25.8 C
Buenaventura
domingo, octubre 20, 2019

El canto unió lo que el conflicto rompió

No se Pierda

La Comisión participó en Buenaventura del conversatorio ‘Cantos de río, conflicto y resistencias’ en el último día de la décima edición del Encuentro de Cantores de Río.

El 28 de septiembre pasado se realizó en Buenaventura el conversatorio ‘Cantos de río, conflicto y resistencias’, el cual tenía como principal objetivo hacer una reflexión sobre las afectaciones del conflicto armado a la tradición oral del Pacífico.

La conversación abordó la manera cómo el canto ha ayudado a narrar los episodios del conflicto y, a su vez, permitió sanar y mantener los vínculos entre los pobladores de las cuencas del Pacífico Sur.

“Con los cantos demostramos lo que somos, lo que soñamos, lo que resistimos desde nuestros ríos”, dijo Natividad Urrutia, una cantadora tradicional de 73 años del río Anchicayá que desemboca en el océano Pacífico.

Foto Comisión de la verdad

Por su parte, Eliana Sofía Ángulo, coordinadora territorial Buenaventura de la Comisión de la Verdad, explicó que tras esta tradición oral hay importantes saberes de la cultura que les ha permitido a las comunidades resistir a los embates del conflicto armado. “Con sus cánticos han hecho denuncias, han protestado y han logrado permanecer en el territorio”, expresó.

Asimismo, Angulo aclaró que la Comisión reconoce las estrategias culturales que, al igual que el canto, han contribuido a narrar la adversidad y las resistencias.

Durante el conversatorio, el músico timbiquireño Emiro Herrera coincidió con ese planteamiento: “Hay que reconocer que todo el andén del Pacífico ha tenido el canto y toda la música como elemento cohesionador y eso nos ha permitido decir lo que hemos tenido que callar”.

Foto Comisión de la Verdad

Para la Comisión de la Verdad la cultura es un recurso para animar la participación social y el diálogo sobre el derecho a la verdad en la región. “En los cantos y en toda la tradición oral de estos pueblos se manifiesta la verdad, la convivencia y las formas de resistir. A la vez que en las expresiones culturales hay un aporte de las comunidades para recomponer el tejido social y transformar la adversidad”, puntualizó Angulo.

La conversación se fue intercalando con música de marimba de chonta, tambora, cununos y guasá con la interpretación de los grupos Bombo Negro y Matachindé y con las reflexiones del músico Alí Cuama.

Foto comisión de la Verdad

El conflicto armado rompe los lazos mientras que la música los une, manifestó Natividad: “La música ha sido comunicación desde los tiempos de los que no quisieron ser esclavos y alrededor de un bombo, un conuno y un guasá se mantuvo la relación entre diversos grupos. La música para el pueblo ha sido una forma de libertad”.

Por su parte, Emiro Herrera, reafirmó el valor del canto como aporte a la reconstrucción moral y espiritual del país: “Para mi la oralidad es la mayor forma de vivencia de la paz y significa nuestra forma de mantener nuestra forma de contar y expresar el pensamiento negro. La música cambia, recuerda, recrea y da un sinfín de posibilidades”.

Este evento se realizó en alianza con la Secretaría Técnica de Cultura del Distrito de Buenaventura, el Centro Cultural del Banco de la República y la organización PacificArte.

Fuente: Comisión de la Verdad

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Más noticias relacionadas