24.4 C
Buenaventura
martes, agosto 11, 2020

Gaviria le ofrece otro tablero a Duque

No se pierda

La acción del grupo de prensa hongkonés de Jimmy Lai se disparó un 788% luego de su arresto

Numerosos activistas prodemocracia denunciaron que, en la práctica, la ley liquida el principio “Un país, dos sistemas” que presidió en la retrocesión, en 1997,...

Internet de las cosas tecnología como aliada para superar la crisis por SAP

Realizado en alianza con  En la mayoría de respuestas de expertos y analistas ha surgido un denominador común: la tecnología es el habilitador que permitirá...

Perfil de Vladimir Popovic, técnico yugoeslavio fallecido – Fútbol Internacional – Deportes

Vladimir Popovic, uno de los técnico extranjeros que marcó un camino en el fútbol colombiano, murió este lunes a la...

el verdadero trabajo comienza después de la venta

August 11, 2020 9 min read Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales. Por Joe Haslam, director ejecutivo del Owners Scaleup Program en IE Business...

Aunque el ex presidente César Gaviria está totalmente desprestigiado ante la opinión pública, algunos lo responsabilizan porque su candidato no logró ni siquiera pasar el umbral y se ha opuesto a Álvaro Uribe los últimos 15 años, la reunión que sostuvo ayer con Iván Duque podría ser el preludio de una jugada que, si le sale bien, definiría no solo la segunda vuelta sino el curso de los próximos años.

Según contó Caracol Radio, Duque y Gaviria se reunieron en la sede del uribismo en el norte de Bogotá durante más de tres horas para “analizar los alcances de un posible acuerdo y votar de manera pública (con los 44 de los 49 congresistas electos del partido que lo apoyan) para definir cuál será el camino del liberalismo en la segunda vuelta”.

Aunque La Silla Vacía no sabe de qué hablaron, una carta de Gaviria escrita el domingo después de que se conocieron los resultados electorales ofrece suficientes pistas de los temas sobre los que podría llegar a un acuerdo y los límites de lo que podría aceptar.

Es una carta que, según le dijo una fuente que lo conoce a La Silla, la apuesta a negociar con Duque un “Acuerdo sobre lo Fundamental”. Pero está escrita de tal manera que también le serviría para irse con Petro, lo que le permite valorizar las fichas débiles que tiene en esta negociación.

¿Qué dice la carta?

En su carta, Gaviria agradece y se despide de De la Calle y pasa a valorizar la bancada y un programa diferente al del candidato (lo contrario a lo que hizo Cambio Radical con la carta en la que le ofrece a Duque el programa de gobierno de Vargas). También sienta las bases del futuro propósito del partido Liberal, desde la oposición o con el gobierno.

Pero entre líneas se lee en su carta que el verdadero propósito de Gaviria es conseguir que, a cambio de una alianza con el Partido Liberal, Duque no eche por la borda el Acuerdo de Paz con las Farc. O, si apoya al candidato de la Colombia Humana, que Petro no arruine la economía con propuestas populistas.

En lo que concierne a Duque, básicamente, dice que “Las amenazas de volver trizas los acuerdos son hoy una espada de Damocles que ponen en duda la vigencia de todo el Acuerdo” y que “si no abandonan esa actitud de desconocer lo que se pactó vamos a terminar dando marcha atrás, o sosteniendo que estamos ineludiblemente condenados a la violencia de tinte político”.

¿Le cogerán la caña?

Gaviria le pide a Duque respetar el Acuerdo Final en los términos de la jurisprudencia de la Corte Constitucional (terceros van voluntariamente a la JEP, “condicionalidad” de todos los beneficios penales a que digan la verdad, paguen pena alternativa y reparen a las víctimas, Acuerdo Final no es parte de la Constitución, protección de los militares, etc) y que las diferencias se zanjen en la Corte y en el Congreso. También le pide respetar las libertades y derechos de la Constitución del 91, de la cual tiene la paternidad.

¿Y qué le ofrece a cambio?

No le puede ofrecer sus ‘votos’ porque no los tiene. Gaviria y los liberales pueden ‘cañar’ con los dos millones de votos que sacaron en las legislativas, pero en términos reales el expresidente no cuenta con ellos.

Por un lado, porque el partido Liberal está dividido y la mayor parte de las bases liberales están ya con Petro. Basta ver las reacciones indignadas que tuvo un trino de Horacio José Serpa diciendo que se deberían aliar con Duque.

Los que no votaron ya con Petro, lo hicieron por Duque. Prueba de ello es que la abstención se redujo drásticamente en las pasadas elecciones y es ilógico pensar que si los liberales hubieran votado habrían participado 21 millones de personas.

Y las menos de 400 mil personas que votaron por Humberto de la Calle no van a seguir el consejo de Gaviria después de lo traicionados que se sienten por la forma en que lo abandonó en la mitad de la partida, un sentimiento que se sintió muy fuerte cuando De la Calle lo agradeció al conceder su derrota y los que estaban en el auditorio comenzaron a abuchearlo.

Todo esto lo saben en las toldas de Duque, pero aún así aceptó reunirse con Gaviria. ¿Por qué?

Hay tres posibles razones.

“Le toca matar dos pájaros de un solo tiro: es más para Fajardo que para los liberales”, dice un gavirista.

Como salvar el Acuerdo de Paz es un argumento que pesará a la hora de convencer a los fajardistas de votar por Petro y no por Duque, si el candidato uribista acoge la propuesta de Gaviria le quitaría al candidato de la Colombia Humana uno de sus principales ganchos frente a este electorado de 4,5 millones de votos.

La segunda razón es para asegurar una gobernabilidad en el Congreso, que le permita sacar adelante las reformas que quiere si gana.

“Duque no necesita los votos de Gaviria, pero si necesita hacer un gobierno de “Unidad Nacional” con Cambio Radical, Partido Conservador, Liberales y la U”, dice la misma fuente.

En un eventual gobierno de Duque, Petro lideraría la oposición desde el Congreso pues la reciente reforma política le da una curul automática en el Senado al que pase y pierda en la segunda vuelta.

Con el también recientemente aprobado Estatuto de la Oposición (que se hizo pensando en las Farc pero que terminaría beneficiando a Petro) no es exagerado decir que “Petro va a ser el Uribe de Duque” si no gana la Presidencia.

En ese contexto, asegurar una coalición lo suficientemente grande es clave para Duque si quisiera sacar un programa ambicioso de Gobierno.

La Silla Vacia

Más noticias relacionadas

- Publicidad - 3162674964 - Conoce los alivios que hemos implementado para el pago del servicio de energía

Últimas Noticias

La acción del grupo de prensa hongkonés de Jimmy Lai se disparó un 788% luego de su arresto

Numerosos activistas prodemocracia denunciaron que, en la práctica, la ley liquida el principio “Un país, dos sistemas” que presidió en la retrocesión, en 1997,...

Internet de las cosas tecnología como aliada para superar la crisis por SAP

Realizado en alianza con  En la mayoría de respuestas de expertos y analistas ha surgido un denominador común: la tecnología es el habilitador que permitirá...

Perfil de Vladimir Popovic, técnico yugoeslavio fallecido – Fútbol Internacional – Deportes

Vladimir Popovic, uno de los técnico extranjeros que marcó un camino en el fútbol colombiano, murió este lunes a la...

el verdadero trabajo comienza después de la venta

August 11, 2020 9 min read Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales. Por Joe Haslam, director ejecutivo del Owners Scaleup Program en IE Business...

Nuevo TLC entre Colombia e Israel entra en vigencia – Sectores – Economía

El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia e Israel, con el que se busca fortalecer la cooperación económica y...