Buenaventura en Linea
¡Emociones sin aplausos! El aliento de los hinchas ha estado ausente en las tribunas

¡Emociones sin aplausos! El aliento de los hinchas ha estado ausente en las tribunas

El 7 de diciembre de 2019, ante más de 40 mil espectadores vestidos de rojo en el estadio Pascual Guerrero, América celebraba su estrella número 14 después de haber vencido a un difícil Junior que, antes de la final, era el gran favorito para quedarse con el título.

Mientras el delirio, el carnaval y las serpentinas salían de todos los rincones de las tribunas por un público eufórico, en la grama los jugadores se abrazaban, festejaban y no se cansaban de dedicarle la gesta a esa afición que tampoco paraba de aplaudirlos.

Un año y 20 días después América volvía a celebrar un título, esta vez en El Campín de Bogotá, luego de superar a Santa Fe, y ante un estadio completamente vacío.

Si el partido final del 2020 hubiese sido en el Pascual, la historia hubiera sido similar a lo que se vio en El Campín, soledad absoluta, y muy diferente a la de diciembre del 2019, que tuvo estadio lleno.

“Lamentablemente no pudimos tener la compañía de la hinchada que siempre nos apoya, esta es una celebración diferente, pero tocó así”, dijo en su momento Yesus Cabrera, jugador del América.

Y es que como América, todos los equipos en el mundo de fútbol, baloncesto u otro deporte, tuvieron que acostumbrarse a que sus gestas no contaran con testigos en las tribunas como antes.

El derbi Barcelona-Real Madrid, que ganó el cuadro blanco 3-1 el 24 de octubre del año pasado, en circunstancias normales hubiera tenido más de 70 mil personas en el Camp Nou.

Pero las medidas tomadas por la pandemia hicieron que los eventos deportivos se desarrollaran sin público, y por eso la prensa española calificó ese duelo como ‘el clásico del silencio’.

“Una pena que esta clase de partidos que generan mucha expectativa se haya jugado sin afición”, analizó el capitán del Real, Sergio Ramos.
Y es que tener las gradas abarrotadas produce motivación en muchos jugadores, y pánico en otros.

“Yo, por lo menos, era de los jugadores que cuanto más público veía, más jugaba, porque eso me fascinaba. Pero hay algunos que cuando los estadios están llenos, entran con miedo”, dijo el exmundialista colombiano Adolfo ‘El Tren’ Valencia a la AFP.

Cristiano Ronaldo, uno de los más aplaudidos, dijo que era una decepción jugar en escenarios vacíos.

“Jugar sin público es como ir a un circo sin payasos, o un jardín sin flores. A los jugadores no nos gusta, pero ya me estoy acostumbrando. Medito previo al partido con la idea establecido que el estadio estará desierto”, reflexionó la estrella de la Juventus.

“Echamos de menos al público”
Los Grand Slams de tenis también tuvieron que cerrar sus puertas y sus torneos durante la crisis fuerte de la pandemia en el 2020, pero después, paulatinamente retomaron actividades con algunos torneos sin aficionados.

Eso produjo reacciones como la del español Rafael Nadal, uno de los que más admirados y quien de un momento a otro se vio solo en una pista ante el rival, el juez y los ‘recogepelotas’.

“Echamos de menos al público, en cualquier evento es una parte básica del éxito y sin público es menos emocionante. Jugué solo tres torneos con estadio vacío y solo en Roland Garros había cerca de 1500 personas en un estadio de 17.000; es muy poco, pero algo es algo”, dijo Nadal.

Otro de los grandes tenistas de la historia, el suizo Roger Federer, también señaló lo duro que es para él jugar sin público en las gradas.

“Uno no se imagina competir en un estadio vacío. Por mucho que cuando entrenemos no haya gente, competir es diferente. Es difícil para mí disputar grandes torneos a puerta cerrada”, declaró Federer, quien como Nadal y Djokovic, es de los más seguidos por los aficionados al deporte blanco.

La NBA, también golpeada
Otro de los espectáculos que tuvo que reiniciar actividades sin el aliento de los aficionados fue la NBA, lo que fue traumático para grandes estrellas.

“No me gusta jugar así, se necesitan los fans, es por lo que juego. No juego por mis compañeros, lo hago por los aficionados. Si aparezco en un pabellón y no hay aficionados en la grada no me gustaría jugar”, dijo LeBron James, figura de los Lakers y de la NBA.

El show de la cesta tuvo que hacer una burbuja, reunir los equipos en Disney y reiniciar el torneo hasta la fase final que ganó el equipo angelino, sin el colorido y aliento de los aficionados.

El regreso del público a los escenarios ha sido lento porque primero se
ha priorizado la salud.

Pero quedó claro que en el 2020 y parte de este año, los golazos, las ‘volcadas’ en la NBA o un gran revés en el tenis, para citar tres de los deportes más afectados por la pandemia, se han tenido que celebrar en silencio, sin el colorido y la emoción que salen desde las gradas por culpa de un virus que se resiste a dejar la ‘cancha’.

¿Hinchas son claves?
Los hinchas juran que su aliento es vital para que su equipo gane en casa.
Y no se equivocan, al menos en Sudamérica, donde en tiempos de gradas vacías las derrotas y los empates de los locales han aumentado.

La presencia de aficionados en las tribunas parece influir en el desempeño como locales de los equipos de Argentina, Brasil y Uruguay, según un conteo estadístico realizado por la AFP sobre las últimas tres temporadas de esas ligas, con más ganadores de la Copa Libertadores.

La pandemia desoló al legendario Maracaná, hogar del Flamengo. En el bicampeonato que ganó con sufrimiento la semana pasada en la última jornada, el ‘Fla’ tuvo un rendimiento del 56% en el templo suramericano.
En 2018 había sido de 77% y en 2019 de 92,9%.



Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: