Buenaventura en Linea
‘El regreso a las clases presenciales ha sido lento’ | Economía

‘El regreso a las clases presenciales ha sido lento’ | Economía

Con su libro ‘La educación en Colombia’, Moisés Wasserman, exrector de la Universidad Nacional busca mostrar un panorama justo de los avances que ha habido en esta materia a nivel local, y relata varios de los aspectos que, en su opinión, hay que mejorar.

En entrevista con Portafolio el químico se refirió además, a la actual coyuntura por la que atraviesa el país.

¿Cómo ve la apertura de colegios y los futuros impactos?

La apertura de colegios es una necesidad sentida de hace mucho tiempo. Ha habido un impacto negativo en el aprendizaje y la parte emocional de los niños, con más relevancia en los que quedaron desconectados.

Hay trabajos en el mundo que dicen que el colegio es un lugar protector. El regreso a las aulas es fundamental, yo me alegro mucho que haya empezado, aunque diría que en algunos municipios ha sido tímido.

En lo referente al impacto, uno es el que ya se dio y que seguramente va a ser objeto de reparación. Y por otro lado, se han hecho muy evidentes carencias como la mala conectividad, y ahí hay una tarea importante. Además, la pandemia hizo evidente que muchos maestros no estaban preparados para usar los sistemas virtuales y hay que hacer un énfasis fuerte en la preparación en técnicas de virtualidad.

¿Por qué no han prosperado los esfuerzos en la educación?

Han prosperado en alguna medida. Es decir, no se puede negar que fue un progreso el hecho de que hayamos pasado en un siglo de un analfabetismo de alrededor del 80% al 5%, o que la cobertura de la educación básica haya pasado del 20% al 100%, y la educación superior de 4% al 54%.

Decir que no pasó algo es no mirar los hechos. Pero por otro lado falta mucho. Tenemos campos críticos: la edad temprana; problemas en la educación media, donde la cobertura bajó y eso estimula la deserción; hay un problema de diferencia de calidad que genera inequidad. Diferencias entre lo público y lo privado, entre lo urbano y lo rural, entre lo rural y lo rural disperso, diferencias de género, y étnicas.

¿Cuál es el mayor problema con la primera infancia?

En la ley está prevista como obligatoria la educación básica y un año de preescolar, que son niños de seis años, pero para los que están entre cero y cinco no hay lineamiento y es una edad absolutamente crítica en la formación de la persona, y solo hasta hace 14 años empezamos a pensar en esto.

El sistema educativo y de bienestar familiar han hecho esfuerzos, pero todavía no está muy claro en la institucionalidad que este sea un problema educativo y no un problema de cuidado. Es decir, no basta con llevar los niños a una casa para que estén refugiados y darles un refrigerio, sino también tiene que haber un desarrollo de sus capacidades y en eso nos falta mucho.

¿Cuáles son algunos problemas de la educación superior?

La autonomía es una opción que Colombia escogió y es válida en muchos sentidos. En el caso universitario esta es de carácter constitucional. Pero cuando hay autonomía, también hay errores que el sistema trata de compensar con un mecanismo de vigilancia, pero muchos juzgan que debería haber una regulación más rigurosa sobre las competencias.

En la ley 30, de educación superior se fijó que las adiciones anuales a los presupuestos se hicieran de acuerdo con el IPC y la intención del legislador era poner mínimo el IPC, pero los gobiernos decidieron que ese iba a ser el tope. Y es evidente que la educación aumenta muy por encima del IPC porque hay una transformación mayor, y esta es una de las causas del desfinanciamiento de las universidades públicas. Aunque la privada tiene otros problemas, nada despreciables.

La formación técnica y tecnológica ha crecido bastante, pero hay un problema educativo o cultural que considera estas educaciones como un paso para llegar a la educación universitaria, como pasos intermedios, y eso ha sido negativo. Y por otro lado esta no va a progresar mientras sigan siendo bajos los salarios de enganche.

Usted plantea varias dificultades con la formación de docentes.

Ahí trate de ser claro en que hay docentes que tienen un mérito extraordinario, pero también uno recuerda algunos docentes que no fueron tan buenos. Cuando se mide el progreso de los estudiantes en las pruebas este es muy lento y a veces no lo hay.

No es el único factor, pero uno de ellos es ponerle cuidado a cómo se están formando los maestros y tenemos que mirar cómo podemos mejorar esa situación con estudios complementarios o reformas.

Otro de los puntos críticos es la muy mala preparación de maestros en matemáticas y en ciencias y esto hace que los estudiantes asuman que no son buenos en estas disciplinas. El número de estudiantes estudiando ciencias y matemáticas es apenas un 1,7%.

El de la educación es el rubro más grande del presupuesto, ¿es suficiente?

Sí es el mayor rubro, pero si uno evalúa el costo por estudiante pues está por debajo de aquellas naciones, incluso en la región, que son más exitosas en su educación. Entonces si bien es el rubro más importante, se puede mencionar muchos puntos donde evidentemente no es suficiente. Obviamente es un problema complejo, pero es indudable que una financiación inadecuada no puede dar resultados adecuados.

¿Qué opina sobre el Ministerio de Ciencia y su integración con el de educación?

No conozco en detalle cómo está funcionando, yo esperaría que hubiera una relación muy buena, ya que en Colombia el 90% de las investigaciones científicas se hacen en universidades.

Es un Ministerio que escasamente tiene un año, pero es sumamente importante porque en todos los diagnósticos que se han hecho sobre el país hay rezago en generación de conocimiento y en la capacidad de innovación, que cada día son factores que pesan más en el desarrollo de los países.

María Camila Pérez Godoy

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: