in

El drama de una joven madre de familia en Inírida

Juan Camilo De la cruz WWF Colombia scaled e1638374432232

Foto portada: Juan Camilo de la Cruz. WWF Colombia.

Este sitio Ramsar (categoría máxima de conservación internacional para humedales), ubicado entre Guainía y Vichada, podría ser el primero en recibir esta certificación mundial que otorga la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) a áreas protegidas y conservadas que demuestran los mejores resultados en gobernanza, efectividad de manejo y objetivos de conservación. ¿Cómo se está trabajando para lograrlo? 

La Lista Verde no es desconocida para nuestro país, pues cinco áreas protegidas del Sistema de Parques Nacionales Naturales han obtenido este reconocimiento que hace la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la UICN: los PNN Gorgona, Tatamá y Chingaza, y los Santuarios de Flora y Fauna Malpelo y Galeras. Este número ha hecho de Colombia el país latinoamericano con mayor visibilidad en la Lista Verde, pues la región solo tiene dos áreas más incluidas en ella.  

Ahora, mientras el PNN Alto Fragua Indi Wasi (Caquetá) es candidato para entrar a la Lista, la Estrella Fluvial Inírida está trabajando para presentar su postulación al reconocimiento. Pero, ¿qué motiva este esfuerzo y por qué la EFI representa un nuevo camino para implementar el estándar de la Lista Verde en el país?  

Según Carlos Mauricio Herrera, especialista en Áreas Protegidas y Estrategias de Conservación de WWF Colombia, la EFI quedó seleccionada para hacer la aplicación de este estándar frente a otros lugares porque ha demostrado tener un mecanismo de participación efectivo que involucra comunidades (tanto indígenas como campesinas), gobiernos locales, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico (CDA) y las ong. 

“Adicionalmente, tiene una propuesta de planificación que se desarrolló para su designación como sitio Ramsar, lo que ya es un avance para los indicadores que tiene el estándar de la Lista Verde. Al mismo tiempo, la EFI tiene una alta importancia en términos de biodiversidad y de cultura, y significa una oportunidad para incluir otras estrategias de conservación, además de las áreas protegidas, en la Lista”, explica Herrera, refiriéndose a la posibilidad de lograr, por primera vez, la nominación para un humedal Ramsar. 

El complejo de humedales de la Estrella Fluvial Inírida, ubicado en la zona de transición Orinoco-Amazonas, tiene una de las mayores diversidades hidrológicas, biológicas y culturales de Colombia. Allí se crea una red hídrica que resguarda manifestaciones de la biodiversidad de los Andes, el Escudo Guayanés y la planicie amazónica. 

En las 250.159 hectáreas del sitio Ramsar se han registrado 1.172 especies de plantas, diez de crustáceos decápodos, 364 de peces, 66 de anfibios y 106 reptiles, 491 de aves y 101 de mamíferos. 

¿En qué va la preparación para la candidatura? 

Mara Balvin, consultora de Conservación y Gobernanza de WWF Colombia, explica que al día de hoy, el proceso de construcción para lograr la candidatura de la EFI ha incluido una autoevaluación por parte de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico (CDA), como autoridad ambiental del sitio Ramsar; varios ejercicios de socialización con la Mesa Ramsar, que reúne a las comunidades indígenas y campesinas que habitan la EFI; y un taller sobre gobernanza y beneficios percibidos, en el que las comunidades e instituciones identificaron los servicios que reciben de la naturaleza, como el agua, los recursos pesqueros y, para las comunidades indígenas, los sitios sagrados. 

“También evaluamos cómo se está ejerciendo la gobernanza en el territorio, entendiendo que es una capacidad o fortaleza en términos de poder tomar decisiones compartidas y concertadas. Para esto hicimos una línea de tiempo con momentos icónicos que nos permitió analizar cómo se han generado procesos de conversación y cómo han aportado a ellos todos los actores…”, dice Balvin, y añade que uno de los próximos pasos es la visita de un verificador de la UICN, quien se encargará de evaluar el trabajo que se ha hecho hasta ahora. Según se espera, este año se podría entregar toda la información para la postulación a la UICN.  

Frente a todos los esfuerzos adelantados, Pilar Tafur, profesional especializada y líder en el tema desde la CDA, menciona que “las comunidades de la EFI están bastante motivadas porque es una oportunidad de mostrar al mundo, de otra manera, la diversidad biológica y cultural del sitio Ramsar. En este lugar hay 25 comunidades indígenas de diferentes etnias, además de una comunidad campesina, y todos tienen sueños por cumplir en su territorio. Esperan que entrar en la Lista Verde pueda impulsar lo que quieren hacer”. 

Precisamente, algunos de esos sueños están ligados al turismo de naturaleza y más específicamente, al desarrollo de un circuito en el que todas las comunidades puedan ofrecer un servicio distinto, por ejemplo, caminatas de observación de plantas carnívoras, rutas de aviturismo y experiencias de gastronomía local.  

Al mismo tiempo, las comunidades han manifestado su interés en que el proceso de postulación de la Lista Verde fortalezca la construcción de la estrategia de monitoreo de los recursos naturales en el sitio Ramsar, de la mano de la CDA. También, el programa de monitoreo del estado de la fauna silvestre, con el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas SINCHI. Con estos podrán avanzar en el conocimiento y uso de los recursos naturales desde la perspectiva de los pueblos indígenas del sitio Ramsar.  

Sobre esto, Edgar Oleriana, indígena de la etnia puinave e integrante de la Mesa Ramsar, dice que “en la EFI promovemos la conservación y uso sostenible de los recursos naturales, y por esa razón, este programa de la Lista Verde es muy interesante para implementar aquí. Si logramos este reconocimiento, tendremos mucho más apoyo para cumplir con nuestros objetivos y podremos intercambiar experiencias con otras áreas protegidas y conservadas del mundo”. 

Por su parte, Ray Kozma, vicepresidente de la Asociación de Campesinos de la EFI (ACEFIN), confirma las expectativas que las comunidades tienen en el proceso de Lista Verde.  “Nosotros como campesinos estamos alineados con este trabajo y pensamos que desde nuestro lugar podemos contribuir a mitigar problemáticas ambientales y aportar a la conservación. Sabemos que este reconocimiento podría fortalecer al sitio Ramsar desde una perspectiva social, económica y ambiental. Para nosotros, como comunidad productiva, es necesario estar alineados con objetivos de conservación”, concluye.  

Escrito por Redacción

Noticias de Colombia

Medida de aseguramiento para 20 personas por presunto tráfico de estupefacientes en Los Patios (Norte de Santander)

Ley de Garantías: Congreso aprobó la suspensión

La carrera contra el reloj del Congreso para aprobar ley de seguridad que endurece penas