Conecte con nosotros

Economía

Este año, IWG abrirá 15 centros de ‘coworking’ | Economía

Publicado

en

Este año, IWG abrirá 15 centros de ‘coworking’ | Economía

Aunque la pandemia impactó al sector de coworking, la compañía IWG, que en Colombia tiene presencia a través de las marcas Regus y Spaces, ha evidenciado un incremento significativo de la demanda, hecho que hoy le permite proyectar un ambicioso plan de expansión para 2021.

(Lea: Oficinas flexibles, un modelo que tomará fuerza tras la pandemia)

En Colombia cuenta con 17.000 m2, repartidos en 13 centros, la mayoría de ellos en Bogotá, aunque también con presencia en Medellín y Barranquilla, la firma británica lanzará otros 15 con el ingreso de dos nuevos sellos de los 19 de IWG en el mundo: HQ y Signature.

(Lea: Escritorios virtuales, una herramienta para el teletrabajo)

“La punta de lanza será la apertura que tendremos en el centro comercial Nuestro en Bogotá. Tener un coworking allí no solo es un precedente en Latinoamérica, sino que es muestra de una estrategia hacia cubrir espacios residenciales y de ocio”, expresó Álvaro Rocafort, directivo de IWG para la Región Andina y México.

Con este concepto se busca transformar el commute (viaje diario) de los trabajadores en ciudades capitales, donde un empleado promedio puede tardar hasta dos horas en carro para transportarse desde su casa a la oficina.

El directivo rescata, además, que los nuevos sellos vienen a complementar la oferta desde distintas gamas, principalmente para su nicho que son compañías multinacionales. Y es que si bien los de IWG son espacios de oficinas colaboraticas, hay un fuerte enfoque hacia oficinas privadas.

“La diferencia entre Spaces y Regus es el look and feel. Spaces tiene muchas más zonas comunes, juegos, billar, mesa de ping-pong, una paleta de colores más fresca, son centros más grandes de 3.000 m² y se centran en la membresía coworking”, anota Rocafort.

Regus, por su parte, son espacios con diseño moderno, pero más sobrio, para clientes más conservadores y centrados en la oficina privada con drywall, separaciones y privacidad.

Los que ingresarían ahora serían las marcas HQ, un formato más económico, y el sello Signature, que es lo opuesto, una marca premium “para los ejecutivos de las compañías más solventes”.

Cabe destacar que en los 15 centros proyectados para este año, la inversión de la compañía rondaría los US$30 millones.

DEMANDA DE COWORKING

Los confinamientos y el auge del trabajo en casa que se derivó de ellos hizo que la vacancia de oficinas aumentara y coworking sufrieran una reducción, con relación a los niveles pre-pandemia.

IWG y sus marcas Regus y Spaces no fueron ajenos a esta realidad, y de hecho la ocupación de sus oficinas se redujo 30 puntos, al pasar de niveles del 92% antes de la llegada del virus, al 62% en la actualidad.

Sin embargo, “hay que diferenciar el corto plazo del mediano y largo, que es hacia donde vamos. Nosotros tenemos estudios que hablan de que el mercado de coworking va a representar hacia el 2030, el 32% del mercado de oficinas, que actualmente es el 1% o el 1,5%”, comentó.

En consecuencia, basándose en estos informes, la firma espera que en octubre de este año, impulsado por la demanda, se pueda llegar a estar en el nivel de ocupación que se tenía en el 2019, con una oferta que ya estaría sustentada en cuatro marcas.

Desde el inicio de la pandemia los espacios se han adaptado para cumplir con las normas de distanciamiento, y las condiciones en este sentido que han sido establecidas diferencialmente por cada país. Los turnos, la alternancia de asientos y la reducción en el número de personas componen la realidad del sector en la actualidad.

EL NUEVO CONSUMIDOR

De acuerdo con Rocafort, “el consumidor actual es un consumidor que, o va en busca de descuentos, o está esperando que el mercado se ajuste, y claramente la demanda ha ido de la mano de la incertidumbre actual”.

Aquí las empresas han tenido que ajustarse sobre todo en el tema de tarifas, y en el caso particular de esta compañía, los precios se encuentran un 30% por debajo de lo que representaban antes de la pandemia.

“Tenemos un ingreso menos recurrente, pero esperamos un incremento de la demanda en la última parte del año y el primer trimestre del 2022”. “Al final nuestra industria atiende una necesidad económica de ofrecer un servicio de oficinas más barato”.

Fuente de la Noticia

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: