Conecte con nosotros

Tecnología

El esperma de ratón liofilizado sigue siendo viable después de estar en el espacio durante casi seis AÑOS

Publicado

en

Descubrimiento: un estudio realizado por investigadores en Japón encontró que el esperma de ratón liofilizado seguía siendo viable después de estar en la Estación Espacial Internacional (ISS) durante casi seis años.

|

La idea de que los bebés nazcan en el espacio puede parecer más una obra de ciencia ficción.

Pero pronto podría convertirse en una realidad después de que un estudio descubrió que el esperma de ratón liofilizado seguía siendo viable después de estar en la Estación Espacial Internacional (ISS) durante casi seis años.

La radiación no solo no afectó el ADN del esperma o su capacidad para producir ‘cachorros espaciales’ sanos, los científicos estiman que en realidad podría conservarse en el espacio durante más de 200 años sin sufrir daños.

Desplácese hacia abajo para ver el video

Descubrimiento: un estudio realizado por investigadores en Japón encontró que el esperma de ratón liofilizado seguía siendo viable después de estar en la Estación Espacial Internacional (ISS) durante casi seis años.

Cachorros espaciales: la radiación no afectó el ADN de los espermatozoides ni su capacidad para producir descendencia de ratones sanos.  Los espermatozoides se inyectaron en células de ovario frescas en la Tierra (en la foto)

Cachorros espaciales: la radiación no afectó el ADN de los espermatozoides ni su capacidad para producir descendencia de ratones sanos. Los espermatozoides se inyectaron en células de ovario frescas en la Tierra (en la foto)

¿CÓMO AFECTA LA RADIACIÓN AL ESPERMA EN EL ESPACIO?

Para probar si la radiación daña irreparablemente el esperma, un estudio envió muestras de esperma de ratón liofilizado para almacenarlas en la Estación Espacial Internacional durante casi seis años.

Las muestras de esperma se conservaron en pequeñas cápsulas selladas a una temperatura de -22 ° F (-30 ° C).

Los científicos han pensado durante mucho tiempo que la exposición a la radiación espacial de los vientos solares y los rayos cósmicos podría dañar el ADN de los espermatozoides y provocar la transmisión de mutaciones a la descendencia.

Sin embargo, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Yamanashi en Japón encontró que los viajes espaciales a largo plazo no dañaban el ADN de las muestras preservadas en el espacio, en comparación con las muestras de control.

Lea También
Artistas indios descubren NFT, una nueva forma de monetizar creaciones

La radiación no solo no afectó el ADN del esperma o su capacidad para producir ‘cachorros espaciales’ sanos, los científicos estiman que en realidad podría conservarse en el espacio durante más de 200 años sin sufrir daños.

«La radiación espacial no afectó el ADN del esperma o la fertilidad después de la preservación en ISS, y se obtuvieron muchas crías genéticamente normales sin reducir la tasa de éxito en comparación con el control preservado en tierra», dijeron investigadores de la Universidad de Yamanashi en Japón.

El estudio disipa las preocupaciones arraigadas de que la exposición a la radiación espacial podría dañar el ADN de las células y provocar la transmisión de mutaciones a la descendencia.

La falta de congeladores en la ISS siempre ha impedido la investigación a largo plazo en el área, mientras que los estudios previos en la Tierra no han podido replicar la radiación espacial del viento solar y los rayos cósmicos.

Para superar el problema, la autora principal Sayaka Wakayama y sus colegas liofilizaron muestras de esperma de 12 ratones y las sellaron en pequeñas cápsulas, que luego se transportaron a la EEI sin la necesidad de un congelador.

Algunas de las muestras se devolvieron a la Tierra después de nueve meses para confirmar que el experimento estaba funcionando, mientras que dos lotes más permanecieron en la ISS durante casi tres años o casi seis, respectivamente.

Una vez de vuelta en la Tierra, los científicos probaron para ver cuánta radiación habían absorbido las muestras, al mismo tiempo que examinaban si había habido daños en los núcleos de los espermatozoides.

Lea También
Gráficos de ciudades de India, exhibiciones mensuales de artistas y más: cómo Apple Music se está volviendo local

Descubrieron que la estadía en el espacio, ya sea de tres años o seis, no provocó daños en el ADN de los espermatozoides liofilizados.

Los investigadores también rehidrataron los espermatozoides, los inyectaron en células de ovario frescas y las transfirieron a ratones hembras, lo que resultó en el nacimiento de crías sanas.

Utilizando la secuenciación de ARN, determinaron que no había diferencias de expresión genética entre los ‘cachorros espaciales’ y los controles nacidos de espermatozoides conservados en la Tierra.

Congelado: los científicos liofilizaron muestras de esperma de 12 ratones y las sellaron en pequeñas cápsulas (en la imagen) a -22 ° F (-30 ° C).  Fueron transportados a la ISS sin necesidad de congelador

Congelado: los científicos liofilizaron muestras de esperma de 12 ratones y las sellaron en pequeñas cápsulas (en la imagen) a -22 ° F (-30 ° C). Fueron transportados a la ISS sin necesidad de congelador

Los investigadores inyectaron los espermatozoides en células de ovario frescas y las transfirieron a ratones hembras, lo que resultó en el nacimiento de crías sanas.  Esta imagen muestra los embriones del esperma.

Los investigadores inyectaron los espermatozoides en células de ovario frescas y las transfirieron a ratones hembras, lo que resultó en el nacimiento de crías sanas. Esta imagen muestra los embriones del esperma.

En órbita: la Estación Espacial Internacional es un laboratorio de ciencia e ingeniería de $ 100 mil millones (£ 80 mil millones) que orbita a 250 millas (400 km) sobre la Tierra.

En órbita: la Estación Espacial Internacional es un laboratorio de ciencia e ingeniería de $ 100 mil millones (£ 80 mil millones) que orbita a 250 millas (400 km) sobre la Tierra.

«Obtuvimos muchas crías sanas de» crías espaciales «de espermatozoides preservados en el espacio con la misma tasa de éxito que los controles terrestres», dijeron los autores.

«Estos cachorros espaciales no mostraron ninguna diferencia en comparación con los cachorros de control terrestre, y su próxima generación tampoco tuvo anomalías».

Mirando hacia el futuro, Wakayama y sus colegas dijeron que una investigación como la suya era «importante para que la humanidad avance hacia la era espacial».

Sugirieron que en un futuro lejano, el almacenamiento subterráneo en la Luna, como en los tubos de lava, podría ser uno de los mejores lugares para preservar el esperma durante períodos prolongados debido a la protección contra la radiación espacial y cualquier desastre en la Tierra.

Lea También
Por primera vez, pequeños drones ayudan a estudiar las especies marinas amenazadas de India

«En el futuro, cuando llegue el momento de migrar a otros planetas, necesitaremos mantener la diversidad de los recursos genéticos, no solo para los humanos, sino también para las mascotas y los animales domésticos», dijeron los autores.

«Por razones de costo y seguridad, es probable que las células germinales almacenadas sean transportadas por naves espaciales en lugar de por animales vivos».

El estudio se publica en la revista Avances de la ciencia.

EXPLICADO: LA ESTACIÓN ESPACIAL INTERNACIONAL DE $ 100 MIL MILLONES SE SIENTA 250 MILLAS SOBRE LA TIERRA

La Estación Espacial Internacional (ISS) es un laboratorio de ciencia e ingeniería de $ 100 mil millones (£ 80 mil millones) que orbita a 250 millas (400 km) sobre la Tierra.

Ha sido atendido permanentemente por tripulaciones rotativas de astronautas y cosmonautas desde noviembre de 2000.

Las investigaciones realizadas a bordo de la ISS a menudo requieren una o más de las condiciones inusuales presentes en la órbita terrestre baja, como baja gravedad u oxígeno.

Los estudios de la ISS han investigado la investigación humana, la medicina espacial, las ciencias de la vida, las ciencias físicas, la astronomía y la meteorología.

La agencia espacial estadounidense, Nasa, gasta alrededor de $ 3 mil millones (£ 2,4 mil millones) al año en el programa de la estación espacial, un nivel de financiación respaldado por la administración Trump y el Congreso.

Un comité de la Cámara de Representantes de EE. UU. Que supervisa a la NASA ha comenzado a analizar si extender el programa más allá de 2024.

Alternativamente, el dinero podría usarse para acelerar las iniciativas espaciales humanas planificadas hacia la Luna y Marte.

Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias