Conecte con nosotros
Gabriel Meluk opina sobre la decisión de Conmebol y Fifa de aplazar las eliminatorias a Catar 2022 - Fútbol Internacional - Deportes Gabriel Meluk opina sobre la decisión de Conmebol y Fifa de aplazar las eliminatorias a Catar 2022 - Fútbol Internacional - Deportes

Deportes

Gabriel Meluk opina sobre la decisión de Conmebol y Fifa de aplazar las eliminatorias a Catar 2022 – Fútbol Internacional – Deportes

Avatar

Publicado

en


Así haya sido a la brava, la decisión de aplazar la doble jornada de la eliminatoria de este mes resulta sensata en medio de la situación que se vive en algunos países a lado y lado del Atlántico con la pandemia y las nuevas cepas de covid-19 en Europa y Suramérica. Los clubes, especialmente los ingleses, se pararon en la raya y dijeron que no prestaban a los jugadores a las selecciones nacionales por una norma que obliga a 10 días de aislamiento en el regreso a la isla. Es decir, 20 días mal contados sin sus estrellas.

(Le puede interesar: Análisis: impacto de aplazar la eliminatoria, para Colombia)

La Conmebol, soberbia, en contra de la evidencia, planteó un desafiante pulso de poder, un duelo político en el que creyó que, bajo las enaguas de la Fifa, jugaría la eliminatoria a final de mes a pesar de las normas sanitarias de los gobiernos y de los intereses de los clubes europeos. Pero le dieron un golpe en la nariz y se fue al piso.

¿Por qué tanta insistencia en jugar? La única explicación posible la trae un dicho peruano: “No es amor al chancho… ¡es a los chicharrones!”. La Conmebol intenta salvar por sobre todas las cosas el negocio de su principal torneo: la Copa América, aplazada el año pasado para junio y julio próximos. Ahí está la plata de la entidad y una buena tajada para las federaciones. La quiere hacer como sea y cueste lo que cueste a mitad de año, en doble sede –Colombia y Argentina– y con público en las tribunas. Lo quieren todo.

¿Qué tiene que ver eso con las fechas aplazadas de la eliminatoria? Pues que en una situación tan grave y sui géneris como la que se vive con la peste del nuevo coronavirus y sabiendo que la prioridad de la Fifa y del fútbol del planeta es el Mundial que se jugará en Catar, bien se puede usar una parte del tiempo de la Copa América (o incluso todo el mes) para, por la emergencia, ponerse al día o adelantar partidos de la eliminatoria.

(Lea además: Ancelotti da nuevas noticias sobre la salud de James Rodríguez)

Pero no. El afán real es llenar el bolsillo. ¡Es que los chicharrones son muy sabrosos, pa’ qué! La Conmebol insaciable hará cuatro copas América en apenas cinco años (con el aplazamiento, seis): Chile 2015, Centenario 2016 (la del origen del escándalo del ‘Conmebolgate’, todo un tomo gordo y no un simple capítulo del ‘Fifagate’), Brasil 2019 y Colombia-Argentina 2020/21.

La gallina de los huevos de oro, desplumada. Perdón: el cuero rosado del chancho les hace agua la boca al pensar en los chicharrones.

Por eso, la Conmebol dice que la Copa América es intocable. En cambio, insiste en mantener su pugna política y de poder con los clubes europeos y por eso plantea de entrada alargar las convocatorias para las fechas eliminatorias de septiembre u octubre o en que se programen un par de partidos en diciembre.

Como cualquier empresa, la Conmebol tiene el derecho legítimo de alentar sus negocios, tratar de sacarlos adelante, hacerlos rentables y poner a producir su industria golpeada por la pandemia. Pero acá la discusión tiene que ver, además, con un sentido de responsabilidad social en medio de la crisis, principalmente de responsabilidad deportiva y sanitaria con los jugadores. Sentido común.

En medio de la emergencia, la Conmebol tendrá que hacer lo que se tenga que hacer, lo que pueda hacer, tratando de mitigar daños. Tiene que tener mente abierta. Creer que de esta crisis va a salir sin romperse ni mancharse es una actitud soberbia. Sin embargo, la Conmebol grita que protege al chancho del derecho a las convocatorias, respeto a su eliminatoria y defensa íntegra del fútbol suramericano, cuando solo piensa en engordarlo por los chicharrones.

La decisión de aplazar las fechas de marzo era sensata, pero la Conmebol la tomó obligada y sin quererlo. Por eso, ahora se levanta del piso, se limpia la nariz reventada con la manga de la camisa y tira un golpe de vuelta pidiendo alargar las convocatorias futuras…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Lo invitamos a leer otros contenidos de deportes 

Este fue el balance que hizo Falcao tras su domingo goleador

Ramón Jesurún explica los alcances del aplazamiento de la eliminatoria

¿Por qué el VAR anuló los dos goles de América? La polémica

Fuente de la Noticia

Tendencias

%d bloggers like this: