Buenaventura en Linea
Enero, un bache para el clima de reactivación | Economía

Enero, un bache para el clima de reactivación | Economía

Los resultados a la baja que tuvieron en enero sectores claves de la economía se convierten en un ‘bache’ para la anhelada recuperación del 2021.

(Los retos que afrontarán las organizaciones para volver a crecer). 

Ayer el Dane presentó el movimiento de la industria manufacturera, el comercio minorista, la construcción y el turismo en el primer mes del año.

En estos datos influyen, en primer lugar, la comparación con el mismo mes del 2020, cuando todavía no había pandemia, así como los cierres y restricciones que impusieron las autoridades para enfrentar la segunda ola del virus.

(El 55,3% de los proyectos de la reactivación no han iniciado). 


Por un lado, la industria manufacturera registró una contracción de la producción de 1,6%, y en los últimos 12 meses el acumulado es de -8,3%.

Según Juan Daniel Oviedo, director del Dane, enero tuvo un perfil de producción de acumulación de inventarios porque las ventas reales tuvieron una contracción del doble: -3%.

“La profundidad de la contracción para el mes de enero, respecto al mismo mes del año pasado, en cierta forma está asociada en que veníamos de ver un crecimiento de la producción real de 3,6% y debemos prepararnos para que los resultados de febrero también tengan un efecto base muy importante, porque en ese mes de 2020 venía creciendo 4,6%”, explicó.

Para el funcionario, las medidas restrictivas en las principales ciudades para frenar el avance del segundo pico de coronavirus trajeron un efecto marcado y profundo.

En la producción manufacturera, tres actividades sobresalen en el descenso: fabricación de vehículos automotores, industrias básicas de hierro y acero y elaboración de bebidas.

Por su parte, las ventas del comercio minorista mostraron una caída de 6,4% frente al igual mes del año pasado.

Doce líneas de mercancía registraron variaciones negativas en sus ventas reales, en tanto que siete obtuvieron incrementos para el mes en cuestión.

La línea con mayor contribución negativa fueron combustibles para vehículos automotores, con una variación de -9,0% y una contribución de -1,9 puntos porcentuales al resultado.

Le siguieron prendas de vestir y textiles, con una variación de -32,6% y una contribución de -1,4 puntos porcentuales; y vehículos automotores y motocicletas principalmente de uso de los hogares, con una variación de -15,3% y una contribución de -1,4 puntos porcentuales.

En contraste, la línea de mayor contribución positiva fue equipo de informática y telecomunicaciones para uso personal o doméstico, con una variación de 42,3% y una contribución de 1,3 puntos porcentuales.

Para los 12 meses, el acumulado de la variación del comercio al por menor es de -8,7% en las ventas.

Al analizar el desempeño de la industria y el comercio en enero, así como las perspectivas, Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, se mostró optimista.

“Pensamos que con la disminución de las restricciones de movilidad que comenzó a finales de enero y con las que estamos incluso en marzo, estos sectores se van a seguir reactivando y vamos a tener una consolidación de la actividad económica durante el primer trimestre del año”, consideró.

LA CONSTRUCCIÓN 

Otro reporte que entregó el Dane fue el de licencias de construcción para enero, de acuerdo con el cual el arranque del año no fue el mejor. En ese lapso se licenciaron 1,30 millones de metros cuadrados (m2) para construcción, 398.485 m2 menos que en el mismo mes del año anterior, cuando la cifra ascendió a 1,7 millones de m2. Esto significó una disminución de 23,3% en el área licenciada.

Para la entidad, esta reducción se explicó tanto por la reducción en el área aprobada para vivienda, que cayó 21,3%, como en el área para destinos no habitacionales, que se redujo 35,1%.

Mientras que en el periodo de análisis se aprobaron 1,14 millones de m2 para vivienda, en enero de 2020 el área licenciada para este tipo de edificaciones fue de 1,45 millones de m2. Esto significó 309.984 m2 menos.

Por el lado de la construcción para destinos no habitacionales se aprobaron 163.714 m2, lo que se tradujo en la reducción de 88.501 m2 frente a enero del 2020.

En cuanto a los resultados por regiones, el boletín técnico de licencias de construcción reveló que Bogotá y Cundinamarca fueron las que más impulsaron a la baja la contracción en la variación anual.

En la capital se registró una caída de 52,8% en el área licenciada, que contribuyó en -11 puntos porcentuales (pps) a la variación total.

OCUPACIÓN HOTELERA TAMBIÉN CAE

Del lado del turismo, la ocupación de alojamiento en el mes de enero se ubicó en 31,7%, lo que representó una caída de 18,1 pp al compararlo con enero de 2020 ( 50,2%) y una reducción de 1,1 punto porcentual con respecto a diciembre (32,8%).

Así lo confirmó la Encuesta Mensual de Alojamiento del Dane, que mide el comportamiento de hoteles y de otros establecimientos en el país.

Las tasas más bajas se registraron en Bogotá con 20,5%, y en la región Pacífica (Valle del Cauca, Cauca, Nariño y Chocó) con 23,1%. Contrario a esto San Andrés y Providencia (44,9%) y Cartagena (43,3%) reflejaron los números más altos en ocupación.

Con respecto al motivo de viaje, el ocio fue el principal, contribuyendo con 20 pps. Respecto al indicador, según el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, si bien este se vio afectado por los cierres en ciudades, en términos de ingresos reales las restricciones no frenaron la mejoría.

En este sentido, en enero los ingresos de los establecimientos de alojamiento cerraron en -45,3%, pero mejoraron 17,2 pps, con respecto a diciembre cuando el indicador se estableció en 62,5%.

Allí, Cartagena tuvo una variación anual de -50,9% y de esta manera contribuyó con -13,3 pps al resultado nacional. Por su parte, Bogotá aportó -11,7 pps y registró una variación anual del -66,7%.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: