in

Entrevista José Antonio Ocampo Nuevo Ministro de Hacienda | Gobierno | Economía

Gustavo Petro y José Antonio Ocampo

El economista José Antonio Ocampo, designado por el Presidente electo, Gustavo Petro, como su ministro de Hacienda y Crédito Público no es ajeno a la cartera, pues ocupó el cargo entre 1996 y 1997. Ahora, regresa con una misión: aprobar una ambiciosa reforma tributaria, de al menos 5 puntos porcentuales del PIB, para apalancar necesidades en gasto social, pero sin sacrificar la estabilidad fiscal.

(Quién es José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda del gobierno Petro). 

Ocampo conversó con Portafolio sobre cómo será esa reforma, sobre la visión que tiene en relación con los ingresos petroleros, su percepción sobre la economía que deja el gobierno actual, y los retos en el panorama, como la inflación, altas tasas de interés, y vientos de recesión en EE. UU..

¿Cuánto espera recaudar al año con la reforma?

Es muy difícil determinarlo en esta etapa, pues estamos estimando distintas alternativas para ver cuánto se podría recaudar. Es imposible decir en este momento cuánto sería. El objetivo a lo largo del gobierno es acercarnos gradualmente a $50 billones. El impacto inicial será un poco más moderado.

¿Cuáles serán los puntos principales de la reforma?

El problema básico del sistema tributario colombiano es que el impuesto de renta a personas naturales tiene recaudos muy bajos, como el 1,2% del PIB, contra más del 8% en un país de la Ocde. Para nosotros lo más importante es aumentar significativamente el recaudo en impuesto de renta a personas naturales, y para ello el objetivo es eliminar beneficios tributarios de la legislación colombiana, a personas de más altos ingresos, con más de $10 millones mensuales, que es el 2% de ingresos más altos en Colombia. Ese es el foco de la reforma.

(Situación fiscal, PIB y desigualdad, los retos de Ocampo). 

En el caso de las empresas también estamos pensando eliminar algunos beneficios, si tenemos éxito, con el objetivo de bajar gradualmente la tasa de tributación de las empresas. Hay que ver qué logramos en recaudos adicionales para lograr ese objetivo.

En IVA hay muy pocos cambios, el más importante es la eliminación de los días sin IVA.

¿Cómo ve la tarifa de renta corporativa actual?

Es muy alta para los estándares internacionales. Debe ser reducida y esperemos poder hacerlo.

Se habló de gravar a entre los 4.000 o 40.000 más acaudalados el país, ¿son los mismos con ingresos por más de $10 millones?

Ese fue un tema de campaña. Estamos pensando básicamente en quienes ganan más de $10 millones mensuales, ese es el objetivo. En un estudio que hizo la Ocde para Colombia se ve como en el rango más alto el recaudo efectivo como proporción de la renta tiende a bajar, tenemos que ver cómo corregimos eso.

Gustavo Petro y José Antonio Ocampo

Twitter Gustavo Petro

Desde otras carteras se ha hablado de impuestos a planes de telefonía o a las bebidas azucaradas. Desde Hacienda, ¿cómo se ven esas propuestas?

Vamos a incluir impuestos a las bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados. No necesariamente por un tema de ingresos tributarios, sino para mejorar los patrones alimenticios. De hecho, si esos impuestos son efectivos, los recaudos tienden a disminuir cuando la gente cambie los patrones de consumo.

Por otra parte, lo de telefonía celular si no lo vamos a cambiar.

Una de las principales fuentes de ingreso para la Nación es la renta petrolera. De suprimir exploraciones futuras, ¿cómo se compensarían esos ingresos?

Tenemos un objetivo claro de diversificación, energética, exportadora y productiva. En el tema específico del petróleo y gas, el propio presidente electo reconoce que en gas tenemos reservas muy bajas. Él también ha dicho que se van a respetar los 180 contratos firmados de exploración y tenemos que ver qué se puede hacer con ellos, para ver cuánto garantizan en términos de reservas adicionales. Una vez se haya hecho esa revisión, veremos. Pero es absolutamente claro que Colombia tiene que seguir exportando petróleo, porque no podemos sustituirlo tan rápidamente.

¿Cómo mantener la estabilidad de las finanzas públicas en ese escenario de transición energética?

El petróleo seguirá dando ingresos importantes al país, esto no es en el corto plazo. Lo importante es hacer una reforma tributaria que nos permita aumentar los ingresos fiscales, con el doble objetivo de aumentar el gasto social, de acuerdo con los compromisos que asumió el presidente electo en su campaña, y culminar el ajuste fiscal, q ue todavía está incompleto.

El presidente electo se manifestó sobre la conformación de la junta directiva de Ecopetrol, ¿el gobierno la modificará?

La administración Duque cometió el error de nombrar a la junta por cuatro años en marzo de este año, que en pocas palabras es prácticamente por todo el próximo gobierno. Vamos a hacer cambios, mantener algunos miembros, nombrar otros, y volver al sistema de los dos años, como era históricamente.

Usted recibe una economía dinámica, pero con nubarrones en el panorama, ¿qué se necesita para sostener ese ritmo de crecimiento?

La recuperación de la economía colombiana ha sido muy positiva, pero el crecimiento excepcional en los últimos meses no es una forma apropiada de analizar los datos, porque se compara con el peor trimestre del año pasado, por los paros. La recuperación va bien, pero el propio gobierno Duque pronostica que se desacelere en el segundo semestre.

(‘Hay que seguir exportando petróleo’: Ocampo). 

Encima de esto están los nubarrones internacionales, que son cada día peores. Las cifras recientes de EE. UU., de la Unión Europea, Reino Unido y China muestran una desaceleración muy fuerte en la economía global. Esto por la alta inflación debido a problemas de oferta que habían comenzado el año pasado, pero se agudizaron con la invasión de Rusia a Ucrania, y que ha hecho que todos los bancos centrales del mundo aumenten tasas de interés. Heredamos una situación compleja, de una desaceleración todavía con alta inflación y altas tasas.

El gobierno elevó el gasto social por la pandemia, esto impacta fiscalmente. ¿Cómo podrá mantenerse, e incluso, incrementarse?

La dinámica del gasto social ha sido positiva, y el reto para el gobierno es incrementarlo aún más, pero además tenemos la tarea de terminar el ajuste fiscal. Es un doble reto complejo. Al ministerio de Hacienda le tocará conjugar ambas cosas, el ajuste fiscal y cumplimiento de la regla fiscal con aumentos del gasto social.

¿Le preocupa la depreciación en el peso?

Los factores que están detrás son básicamente internacionales, además, la tasa de cambio crece en todos los países del mundo, es el fortalecimiento del dólar versus todas las otras monedas, incluso frente al euro, la libra esterlina y el yen. Es un factor que tiene que ver además con la expectativa de aumento de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal y en general en EE. UU. Las crisis llevan plata a EE. UU., porque se considera un lugar seguro para mantener estos recursos. En el caso colombiano, como lo dije cuando comenzó a estallar la tasa de cambio, “es un típico proceso especulativo y ya verán que comienza a bajar”, y efectivamente, se ha moderado, pero sigue depreciada, como muchas otras monedas en el mundo.

¿Es esto preocupante?

En alguna forma genera un impacto inflacionario, pero en el caso de Colombia ese impacto siempre ha sido muy moderado, y por otra, es una oportunidad para la producción nacional, si se quiere ver. Es exportar más y poder competir mejor con las importaciones, ese tipo de cambio puede tener un efecto positivo en la actividad productiva.

Hay temores de recesión en EE. UU., ¿cómo puede blindarse Colombia?

No es posible blindarse, ningún país latinoamericano puede. Tenemos algunas fortalezas, como un nivel de reservas internacionales enorme, una línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional aprobada por un buen monto de recursos…

Esos dos factores son muy positivos, pero blindarse contra una crisis internacional es algo que nunca se ha podido.

La inflación es otro de los problemas, ¿cuál será su estrategia para atacarla?

Para comenzar, vamos a ver las altas tasas de interés que está generando el Banco de la República y cómo se reflejan en la reducción de la inflación versus la aceleración de la actividad productiva, es la gran pregunta para los próximos meses. El tema básico que combate a la inflación es ese.

En el corto plazo lo único que realmente se puede hacer es apoyar a los hogares pobres con recursos adicionales por los altos precios de los alimentos, y por otra parte, dar un apoyo a la producción nacional de alimentos. Creo que es una gran oportunidad, y esperamos organizar bien la forma de apoyar mayores siembras de productos agrícolas.

Como Minhacienda volverá a la junta del Emisor, ¿qué opina de la política monetaria actual?

Si me lo pregunta, yo me hubiera puesto siempre del lado un poco más moderado en el aumento, pero por otra parte, el Banco de la República tenía que aumentar las tasas, tanto por la inflación como por la tendencia internacional. El Banco ha estado con muy pocos márgenes, pero yo hubiera estado por un lado de un poco más de moderación.

¿Cómo evalúa el estado de la economía que recibe? ¿Cuál es su diagnóstico?

En términos de actividad productiva, la economía está bien, se ha recuperado, pero la desaceleración es inevitable, por el contexto internacional, y además porque el contexto nacional no da para tasas de crecimiento tan altas como las que hemos tenido estos trimestres. La inflación sigue alta, las tasas de interés al alza, y por ejemplo, para el financiamiento del sector público, los TES están en uno de los niveles más altos en mucho tiempo.

El empleo se ha recuperado, pero no para los jóvenes y mujeres, y adicional, con un grado de informalidad alto. En pobreza, el nivel del año pasado fue superior al que se tenía antes de pandemia, e incluso la pobreza monetaria comenzó a aumentar antes, en 2019.

Hay elementos positivos, pero también es una situación compleja la que tenemos que enfrentar. Algo muy importante es que el ajuste fiscal no está completo, a nosotros nos toca culminar el ajuste fiscal.

EL PERFIL DE OCAMPO 

José Antonio Ocampo es economista y sociólogo de la Universidad de Notre Dame (EE. UU.), y PHD en economía y ciencia política en la Universidad de Yale. A nivel nacional ha sido ministro de Agricultura, de Hacienda y director de Planeación Nacional y también codirector del Banco de la República. También fue director de Fedesarrollo.

Internacionalmente ha sido secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Secretario General Adjunto para Asuntos Económicos y Sociales de la ONU y venía desempeñándose como docente en la Universidad de Columbia (EE. UU.).

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE

Fuente de la Noticia

Report

Te gusto la publicación?

32 Points
Upvote
Maestra acusada de abusar de niños | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Maestra acusada de abusar de niños

Con festivales musicales, pesca y fotomaratón inició la Fiesta del Mar

Con festivales musicales, pesca y fotomaratón inició la Fiesta del Mar