sin toda la verdad. 

En este asesinato hubo hombres directamente señalados como los autores materiales, pero quedó el interrogante de quién había ordenado su muerte y realmente por qué, dejando a Cali sumida en el dolor por la pérdida de quien era uno de los más acérrimos críticos y un líder que encabezó monumentales marchas contra los secuestros masivos, gritando la frase que la comunidad en la ciudad no olvidará: “Los queremos vivos, libres y en paz”. 

De acuerdo con la justicia colombiana, ‘Basilio” contrató a un sicario, alias el ‘Cortico’, y este a su vez contactó a otro delincuente, alias el ‘Calvo’, quien estaba preso pero tenía contactos que le permitían salir de la cárcel a “hacer vueltas”. Los dos fueron condenados. Alexánder de Jesús Zapata o ‘Cortico’ fue condenado a 39 años de prisión. 

En la actualidad, el ‘Cortico’ tiene libertad condicional, luego de 18 años de prisión de buena conducta. En marzo de este año, el Juzgado Segundo de Ejecución de Penas tomó esta decisión.

El ‘Calvo’ fue asesinado en 2002, año del magnicidio, cuando estaba en la cárcel de máxima seguridad de Palmira. Recibió cinco disparos.

(Lea también: Condenado por crimen de Arzobispo de Cali pide que revisen su caso

Años atrás, desmovilizados hablaron de reuniones en un campamento de Silvia (Cauca), donde se habría dado la orden definitiva de asesinar a monseñor Duarte Cancino.

El entonces arzobispo de Cali había mediado para que Carlos Castaño, máximo jefe de las autodefensas, liberara a la hermana de ‘ Pablo Catatumbo’, a quien tenía secuestrada.

CALI



Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias