Buenaventura en Linea
El TSE se estrena con tecnología propia

El TSE se estrena con tecnología propia

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) defendió el estreno de su tecnología “hecha en casa” utilizada en las elecciones del domingo pasado con un ejemplo: la primera acta con 36 votos válidos que recibió el sistema de procesamiento de resultados electorales preliminares llegó desde San Alejo, un municipio enclavado entre cerros y montañas en el departamento de La Unión, en el oriente de El Salvador, a 190 kilómetros de la capital.

Sin embargo, una hora antes de esa primera transmisión, el magistrado del TSE, Noel Orellana, reconoció que el proceso podía fallar; por lo que aseguró que “habían tomado las providencias del caso”. Una acción que, de ser necesaria, implicaría volver al método utilizado tres años antes, tal y como ocurrió en las elecciones de 2018: “Como último recurso podemos llenar a mano los formatos de las actas con el aval de la Fiscalía General de la República, de la Procuraduría y los observadores que van a dar fe de la transparencia”.

Por la noche, cuando ya habían pasado cuatro horas del cierre de la mayoría de los 1,595 centros de votación, el técnico del TSE, Eduardo Lozano, anunció, entre aliviado y orgulloso, que no había sido “necesario (volver a) los grandes pliegos de papel ni la cantidad enorme de trabajo para poder marcar la preferencia de cada uno de los votantes”.

“Yo lo advertí cuando decían que querían volver a usar actas manuales. Si no hubiéramos usado la tecnología, todavía estuviéramos contando votos”.

Julio Olivo, Magistrado del TSE.

“Este sistema, hecho por gente salvadoreña, por profesionales salvadoreños, será un parteaguas en donde la modernidad entre a nuestro sistema electoral”, aseguró el técnico frente a observadores internacionales y un puñado de cámaras y celulares.

Sin embargo, Lozano reconoció que el sistema aún puede ser mejorado y, por eso, dijo que tenían el apoyo de “una empresa local que tiene un sistema muy sofisticado para la detención y corrección de cualquier tipo de amenaza”. Además, destacó la ayuda del Centro Criptológico Nacional de España y de Estados Unidos.

Ayer por la mañana, cuando los monitores instalados en el salón del hotel convertido en sede temporal del TSE presentaban un poco más del 80 % del avance del escrutinio preliminar, Lozano reconoció algunas deficiencias en la transmisión de resultados.

“Como todo proceso, existen detalles que siempre salen; pero el sistema funcionó. Como TSE aprendimos la lección de capacitar a más gente, sin embargo, se dieron las condiciones para que la gente practicara”, dijo flanqueado por los magistrados en pleno del TSE.

El Tribunal capacitó a más de 84 mil personas para que integraran las Juntas, sin embargo, durante la madrugada del día de la elección Nuevas Ideas y Cambio Democrático pidieron cambio de unas 3,000 personas, confirmó el magistrado Guillermo Wellman. Esa modificación de los partidos implicaba incluir en las Juntas a personas no capacitadas en el uso del sistema de registro y transmisión.

Por la noche, cuando ya el escrutinio preliminar tenía cerca de cuatro horas de haber comenzado, Nuevas Ideas también reclamaba acceso a los datos en bruto que estaba recibiendo el Centro Nacional de Procesamiento de Resultados (CNPRE) desde los centros de votación.

“Ese acceso que nos han dado es la misma página web que está publicada a la ciudadanía en general, solo que en un servidor interno. Nosotros lo que necesitamos es acceso a las actas que vienen antes que se procesen para ver la cola de procesamiento, para ver si es lo mismo lo que se está publicando”, dijo Vladimir Hándal, secretario de Innovación de la Presidencia, en unas declaraciones que dio afuera del edificio donde funciona el CNPRE.

Hándal antes, durante y después de las elecciones reiteró que el sistema que desarrolló y utilizó el TSE tenía fallas. Este mensaje lo replicaron varios funcionarios del Gobierno, incluso ayer, cuando el procesamiento de actas ya estaba arriba del 75 %.

Escrutinio final

El Tribunal Supremo Electoral ya tiene preparadas las 49 mesas donde técnicos, Juntas Departamentales Electorales, Juntas Municipales Electorales y vigilantes de partidos políticos, en compañía de la Fiscalía y Procuraduría, realizarán el escrutinio final que dejará en firme los resultados de las elecciones legislativas y municipales 2021. La ley establece que ese recuento definitivo de votos, que se realiza al verificar las actas, debe iniciar 48 horas después de realizados los comicios.

Julio Olivo, uno de los magistrados, también defendió el uso de la tecnología en las Juntas Receptoras de Votos: “Derrotamos esas tesis oscurantistas que decían que la tecnología iba a fallar. Ahuyentamos a esas aves de mal agüero. Más del 90 % de los equipos funcionaron”, dijo.

Además, aprovechó para defender su posición inicial de apostarle al uso de la tecnología, algo a lo que en un principio se oponía la magistrada Dora Esmeralda Martínez, presidenta del TSE.

“Yo lo advertí cuando decían que querían volver a usar actas manuales. Si no hubiéramos usado la tecnología, todavía estuviéramos contando votos”, señaló Olivo a las 11 de la mañana de ayer.

La presidenta promovió el uso de actas manuales en el escrutinio preliminar luego de que en la prueba nacional de votaciones hubo problemas de conexión y de logística en la entrega de los equipos informáticos.

Públicamente dijo que ella prefería el llenado manual de actas aunque esto implicara retrasar la divulgación de resultados. Su propuesta no hizo eco en el resto de magistrados quienes dijeron que llenar el acta a mano era un retroceso. Sin embargo, Martínez terminó por reconocer el rol de la tecnología.

Quejas

Nuevas Ideas quedó disconforme: se quejó de no tener acceso a la recepción en bruto de los resultados electorales. El resto de partidos políticos tampoco podía acceder a esto, confirmaron varias fuentes. El Gobierno reiteró que desconfiaba del sistema.
 

Tags:

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: