in

Expertos aseguran que Rodolfo Hernández «no perdió mucho» al no lograr la Presidencia

Expertos aseguran que Rodolfo Hernández "no perdió mucho" al no lograr la Presidencia

Tras conocerse el resultado de los comicios electorales, que dejaron como vencedor y nuevo presidente de Colombia a Gustavo Petro, Rodolfo Hernández se convirtió en el nuevo fenómeno político, viniendo de menos a más hasta lograr un histórico resultado para su historial. Es por esto que los expertos aseguran que, pese a la derrota, lo que pierde respecto a su carrera es muy poco.

Rodolfo Hernández tuvo una reñida lucha en la intención de voto con Gustavo Petro en las distintas encuestas desde la primera vuelta, donde superó sorpresivamente al candidato de la derecha Federico Gutiérrez.

Y en lar urnas, terminó perdiendo por solamente 711.760, ya que su contrincante sumó 11.226.150 y él 10.514.390.

Desde el principio, Hernández determinó que su campaña sería digital y la basó en las redes sociales, donde logró escalar rápidamente y por lo cual muchos expertos atribuyeron su crecimiento en las encuestas, hasta llegar a la segunda vuelta electoral, sin asistir a debates.

Durante las últimas semanas, su entorno se vio envuelto en un ambiente tenso: cruce de trinos con Gustavo Petro por los ‘Petrovideos’, su anuncio desde Miami que su vida corría peligro y por lo cual no regresaría al país hasta tener garantías, y finalmente la polémica por el último debate que finalmente no se realizó.

El País dialogó con Álvaro Benedetti y Nury Gómez, consultores políticos y expertos en materia electoral, quienes analizaron la derrota de Rodolfo Hernández en las urnas y determinaron qué tanto perdió el candidato al no lograr el objetivo de llegar a la Casa de Nariño.

Le puede interesar: El excandidato presidencial Rodolfo Hernández ofreció respaldo a Petro en su Gobierno

En primer lugar, ambos coincidieron en que el exalcalde de Bucaramanga, pese a perder en votos, no se verá afectado como sí lo hubiera estado Petro en caso de ser derrotado. 

«Es la campaña que de lejos gastó menos recursos. En términos de publicidad, ni siquiera superó un tope de $400 millones. Desde el punto de vista político, partidista, programático, tampoco, porque a la luz de lo que vimos, es una campaña que no suscribió compromisos trascendentales en relación con partidos, movimientos o figuras de opinión de la política fuertes en Colombia», explicó Benedetti.

«Más allá de los alineamientos de la centro derecha y alguno exponentes del uribismo que se sumaron en los últimos días. Yo creo que la campaña de Rodolfo no pierde mucho, incluso, cuando tú lo escuchabas decir que él le apostaba al resultado, sea cual fuese este, eso dice mucho del desprendimiento por lo que significaba ese cargo. No quiere decir que no lo anhelaba, por supuesto que quería ganar, pero creo que es menos el costo para él», complementó.

«Como candidato realmente no está perdiendo nada, porque él y su grupo como tal, lo que hicieron fue un ejercicio de mostrarle al país que representaban otro cambio diferente, el cambio que quiere la gente más sencilla: el que no habla de política, el que no entiende de política, el colombiano común y corriente que había construido un imaginario de que político es igual a corrupto», afirmó Gómez.

Sin embargo, para esta experta en comunicación política electoral, a parte de una leve pérdida en la reputación y sobreexposición de la persona de Rodolfo Hernández, asegura que quienes realmente perdieron son las personas que sumaron su apoyo a la campaña del hombre de 77 años.

«El viraje de la política de Colombia podría verse representada hacia un imaginario mal construido en el país, por un lado. Y por el otro lado, una pérdida de la capacidad de generar autoridad en ciertos territorios. En ese sentido, la pérdida es mayor para quienes se sumaron en esos últimos cuatro o tres meses a la campaña de Rodolfo Hernández que para el propio político y su grupo pequeño», agregó.

Asimismo, Benedetti señaló que esta derrota para Hernández significa el fin de su carrera política, aludiendo a su edad: «ya es un señor mayor en términos de su vida».

Por último, señalaron que la continuidad de su movimiento ‘rodolfista’ es incierta, pues al carecer de un historial en la política nacional, no se sabe quién tomaría la bandera de la Liga de Gobernantes Anticorrupción.

«Es muy difícil decirlo porque todo este movimiento ‘rodolfista’ se ha creado a propósito de esta coyuntura, pues no tiene ninguna trayectoria histórica. Una cosa es cuando fue Alcalde de Bucaramanga, pero esto ya es a nivel nacional. Sin embargo, creo que hay una oportunidad inmejorable para que ese movimiento se convierta en un movimiento sólido y que aglutine todas las fuerzas y espectros políticos y la bandera sea la lucha contra la corrupción. ¿Cuál ha sido el éxito de Rodolfo? Ha sido el único que ha sabido vender el discurso anticorrupción», dijo Benedetti. 

«Todos los políticos lo tienen, todos son anticorrupción, todos son transparentes, pero en cuanto a la imagen de Rodolfo, nadie conoce quién está detrás de él. Entonces se va Rodolfo y nadie sabe quién queda. Por eso creo que debe haber una redefinición que, en la medida de lo posible, aprovechen todo lo que lograron en esta coyuntura para así sentar las bases de un nuevo movimiento que se convierta más adelante en un partido político. Y la única manera de lograrlo, más allá de un discurso y una estructura programática, es desarrollar una estrategia y con candidatos propios empezar a ser elegidos», concluyó.

De esta forma, tras unos comicios que han generado mucha tensión y gran expectativa, los simpatizantes de Hernández aguardarán por el qué vendrá para su movimiento anticorrupción.

Igualmente, muchos están atentos para ver qué papel desarrolla Hernández durante el Gobierno de su contrincante Gustavo Petro y cómo continúa desarrollando su carrera política.

Fuente de la Noticia

Redacción
Author: Redacción

Reporte

What do you think?

petro6

Gremios invitan a Petro a trabajar en conjunto por el progreso del país

¿Podemos pensar sin usar el lenguaje? | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

¿Podemos pensar sin usar el lenguaje?