in

Gustavo Petro gana las elecciones y se convierte en el primer líder de izquierda de Colombia

Gustavo Petro gana las elecciones y se convierte en el primer líder de izquierda de Colombia | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

BOGOTÁ, Colombia — Por primera vez, Colombia tendrá un presidente de izquierda.

Gustavo Petro, un exrebelde y legislador durante mucho tiempo, ganó las elecciones presidenciales de Colombia el domingo, galvanizando a los votantes frustrados por décadas de pobreza y desigualdad bajo líderes conservadores, con promesas de expandir los programas sociales, gravar a los ricos y alejarse de una economía que él ha llamado excesivamente dependiente de los combustibles fósiles.

Su victoria coloca a la tercera nación más grande de América Latina en un camino sumamente incierto, justo cuando enfrenta una pobreza y violencia crecientes que han enviado a un número récord de colombianos a la frontera con los Estados Unidos; altos niveles de deforestación en la Amazonía colombiana, un amortiguador clave contra el cambio climático; y una creciente desconfianza en las instituciones democráticas clave, que se ha convertido en una tendencia en la región.

Petro, de 62 años, recibió más del 50 por ciento de los votos, con más del 99 por ciento contados el domingo por la noche. Su oponente, Rodolfo Hernández, un magnate de la construcción que había dinamizado al país con una plataforma anticorrupción de tierra arrasada, ganó poco más del 47 por ciento.

Poco después de la votación, el Sr. Hernández cedió ante el Sr. Petro.

“Colombianos, hoy la mayoría de los ciudadanos se ha decantado por el otro candidato”, dijo. “Como dije durante la campaña, acepto los resultados de esta elección”.

El Sr. Petro subió al escenario el domingo por la noche flanqueado por su elección vicepresidencial, Francia Márquez, y tres de sus hijos. El estadio repleto se volvió loco, con personas de pie en sillas y sosteniendo teléfonos en alto.

“Esta historia que estamos escribiendo hoy es una historia nueva para Colombia, para América Latina, para el mundo”, dijo. “No vamos a traicionar a este electorado”.

Se comprometió a gobernar con lo que ha llamado “la política del amor”, basada en la esperanza, el diálogo y el entendimiento.

Un poco más del 58 por ciento de los 39 millones de votantes de Colombia acudieron a votar, según Figuras oficiales.

La victoria significa que la Sra. Márquez, una activista ambiental que salió de la pobreza para convertirse en una destacada defensora de la justicia social, se convertirá en la primera vicepresidenta negra del país.

La victoria del Sr. Petro y la Sra. Márquez refleja un fervor antisistema que se ha extendido por toda América Latina, exacerbado por la pandemia y otros problemas de larga data, incluida la falta de oportunidades.

“Todo el país está rogando por un cambio”, dijo Fernando Posada, un politólogo colombiano, “y eso está absolutamente claro”.

En abril, los costarricenses eligieron para la presidencia a Rodrigo Chaves, un exfuncionario del Banco Mundial y un extraño político, quien aprovechó el descontento generalizado con el partido en el poder. El año pasado, Chile, Perú y Honduras votaron por líderes de izquierda que se enfrentaron a candidatos de derecha, extendiendo un cambio significativo de varios años en América Latina.

Como candidato, Petro había energizado a una generación que es la más educada en la historia de Colombia, pero que también enfrenta una inflación anual del 10 por ciento, una tasa de desempleo juvenil del 20 por ciento y una tasa de pobreza del 40 por ciento. Sus mítines a menudo estaban llenos de jóvenes, muchos de los cuales dijeron sentirse traicionados por décadas de líderes que habían hecho grandes promesas, pero cumplido poco.

“No estamos satisfechos con la mediocridad de las generaciones pasadas”, dijo Larry Rico, de 23 años, un votante de Petro en un colegio electoral en Ciudad Bolívar, un barrio pobre en Bogotá, la capital.

La victoria del Sr. Petro es aún más significativa debido a la historia del país. Durante décadas, el gobierno luchó contra una brutal insurgencia izquierdista conocida como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, con el estigma del conflicto dificultando el florecimiento de una izquierda legítima.

Pero las FARC firmaron un acuerdo de paz con el gobierno en 2016, deponiendo las armas y abriendo espacio para un discurso político más amplio.

Petro había sido parte de un grupo rebelde diferente, llamado M-19, que se desmovilizó en 1990 y se convirtió en un partido político que ayudó a reescribir la constitución del país. Eventualmente, el Sr. Petro se convirtió en un líder enérgico en la oposición del país, conocido por denunciar los abusos a los derechos humanos y la corrupción.

El domingo, en una zona acomodada de Bogotá, Francisco Ortiz, de 67 años, director de televisión, dijo que también había votado por Petro.

“Ha pasado mucho tiempo desde que tuvimos una oportunidad como esta para el cambio”, dijo. “Si las cosas mejorarán, no lo sé. Pero si nos mantenemos en lo mismo, ya sabemos lo que nos va a tocar”.

La victoria también podría poner a prueba la relación de Estados Unidos con su aliado más fuerte en América Latina. Colombia ha sido tradicionalmente la piedra angular de la política de Washington en la región.

Pero Petro ha criticado lo que llama el enfoque fallido de Estados Unidos en la guerra contra las drogas, diciendo que se ha centrado demasiado en la erradicación de los cultivos de coca, el producto base de la cocaína, y no lo suficiente en el desarrollo rural y otras medidas.

El Sr. Petro ha dicho que acepta alguna forma de legalización de las drogas, que renegociará un acuerdo comercial existente con los Estados Unidos para beneficiar mejor a los colombianos y que restablecerá las relaciones con el gobierno autoritario del presidente Nicolás Maduro de Venezuela, todo lo cual podría crear un conflicto con los Estados Unidos.

Cerca de dos millones de venezolanos han huido a Colombia en los últimos años en medio de una crisis económica, política y humanitaria.

El Sr. Petro, en una entrevista a principios de este año, dijo que creía que podía trabajar bien con el gobierno del presidente Biden, y agregó que su relación con los Estados Unidos se centraría en trabajar juntos para abordar el cambio climático, deteniendo específicamente la rápida erosión del medio ambiente. Amazonas.

“Hay un punto de diálogo ahí”, dijo. “Porque salvar la selva amazónica implica unos instrumentos, unos programas, que hoy no existen, al menos no con respecto a Estados Unidos. Es, en mi opinión, la prioridad”.

Tanto Petro como Hernández habían vencido a Federico Gutiérrez, un exalcalde de una gran ciudad respaldado por la élite conservadora, en una primera ronda de votación el 29 de mayo, enviándolos a una segunda vuelta.

Ambos hombres se habían anunciado a sí mismos como candidatos antisistema, diciendo que competían contra una clase política que había controlado el país durante generaciones.

Entre los factores que más los distinguieron fue cómo veían la raíz de los problemas del país.

Petro cree que el sistema económico está quebrado, que depende demasiado de la exportación de petróleo y de un negocio floreciente e ilegal de cocaína que, según él, ha hecho que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Él está pidiendo que se detenga toda nueva exploración de petróleo y un cambio para desarrollar otras industrias.

También ha dicho que introducirá trabajo garantizado con un ingreso básico, llevará al país a un sistema de salud controlado públicamente y aumentará el acceso a la educación superior, en parte aumentando los impuestos a los ricos.

“Lo que tenemos hoy es el resultado de lo que yo llamo ‘el agotamiento del modelo’”, dijo Petro en la entrevista a principios de este año, refiriéndose al sistema económico actual. “El resultado final es una pobreza brutal”.

Sin embargo, su ambicioso plan económico ha suscitado preocupaciones. Un exministro de Hacienda llamó su plan energético “suicidio económico”.

Hernández no quería reformar el marco económico, pero dijo que era ineficiente porque está plagado de corrupción y gastos frívolos. Había pedido la combinación de ministerios, la eliminación de algunas embajadas y el despido de empleados gubernamentales ineficientes, mientras se usaban los ahorros para ayudar a los pobres.

Una partidaria de Hernández, Nilia Mesa de Reyes, de 70 años, profesora de ética jubilada que votó en un sector acomodado de Bogotá, dijo que las políticas izquierdistas de Petro y su pasado con el M-19 la aterrorizaban. “Estamos pensando en irnos del país”, dijo.

Los críticos de Petro, incluidos antiguos aliados, lo han acusado de arrogancia que lo lleva a ignorar a los asesores y luchar por generar consenso. Cuando asuma el cargo en agosto, se enfrentará a una sociedad profundamente polarizada donde las encuestas muestran una creciente desconfianza en casi todas las instituciones importantes.

Ha prometido servir como presidente de todos los colombianos, no solo de aquellos que votaron por él.

El domingo, en una escuela secundaria convertida en colegio electoral en Bogotá, Ingrid Forrero, de 31 años, dijo que vio una división generacional en su comunidad, con jóvenes apoyando a Petro y generaciones mayores a favor de Hernández.

Su propia familia la llama la “pequeña rebelde” por su apoyo a Petro, a quien dice que favorece por sus políticas sobre educación y desigualdad de ingresos.

“La juventud está más inclinada hacia la revolución”, dijo, “hacia la izquierda, hacia un cambio”.

Megan Janetsky contribuyó con reportajes desde Bucaramanga, Colombia, y Sofía Villamil y Genevieve Glatsky contribuyeron con reportajes desde Bogotá.



Fuente de la Noticia

Report

Te gusto la publicación?

32 Points
Upvote
Cuatro problemas que los Boston Celtics deben abordar si quieren dar el último paso hacia un campeonato la próxima temporada | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Cuatro problemas que los Boston Celtics deben abordar si quieren dar el último paso hacia un campeonato la próxima temporada

La recesión estadounidense no es 'inevitable', pero la inflación es 'inaceptablemente alta', dice la secretaria del Tesoro Yellen | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

La recesión estadounidense no es ‘inevitable’, pero la inflación es ‘inaceptablemente alta’, dice la secretaria del Tesoro Yellen