Conecte con nosotros

Música, Arte y Cultura

El Petronio Álvarez tendrá 47 grupos en la semifinal, dos son internacionales y son ecuatorianos

Publicado

en

Hubo zonales en Cali, Buenaventura, Bogotá, Istmina, Timbiquí, Villa Rica y Tumaco en las que por más de 50 horas el jurado del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez oyó las propuestas de 157 grupos, todas llenas de magia, ancestralidad, sonido de mar, selva y río, saberes y alegría.

Y de estas 157 se escogieron 47, tres más que en las otras ediciones, porque en este 2019 se presentaron ocho grupos de chirimía de flauta, de los cuales tres pasaron a las semifinales de agosto en Cali. Los demás quedaron como está en el reglamento: 14 en marimba y cantos tradicionales, 10 en chirimía de clarinete, 10 en violín caucano y 10 en libre.

Y otra novedad del 2019 es que por primera vez dos grupos internacionales clasifican a semifinales: la Corporación Artística Internacional Tierra Negra de Esmeraldas y Tunda de Quito, ambos de Ecuador.

Los clasificados en marimba y cantos tradicionales son: Identidad Cultural, Matachindé, Corporación Artística Tierra Negra, Pregones del Manglar, Raigambre, Raíces Folklóricas del Pacífico, Lumbalú, Renacer Iscuandereño, Cañaveral, Tumbos de Cualimán, Tamafrí, Remanso Pacífico, Semillas Ancestrales y Herencia de los Ríos.

En chirimía están: Zaperoko, Ensueños del Pacífico, El Golpe Chocoano, Son de la Manigua, Son Familia, Oro y Platino, Son Yubarta, Pichindé Chirimía, Son y Sabor y Acento Chirimía.

En violín caucano participan: Al Son Ararat, Cantoras de Manato, Romance Norte Caucano, Dejando Huellas, Puma Blanca, Brisas de Mandiva, Nuevo Amanecer Afro, San Padua, Remolinos de Ovejas y Sabor Ancestral.

En agrupación libre concursarán: Bejuco, Fusión Manglares, Pacífico Libre, Sol de Abril, La Tunda, Bembé Chirimía, Bareke Stars, Makana, Afrocumbi y Proyecto Selva Guapi.

Los conjuntos de chirimía de flauta son Chirimía San José, Chirimía Yaré del Río Napi y Mastales.

El Tiempo

Música, Arte y Cultura

Mest-E un talento de Buenaventura que se abre paso en España

Publicado

en

Mest-E un talento de Buenaventura que se abre paso en España

El es Elián Stiven Moran Valenzuela, su nombre artístico es Mest-E. Incursiona en la música como profesional con su tema Llegará un remix del éxito de Micke Towers

Es un  artista urbano que desarrolla géneros como:  Rap, reggaetón , dance hall, latin Pop y hip-hop

“Mest-E” Tiene 20 años y nació en este semillero de artistas del Pacífico Colombiano que es Buenaventura. Actualmente vive en Valencia (España) donde migró a los 17 años.

Y eso no es todo,  además de ser cantante es “dancer Urban fusion”

Migró porque no tenía estabilidad económica en Colombia y quería entrar a la Universidad a estudiar informática pero ya había previsto que no iba a tener dinero.

Mest-E un talento de Buenaventura que se abre paso en España

Su padre (Wilson Eliecer Moran mejor conocido como “el sordo” por su discapacidad auditiva) envejecía y se le había cada vez más difícil ejercer su oficio como albañil y hacerse cargo de sus estudios.

A pesar de sus buenas calificaciones en el colegio (I.E Simón Bolívar) decidió abandonar sus estudios en 11° y migrar a España en donde ya hace 16 años se encontraba su madre(Isabel Valenzuela) la cual ejercía la labor de limpiadora de hogares.

Al llegar a España, se encontró con el hecho de que no podía tener documentación ya que su madre no contaba con los medios necesarios para poder mantener a sus hermanos menores y a él, de modo que, el Gobierno español negó su residencia en dicho país y desde entonces está viviendo como inmigrante en España.

Al llegar tuvo la oportunidad de trabajar limpiando hogares junto a su madre, en un bar limpiando platos, en un mercado clandestino de mercader y carguero y uno de sus trabajos favoritos; coreógrafo y profesor de baile urbano.

Esto le permitió reunir dinero para ir grabar una canción; esta primera canción fue grabada en Chi Home Estudio y su título es “A Mi Suerte” (Disponible en todas las plataformas digitales), esta primera canción la cual fue subida sin video debido a una falta de presupuesto fue bien recibida por el público y esto le ha animado a seguir luchando para conseguir dinero y seguir sacando canciones.

Apoyemos a este talento cuya historia muestra que el esfuerzo y la dedicación valen la pena y que nada es fácil en la vida.

Felicitamos a Stiven y le auguramos desde ya, muchos éxitos.

¡Vamos a su canal, sigámoslo y démosle like para apoyarlo! 

Buenaventura en Línea apoya el Talento Pacífico.  Si eres un artista independiente que necesita difusión, no dudes en contactarnos – [email protected] – WhatsApp/Instagram  3162674964.  No tiene costo y no tenemos intermediarios. No se deje engañar.

Seguir Leyendo

Cocina del Pacífico

Encocado de jaiba estilo Buenaventura

Publicado

en

El Encocado de jaiba es una comida típica de Buenaventura muy rico en vitaminas y proteínas.

El Encocado de jaiba es una comida típica de Buenaventura muy rico en vitaminas y proteínas.

Ingredientes

 5 porciones
  1. 10 lb jaiba
  2. 1/2 lb tomate rojo
  3. 1/2 lb cebolla cabezona
  4. 1/2 lb cebolla larga
  5. 1/2 lb pimentón rojo
  6. 1/4 aceite
  7. 5 dientes ajo
  8. 1/2 chuspa leche de coco
  9. al gusto color, pimienta, sal y comino
  10. 1/2 cubo caldo rico y/o maggi

Pasos

  1. Picar el tomate la cabezona, el pimentón, la cebolla larga y el ajo. Luego en un sartén agregar aceite y freír.

  2. Luego en un wok poner las jaibas y bañarlas con el refrito, agregar la mitad de la leche de coco y agregar la sal, pimienta, color, comino y el medio cubo de caldo.

  3. Poner a cocinar por 20 minutos, mientras se consume la leche de coco agregar el resto, dejar 10 minutos más y luego bajar dejar reposar y servir

    DIRSA DALILA

    Publicada por

    DIRSA DALILA

    Comparte esta receta con tus amigos y familiares.  Te lo Agradecerán!

    Quieres que publiquemos tus recetas,  envíalas a [email protected] o pide acceso para publicarlas tu mismo(a)
Seguir Leyendo

Música, Arte y Cultura

Los poemas que combaten el silencio que dejó el conflicto en Buenaventura

Publicado

en

Los poemas que combaten el silencio que dejó el conflicto en Buenaventura

Artículo original de Ever Andrés Mercado Puentes diario El Espectador

Madres y familiares de 12 jóvenes asesinados en abril de 2005 en Buenaventura, esperan lanzar a fin de año un libro de poesías, creadas por estas mujeres desde hace décadas como una forma de hacer memoria y aliviar el dolor causado por la violencia paramilitar en el barrio Punta del Este.

Señores vengo a contarles,

una tragedia ¡y qué tortura!

Que el 19 de abril

sucedió en Buenaventura.

Los que vivimos ese día

¡qué tragedia dolorosa!

¿Qué es lo que ellos se planearon

para hacer horribles cosas?

Este es un fragmento de “Los Doce” un poema hecho por Regina Valencia y Bolivia Aramburo, dos de las madres de los doce jóvenes masacrados el 19 de abril de 2005 en el distrito de Buenaventura (Valle del Cauca). Esta, así como muchas otras creaciones, fueron la forma de hacer resistencia ante el dolor causado por la violencia en el barrio Punta del Este. Hoy, a través de esos escritos luchan para construir memoria en su comunidad a través de la iniciativa Catanga Literaria y el libro Contra el Silencio, Todas las Voces.

Hace poco más de un mes Lina Marcela Piedrahita, una joven bonaverense de 21 años y quien coordina la iniciativa Catanga Literaria, no tenía en mente que estaría visitando a Bolivia Aramburo y Regina Valencia en el barrio Punta del Este, comuna cinco de la ciudad. “Nunca tuve la intención personal de ir a conocer el barrio y las madres, no antes de iniciar un proyecto en el que estoy vinculada con la Comisión de la Verdad, un proyecto que se llama ‘Voces por la memoria’”. Ahí las conoció, en un taller en el que ellas participaban con un par de poemas inéditos sobre lo vivido el día de la masacre. “Cuando yo escuché esas poesías dije Dios mío, qué gran talento tienen para narrar lo vivido y pensé que debía hacer algo con estas mujeres”.

Lo que escuchó Lina ese día era el resultado de canalizar a través del arte el dolor que ellas y su comunidad sintieron al perder a once jóvenes hace quince años a manos de grupos paramilitares. El martes 19 de abril de 2005, los adolescentes, que tenían entre 16 y 22 años, habían sido invitados por un desconocido a jugar un partido de fútbol en la localidad de Dagua (a 15 minutos del casco urbano de Buenaventura) con la promesa de que el equipo vencedor ganaría $200.000. Once chicos fueron. Esa noche ninguno regresó y nadie supo de su paradero hasta que los encontraron dos días después, sin vida y con signos de tortura. Además de ellos, encontraron el cuerpo de otro adolescente que hasta hoy sigue sin ser identificado.

Los sacaron de su barrio

El mismo día los llevaron

A un lugar solitario.

Aprovecharon de su nobleza

y a los doce los torturaron.”

Los poemas que combaten el silencio que dejó el conflicto en Buenaventura

Forto: Ever Andrés Mercado. El espectador

De ese duelo nacieron desde el 2017 (doce años después) las poesías que hoy usan como una forma de narrar el conflicto vivido, hacer protesta y pedir justicia. Con el paso de los años, se han acumulado ideas y borradores, sin embargo, las creaciones definitivas están solo en la mente de las madres y familiares cercanos de los jóvenes masacrados. El problema de esto es que el paso del tiempo puede hacer de las suyas y hacer perder todo lo que han hecho.

Negada a que eso sucediera, Lina aprovechó una reunieron con las madres en casa de Judy, una amiga en común, en la que habían acordado verse para comer un tapao de pescado. Entró, entregó las yerbas que traía de su casa para el plato y les contó la idea de hacer un libro que recopilara todas sus poesías y las manifestaciones artísticas de cualquier persona del barrio que quisiera sumarse. “China”, como le dicen de cariño a Regina, recuerda las palabras que le contestó a esa muchacha que llegaba con la idea loca de hacer un libro:

  • “Mire, yo ya no estoy en eso, yo tengo 71 años y las dos (Regina y Bolivia) hemos caminado mucho, toda una vida en la misma cosa, siempre contando lo mismo y no se ven los resultados, no hemos recibido apoyo de nadie y ahora tampoco voy a poner escalera pa’ que una joven suba”.

– “Vea, así usted me diga que no, el libro va porque va, porque la idea es mantener la memoria y hacerlo desde nosotras”, le respondió Lina, explicándoles que sería un trabajo entre ellas, que no venía de parte de alguna organización y que por eso sería difícil pero no imposible.

Las convenció. Diez días después ya estaban planeando cómo lo harían, a quiénes vincularían y de qué manera conseguirían el dinero necesario para la publicación. Al proyecto lo llamaron Catanga Literaria: Catanga, como el instrumento de pesca artesanal para recoger peces y camarones de agua dulce. Es un cilindro hecho con palos de madera que se instala contra la corriente del río y donde quedan atrapados sábalos y gualajos; y literaria porque eso pescarán, literatura. Para ellas, el libro que llamarán Contra el Silencio Todas las Voces termina siendo su propia catanga, su instrumento para recolectar todos los saberes que “nadan” en la oralidad.

“Unos son resistentes

Ponen su vida a la suerte,

No dejan su territorio

Así les toque la muerte”

“Nos fuimos a buscar a las madres que también habían perdido a sus hijos –las que quedan en el barrio-, buscamos a las primas y a sus familiares que siguen en Punta del Este”, cuenta Lina. Tras esta búsqueda conformaron un grupo de 10 mujeres que no solo hacían poesía, sino que tenían otros talentos y que veían en las coplas, arrullos, alabaos, refranes y rezos la mejor forma para narrar lo que pasó y cambiarle la cara al barrio.

De igual manera, iniciaron con los encuentros en los que, entre charla y charla, han salido creaciones artísticas de ellas o de la comunidad. Mientras eso sucede, Lina las graba con su celular para luego transcribir lo que dicen y así empezar el libro.

Paralelo a esto, han tenido que rebuscarse la financiación para la impresión del libro. Dos semanas atrás iniciaron con una venta de sancocho, pero como no tenían los ingredientes subieron un video a Facebook e Instagram contando lo que harían. “Nosotros primero hicimos la lista de lo que necesitábamos, hicimos una transmisión en Facebook. Y les dijimos a la gente en el video ‘vea, esto es lo que nosotras necesitamos’ y la gente se sumó con una papa, una libra de sal, el aceite, nos regalaron dos pollos, los recipientes para servir el sancocho, nos cedieron el espacio para hacerlo. Fue algo muy bonito, nosotras no pusimos nada”, cuenta Lina sobre el apoyo que recibieron.

Con los fondos recogidos del sancocho hicieron una rifa. Recorrieron todo el barrio para entregar los tablones a las integrantes. Fueron a la casa de doña Segunda Aramburo, de doña Melva Valencia, Mélida García, Francisca Valencia y a la casa de toda persona que quisiera apoyar. Durante una semana vendieron cada puesto “a $500 pa’ ganar $200.000″.

15 años ya cumplidos,

mi corazón siente dolor

acabaron con los sueños

de un grande jugador.

En el 2005, señores,

la violencia estaba dura,

los que vivimos ese día:

¡Tragedia en Buenaventura!

A pesar que llevan poco tiempo en la ejecución de la Catanga Literaria y la grabación de las manifestaciones orales, ya empezaron a ver frutos de su trabajo. Por un lado, dos de sus poesías inéditas ya se encuentran registradas ante la Dirección Nacional de Derechos de Autor y pronto esperan registrar más. Por el otro, también consiguieron que una editorial les ayudara con la producción del libro que, estiman, esté listo para diciembre. Ellas solo pagarán lo que cuesta la impresión. Además, a raíz de este proceso las contactaron para participar en el Primer Encuentro Internacional de Poesía Lecturas Urgentes, organizado por la Fundación Grainart que se realizará de manera virtual del 23 al 27 de Noviembre.

Regina, Bolivia y Lina están convencidas de que esta es la mejor manera para hacer memoria y cambiar la imagen que tiene el barrio por la presencia que grupos armados ilegales han ejercido durante años. Bolivia asegura que el libro servirá para todos, pero espera que sea de mayor ayuda a las nuevas generaciones “para que se den cuenta los que ya nacieron y los que están por nacer, qué es lo que sucedió en la ciudad de Buenaventura en 2005 porque nosotros nos vamos, pero quedará el libro con los nacientes”.

Por su parte, “China” sabe muy bien que el camino para el libro apenas empieza y que cada verso allí plasmado será el ruido necesario para eliminar el silencio que la violencia ha dejado en sus calles. “Este libro dirá lo que sucedió para que no haya más repetición. Yo no quiero que más madres pasen por este dolor, que dejen que Dios les dé a sus hijos su hora, pero no que otro les arrebate la vida.” Por eso, contra ese silencio, están sus voces y la de todo aquel que se quiera sumar.

En el 2017 salieron dos mentes finas,

autoras de estos poemas

Bolivia y doña Regina.

Aquí le quedan estos poemas

porque es tarde y se me olvidan,

para que tengan presente

a estas humildes campesinas.

*Si desea contactarse con la iniciativa Catanga Literaria, puede realizarlo a través de su cuenta de Facebook e Instagram

Nota: los fragmentos de poemas aquí anexados son propiedad intelectual exclusiva de Regina Valencia y Bolivia Aramburo. Para ser reproducidos en otros espacios, las autoras deben manifestar su acuerdo. Los fragmentos presentados, pertenecen a los poemas “Los Doce”, “Dolor en Yurumanguí” y “líderes Sociales” y las autoras han recibido una previa consulta para compartir sus creaciones.

Fuente: Ever Andrés Mercado Puentes diario El Espectador

 

 

Seguir Leyendo

Tendencias