Buenaventura en Linea
El último ‘round’ de Claro sobre el status dominante | Economía

El último ‘round’ de Claro sobre el status dominante | Economía

La Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) puso fin, por ahora, a un problema que venía enfrentando a los operadores de telefonía móvil del país desde 2016: definir si Claro tenía o no una posición dominante en el mercado.

(Lea: Claro sí tiene dominancia en el mercado: CRC)

El viernes la entidad emitió una comunicación en la que determina que, tras haber realizado un análisis integral de competencia, pudo constatar, en primera instancia, la dominancia del operador en el mercado de servicios móviles, el cual cobija los servicios de voz y datos móviles.

(Lea: Claro abre ofertas laborales en desarrollo tecnológico)

La CRC aclaró, sin embargo, que se abstuvo de “imponer medidas”, y que “continuará con el monitoreo del mercado en el marco de sus competencias”, mientras que para la compañía quedó abierta una posibilidad de imponer un recurso de reposición.

A esta decisión, Claro respondió asegurando que “hará uso de todos los recursos legales a su alcance para su defensa”, y que la CRC tomó la decisión, sin evidencia alguna de una falla en el mercado. Claro enfatizó en que hoy hay 12 prestadores de servicio, que se han reducido en más de 50% los precios al público, y que “la decisión de la CRC desincentiva las inversiones de Claro y del sector en el país”.

IMPLICACIONES

Pero, ¿qué efectos prácticos tiene esta decisión? Este tipo de medidas buscan corregir una falla de mercado en la cual uno de los competidores, desde una posición privilegiada, afecta a los otros actores.

Para el exdirector de la CRC y exsuperintendente de Industria y Comercio, Pablo Márquez, esta decisión tiene dos objetos principales, y aseguró que, al ser considerado dominante, “inmediatamente le aplican las reglas de abuso de posición de dominio, que son reglas que aplica la Superindustria en casos de competencia”.

Por otro lado, Márquez aclaró que desde la CRC esta decisión permite, en una siguiente instancia, definir unas medidas particulares aplicables a los dominantes para mitigar el efecto que tiene la posición de dominio en el mercado.

“El decreto 2153 de 1992 dice que cuando una empresa es dominante en el mercado tiene unas limitaciones, una de ellas es que no puede vender por debajo de costos, otra que no puede discriminar precios, y que no puede ejercer ventas atadas, una empresa que no es dominante de alguna manera sí puede hacer eso, lo que limita la capacidad que tiene ese operador de hacer ofertas en el mercado”, explicó.

Por su parte, el experto en el sector TIC, Marc Eichmann, enfatizó en que “lo que es sancionable no es tener una posición dominante, sino abusar de ella”, y recordó que en los últimos años la compañía ha realizado inversiones en el mercado que le han otorgado esa posición.

“A diferencia de años atrás, ya no existen mecanismos disponibles en el mercado móvil para ejercer una posición dominante, como los cargos de acceso, y los operadores podían hacer que llamar dentro de su propia red fuera más barato que llamar a otros operadores”, dijo.

Así mismo, Jorge Negrete, presidente de Digital Policy & Law Group, explicó que el mercado colombiano tiene ciertas particularidades que harían más compleja la decisión final de la CRC sobre la dominancia de Claro.

El jurista mencionó que a diferencia de la mayoría de países, en que hay una tendencia a la consolidación de los operadores, como Brasil o EE. UU., Colombia tiene varios, e incluso, recientemente ingresó uno nuevo, Wom, y además, aún tiene inversiones de capital público en el sector.

A esto, según Negrete, se suma que el país tiene uno de los ingresos promedio por usuario más bajos de Latam. “Si tienes tan bajos ingresos y muchos operadores, tienes un mercado descapitalizado con problemas de estrés en la inversión muy graves”, asegura.

“Los temas de poder sustancial de mercado son muy difíciles de verificar, porque es un mercado altamente distorsionado, tiene muchas ineficiencias y pasivos que generan una distorsión en el sistema de competencias”, indicó Negrete, para quien el problema del sistema de Colombia no es un asunto regulatorio, sino de política pública, y se debería buscar la consolidación de los operadores.

REACCIÓN DE OPERADORES

Tras conocerse la decisión de la CRC, los principales competidores se manifestaron. Telefónica Movistar dijo que “es un paso que beneficiará a todos los colombianos, pero también advierte la necesidad de que el regulador tome medidas diferenciales para controlar esta situación en defensa de los usuarios y de la libre competencia”.

Por el lado de Tigo, el operador dijo que respeta y se acoge a la decisión del ente regulador. “Queda- mos atentos al monitoreo que se hará al proceso, según lo determinó la CRC”, expresó.

Mientras que Wom, el jugador más nuevo del mercado, sostuvo que “es absurdo que un operador aproveche sus ingresos y cuota de mercado para incurrir en prácticas que
limitan el desarrollo de la libre competencia”.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: