in

futuros humanos

futuros humanos | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Cuando Dear Nora de Portland, Oregon, reeditó su segundo álbum, 2004’s roca de la montaña, en 2017, pasaron de ser una oscura banda regional a héroes de culto del indie-folk. La líder del grupo, Katy Davidson, cantó sobre la búsqueda de un lugar y significado en un mundo que se desmorona; las guitarras huecas y las voces melancólicas sonaban como si hubieran sido grabadas en lo profundo de una cueva. El éxito de la reedición impulsó a Davidson a revivir al grupo después de una pausa de casi una década. En 2018 estrenaron Ejemplo de calaveras, un inquietante seguimiento de Roca de montaña. Al igual que su antecesor, Ejemplo de calaveras era minimalista y conmovedor, las letras de Davidson yuxtaponían instantáneas del mundo natural (luna llena, olas de calor, pájaros navegando por el cielo) con una sensación inminente de temor tecno-determinista. Documentaron sin comentarios, notando cómo cada automóvil que pasaban en un viaje por carretera blandía una pantalla de GPS, o cómo incluso los bares de las pequeñas ciudades ahora tenían paredes de televisores de pantalla plana. En el último álbum de Dear Nora, futuros humanos, Davidson ofrece sus críticas al capitalismo tardío de manera más directa, utilizando melodías más toscas y letras más vívidas para expresar una angustia existencial persistente.

En un ensayo escrito antes de futuros humanos, Davidson llamó al nuevo álbum la «culminación» del trabajo de Dear Nora hasta el momento. Temáticamente, continúan contrastando el naturalismo sublime con los horrores mundanos de la vida moderna: un escarabajo púrpura zumbando junto a un traficante de contenido con corbata de bolo; un narrador que camina a través de la niebla montañosa mientras se sacude un sueño de Lady Gaga; un orador incapaz de admirar el reflejo de la luna en el agua porque contempla la muerte de la democracia. Pero futuros humanos es más que una serie de naturalezas muertas excéntricas: es un disco sobre la gratitud, sobre los pequeños placeres, sobre el luto por la disociación cada vez mayor de la humanidad y la destrucción activa de la Tierra. Davidson oscila entre el asombro y el terror, intentando empaparse de lo que queda del mundo natural antes de que desaparezca.

Entonces, ¿quién tiene la culpa de este lío? Davidson tiene algunas ideas, apuntando a varios arquetipos despreciables. En «scrolls of doom», habitan una persona que «gana miles de millones en segundos» y usa un gran sombrero de vaquero que toca la bocina, el tipo de persona que cree que su dinero puede usarse para colonizar otros planetas. No hay alivio para este ego claustrofóbico; la única vez que el narrador se conecta con el mundo exterior es cuando dan una descripción casi erótica del plástico que se extiende infinitamente hacia el horizonte. Del mismo modo, en “airbnb cowboy”, que se considera como una especie de prima espiritual del electrizante himno de rock-ruido de Kim Gordon “Air BnB”, Davidson habita la voz de un entusiasta de los bienes raíces que escucha a Joe Rogan y la posverdad que “tiene nada que decir… tan contento en todos los sentidos.” Satíricas y astutas, estas canciones constituyen las declaraciones políticas más abiertas en la obra de Dear Nora.

Fuente de la Noticia

Report

Te gusto la publicación?

15 Points
Upvote
Un asesino en serie de ciencia ficción que viaja en el tiempo altera el curso de la historia para bien o para mal en la transmisión | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Un asesino en serie de ciencia ficción que viaja en el tiempo altera el curso de la historia para bien o para mal en la transmisión

El Arsenal reclama la victoria en el Chelsea en un mal día para Aubameyang | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

El Arsenal reclama la victoria en el Chelsea en un mal día para Aubameyang