Buenaventura en Linea
¿Es el COVID-19 un punto de inflexión para la salud mental?

¿Es el COVID-19 un punto de inflexión para la salud mental?


7 min read

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.


  • La pandemia ha hecho que todos los factores estresantes imaginables en nuestras vidas suban un escalón, provocando niveles sin precedentes de ansiedad y aislamiento.

Antes de COVID (sí, hubo un antes), enfrentamos un tipo diferente de crisis en Estados Unidos, que como el COVID, a veces era invisible y también impactaba profundamente todos los aspectos de nuestras vidas. Es nuestra creciente crisis nacional de salud mental.

En 2018, se informó que casi uno de cada cinco, unos 50 millones de adultos, padecía algún tipo de enfermedad mental. Sin embargo, poco menos de la mitad recibió tratamiento. A pesar de cifras tan alarmantes, las empresas habían hecho relativamente poco para abordarlo de manera significativa. Esto dejó a innumerables personas sintiéndose incapaces de discutir cómo se sentían o compartir lo que necesitaban para ser lo mejor en el trabajo o en casa.

Para muchos, esto se debió a los abrumadores sentimientos de estigma en el lugar de trabajo junto con las preocupaciones relacionadas sobre cómo podrían ser vistos por los supervisores y compañeros de trabajo. El estigma tiene un alto precio emocional y económico. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que el costo total de la depresión y la ansiedad para la economía mundial fue de 1 billón de dólares por año en productividad perdida. Para poner eso en perspectiva, es más que el  PIB de cuatro de las 20 principales economías del mundo.

COVID y la creciente crisis de salud mental

Avance rápido hasta 2020 y COVID. La pandemia ha hecho que todos los factores estresantes imaginables en nuestras vidas suban un escalón (o varios), provocando niveles sin precedentes de ansiedad y aislamiento. Una encuesta a nivel nacional que evaluó los efectos de la pandemia en el bienestar emocional de los adultos estadounidenses mostró que el 90% de los encuestados experimentaban angustia emocional relacionada.

Sin embargo, hay un rayo de esperanza. Incluso antes de COVID, las empresas se vieron obligadas a cambiar y abordar estos crecientes problemas de salud mental. Alentado por los millennials, el tema había comenzado a debatirse de manera más abierta. Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA), casi el doble de la Generación Y (62%) dijeron que se sienten cómodos hablando de sus problemas de salud mental, en comparación con el 32% de los Baby Boomers. Sin embargo, abordar estas preocupaciones no siempre fue fácil.

Depositphotos.com

El Centro de Salud Mental en el Lugar de Trabajo de la Fundación de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría informa que el 77% de los condados en Estados Unidos no tienen suficientes psiquiatras. Y de manera relacionada, en una encuesta realizada por Mercer a más de 500 empresas, encontraron que el 75% de ellas con más de 5,000 empleados sintieron que el acceso adecuado era una preocupación en todas o algunas de sus ubicaciones, mientras que solo el 43% de los pequeños empleadores creían que era un problema. .

Estas diferencias pueden estar relacionadas con el costo creciente. En un estudio realizado por Aetna Behavioral Health, encontraron que los costos de salud mental aumentaron más del 10% anual durante cinco años, en comparación con un aumento anual del 5% para otros costos médicos. El precio del tratamiento para la depresión solamente fue de 110 mil millones de dólares al año, y los empleadores cubrieron la mitad de ese costo.

¿Es COVID un punto de inflexión en la salud mental?

Con tanta gente tan profundamente afectada, apoyar la salud mental de los empleados es ahora un imperativo empresarial. Internet está cada vez más plagado de artículos sobre cómo las empresas y los gerentes están abordando las necesidades de salud mental de sus empleados. Desde controles de bienestar por video hasta asesoramiento personalizado y aplicaciones de meditación, las empresas han comenzado a implementar iniciativas rápidamente.

A medida que más personas permanecen en casa por temor a COVID-19, está claro que el futuro de la atención se está volviendo cada vez más digital. Incluso las aseguradoras privadas están aumentando, y la mayoría está ampliando su cobertura de telesalud, a veces sin copago. Esto ha sido una ganancia inesperada para las nuevas empresas de salud conductual digital. La financiación de riesgo para esta tecnología ha alcanzado niveles sin precedentes, con un récord de 588 millones de dólares recaudados durante el primer semestre de 2020 impulsado por la pandemia.

¿Qué pueden hacer las empresas?

Está claro que las cosas nunca volverán a ser iguales … y, de alguna manera, eso es algo bueno. Este cambio ha obligado a muchas empresas a tener discusiones difíciles sobre la salud mental y el bienestar del personal que antes se habían evitado. Esta nueva apertura está ayudando a los empleados a sentirse más cómodos al reconocer cómo se sienten, lo que hace que esté bien no sentirse “bien”.

Esto hace que el papel de los gerentes sea más complicado y más impactante que nunca. Sin embargo, algunos pueden sentirse reticentes a compartir sus propios sentimientos y / o ser incapaces de manejar lo que fácilmente puede convertirse en una discusión cargada de emociones. Y, al mismo tiempo, también pueden estar sufriendo. Es fundamental que las empresas se aseguren de tener la formación y el apoyo que necesitan para, a su vez, apoyar a sus equipos.

3 pasos para mejorar el bienestar de los empleados

El bienestar físico y mental de los empleados afecta todos los aspectos de sus vidas. Y, con las líneas entre el hogar y el trabajo ahora tan borrosas, literalmente significa que lo que sucede en el hogar puede afectar significativamente nuestro desempeño en el trabajo.

Aquí hay tres pasos simples para que su personal sepa que usted se preocupa por su bienestar y ayudarlo a asegurarse de que puedan hacer lo mejor, sea lo que sea que eso signifique actualmente.

1. Crea una cultura de apoyo

  • Haz que esté bien que no siempre se sientan “bien”
  • Asegúrate de que sus gerentes tengan las herramientas que necesitan para ser y sentirse efectivos
  • Crea un espacio seguro para que el personal pueda compartir lo que siente
  • Realiza controles grupales e individuales regulares para garantizar que las necesidades del personal se aborden de manera adecuada

2.  Proporcionar una gama de servicios relacionados y de salud mental de bajo costo y sin costo

  • Comparte una lista de diferentes opciones gratuitas o de bajo costo que su personal puede usar
  • Organizar el acceso a otros servicios que afecten su bienestar , como asistencia financiera o cuidado de niños / ancianos.

3. Comunicarse, comunicarse, comunicarse

  • Las palabras y acciones compartidas pueden ayudar a las personas a poner en contexto sus propios sentimientos y experiencias. Disminuye la incertidumbre y puede proporcionar un significado muy necesario para ayudarlos a adaptarse y sobrellevar la situación emocionalmente.

Fuente de la Noticia

Comentar

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.