Buenaventura en Linea
El mercado del arte se obsesiona con la tecnología de la criptomoneda en EEUU

El mercado del arte se obsesiona con la tecnología de la criptomoneda en EEUU

El mundo del arte abraza la tecnología de las criptomonedas. Lo hace, sin embargo, con algo diferente a Bitcoin en cuanto a la forma única que tiene de dar valor a las creaciones digitales. Se trata de los NFT, siglas en inglés de Non-Fungible Token. Es la misma forma de autentificación que usa Jack Dorsey para subastar el primer mensaje que colgó en Twitter. La explosión en popularidad se ve en las búsquedas de la sigla en Google, que se dispararon más de un 90% en los últimos tres meses.

Un NFT es como una pieza o copia digital (token) que no puede intercambiarse. Ahí está precisamente la peculiaridad respecto a una moneda electrónica clásica. Todos los Bitcoins tienen el mismo valor. Cada NFT, sin embargo, lo acumula de forma independiente y eso lo convierte en activo muy atractivo para artistas que quieren monetizar sus creaciones digitales o hacer series limitadas para coleccionistas, en lugar de distribuirlas gratis por Internet. 

La tecnología no es nueva. De hecho, empezó a hacerse popular hace cuatro años entre los artistas. Pero de golpe se está acelerando su adopción. Y como. Solo un día antes de que Christie´s sacara a subasta un collage digital de Mike Winkelmann, el trabajo del artista también conocido en las redes como Beeple se vendió por 6,6 millones de dólares en la plataforma Nifty Gateway. Se convertía así en la pieza de arte digital más cara en una subastada. 

La creación digital está autentificada utilizando la tecnología blockchain y la firma de trabajo encriptado en forma de archivo de imagen, vídeo o sonido no se puede duplicar. El nuevo propietario tiene así la garantía de que compra una copia del trabajo original. Pocos son tan conocidos en esta nueva dimensión del mercado del arte como Beeple. Christie´s, sin embargo, ve que puede capitalizar ese fervor creciente entre los jóvenes coleccionistas.

Reflejo de esa obsesión por con el NFT, a los pocos días la casa de subasta machacaba el récord de Beeple vendiendo una de sus imágenes digitales por 69,3 millones de dólares y convertía así a Winkelmann en un artista más cotizado que Salvador Dalí o Paul Gauguin. Es, además, el tercer artista en vida mejor valorado en el mercado del arte, por detrás de Jeff Koons y David Hockney

Y eso pese a que los propios coleccionistas tratan aún de entender qué significa este cambio. Otra prueba de la popularidad creciente del arte basado en NFT es la decisión da banda Kings of Leon de unir fuerzas con YellowHeart para publicar un primer álbum para coleccionistas utilizando esta tecnología, adicional a la copia física en vinilo. Josh Katz, el consejero delegado de la compañía de minado, explica que gracias a las NFT los artistas reciben los ingresos por sus creaciones directamente y eso permitirá cambiar las cosas en la industria de la música. 

Acceso principal de las oficinas centrales de PayPal en San José (California).

Katz explica que las plataforma streaming provocaron durante la última dos décadas que el valor artístico de la música se perdiera. “La canciones son solo audio”, señala, “ya está”. NFT permite a los artistas ser más creativos al ofrecer sus trabajos digitales como un activo. En otras palabras, les ofrece una nueva forma de empoderamiento más allá de eliminar los intermediarios. 

El impacto del confinamiento por la pandemia en la industria lo hizo más necesario. Nyan Cat, el legendario GIF de un gato gris volando por el espacio mientras deja una estala con los colores del arco iris, acaba de ser subastado por 590.000 dólares. La cantante Grimes, la segunda mujer de Elon Musk, recaudó recientemente seis millones de dólares vendiendo obras de arte representando a bebés voladores en forma de NFT. La actriz Lindsay Lohan y el inversor Mark Cuban son otras figuras conocidas que creen en este activo digital. “El arte es arte”, dice Cuban al referirse a este nuevo espacio que se abre para los coleccionista gracias a las nuevas tecnologías de encriptado, “siempre estuvo disponible en formas ilimitadas”. Es más, augura que los NFT formarán parte del mundo de los negocios como los contratos digitales y blockchain. Chamath Palihapitiya es otro de los inversores que apuestan por el crecimiento de esta nueva forma descentralizada de dar valor a los activos digitales.

La NBA están utilizando las NFT para vender artículos exclusivos para coleccionista e incluso entradas. También le han encontrado utilidad los desarrolladores de videojuegos, para añadir así un nuevo nivel de propiedad más allá de los elementos que se adquieren con el dinero convencional en el juego. La compra y venta de estos activos digitales, como en el caso de la subasta del tuit de Doresey en Valuables, se suelen hacer mediante pagos en Ethereum. 

Es difícil saber, en todo caso, cómo va a evolucionar en el futuro pese a que se da por hecho que el concepto de vender artículos virtuales permanecerá. También si esta nueva forma de dar valor puede vincularse a un activo físico como una joya, lo que técnicamente partiría la propiedad. Hay inversores, sin embargo, que reconocen que este nuevo mundo es fascinante pero que advierten de la creación de una burbuja al ver las sumas que se están moviendo de golpe.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: