Buenaventura en Linea
Ignacio Araluce: “La nuclear es una tecnología esencial para la descarbonización”

Ignacio Araluce: “La nuclear es una tecnología esencial para la descarbonización”

Nuria Díaz

 

Cuando se cumplen diez años de Fukushima y en España se acaba de lanzar la Estrategia de Desarrollo Sostenible a 2030, el sector nuclear reivindica su papel en el mercado eléctrico. “La energía nuclear ha sido la tecnología que más horas ha operado en nuestro país y la que más emisiones contaminantes ha evitado a la atmósfera”, señala el presidente del Foro Nuclear, Ignacio Araluce. Y se remite al borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), para señalar que la energía nuclear va a ser un actor fundamental para la limitación de las emisiones de efecto invernadero y la garantía del suministro eléctrico en España. “No se contempla construir nuevas plantas, pero sí el funcionamiento de tres centrales nucleares más allá de ese año”. Lo que pide al Gobierno es que se reduzca la carga fiscal que soportan. “La suma de impuestos y tasas que grava la generación eléctrica nuclear ha supuesto el 61% de los ingresos del mercado en 2020.”

¿Cuáles han sido las principales cifras de la energía nuclear en 2020?
En el pasado ejercicio la energía nuclear ha vuelto a liderar la producción eléctrica, así como las horas de funcionamiento y ha sido también la tecnología que más ha ayudado a evitar emisiones. Este liderazgo durante más de una década demuestra la importancia de la energía nuclear como fuente estable de electricidad y la sitúa como una tecnología esencial para la descarbonización.

Hablando de cifras, en 2020 las centrales nucleares españolas han conseguido producir 55.756,7 GWh. Este dato sitúa nuevamente a la tecnología nuclear como la fuente que mayor producción neta ha aportado en el sistema eléctrico español, con el 22,2% del total. Esto representa 0,79 puntos porcentuales más que el año anterior.

“La suma de impuestos y tasas que grava la generación eléctrica nuclear ha supuesto el 61% de los ingresos del mercado en 2020. Por ello, es necesaria una reducción de la presión fiscal a la que está sometida la energía nuclear”

La energía nuclear ha sido, igualmente, la tecnología que más horas ha operado en nuestro país, a pesar de que a lo largo de 2020 se han realizado cuatro paradas programadas de recarga de combustible en Almaraz I, Ascó I y II y Trillo –más largas de lo habitual, al tener en cuenta las estrictas medidas de seguridad sanitarias por la COVID-19-. En referencia, por tanto, al factor de operación, el parque nuclear español ha funcionado de media el 89,8% del total de las horas del año.

A estas cifras se suma que la energía nuclear ha sido, también, la que más emisiones contaminantes ha evitado a la atmósfera. Concretamente, la producción eléctrica nuclear ha supuesto el 33,14% de la electricidad sin emisiones contaminantes generada en España a lo largo del pasado año.

Están pidiendo al Gobierno una revisión de la fiscalidad que soportan. ¿Cuánto paga en impuestos el sector?
Efectivamente solicitamos una reducción de la excesiva carga fiscal que sufre el parque nuclear español. En 2020, por efecto de la pandemia, se ha producido una fuerte depresión en el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista. Al mismo tiempo, se ha incrementado la presión fiscal que grava la producción eléctrica de origen nuclear, con la entrada en vigor de un nuevo impuesto en Cataluña y la extensión a todas las centrales de la tasa que financia el servicio de respuesta prestado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Junto a ello, y según lo acordado en marzo de 2019 con la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), la tarifa fija unitaria de la prestación patrimonial para la financiación de Enresa -aportada por las empresas propietarias de las centrales nucleares- se ha incrementado en un 19,2%, pasando de un valor de 6,69 euros/MWh a uno de 7,98 euros/MWh, para la gestión del combustible irradiado y otros residuos radiactivos, así como para el desmantelamiento futuro de las centrales nucleares.

La concurrencia de los bajos precios de mercado y la elevada presión fiscal ha supuesto que el parque nuclear haya funcionado por primera vez con un flujo de caja operativo negativo, porque los precios del mercado no han cubierto sus costes operativos, impuestos y tasas.

Esta situación -que en el ejercicio 2020 ha podido resultar coyuntural- es preocupante, ya que puede ser un adelanto de lo que puede ocurrir en los próximos años con la instalación de una gran cantidad de potencia renovable. Un ejemplo muy reciente es el resultado de la subasta de renovables que ha tenido lugar en enero de 2021 en la que el precio medio ha estado por debajo de 25 euros/MWh, cuando el nivel de impuestos y tasas a la energía nuclear se sitúa en torno a los 21 euros/MWh. La suma de impuestos y tasas que grava la generación eléctrica nuclear ha supuesto el 61% de los ingresos del mercado en 2020. Por ello, es necesaria una reducción de la presión fiscal a la que está sometida la energía nuclear.

“En el mundo, según datos del Organismo Internacional de Energía Atómica de Naciones Unidas (OIEA), existen un total de 443 reactores nucleares operativos y 50 más en construcción. Esto refleja que la energía nuclear sigue siendo relevante”

 En la Estrategia de Desarrollo Sostenible a 2030 se habla de acabar con la sobrerretribución que reciben. ¿Cuál es su opinión?
He comentado anteriormente cuál es la estructura de ingresos de mercado y fiscalidad que soporta el parque nuclear español. El 61% de los ingresos, como ya he indicado, se destinan al pago de impuestos y tasas. Podemos referirnos a 2020, año el que, con unos ingresos de 1.894 millones de euros, el montante total de impuestos y tasas que la generación nuclear ha pagado al conjunto de administraciones del Estado, incluidas las Comunidades Autónomas, ha sido de 1.156 millones y, mientras tanto, las centrales nucleares han tenido un flujo de caja operativo negativo.

El CSN acaba de renovar la autorización de explotación de Cofrentes (Valencia) hasta el 30 de noviembre de 2030. ¿Es esa la fecha en la que el sector cree que comenzaran los cierres?
El organismo regulador nuclear español ha aprobado informar favorablemente sobre la solicitud de renovación de autorización de explotación de la central nuclear de Cofrentes. Este informe ha sido remitido al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, según se establece en el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas.

La aprobación por parte del CSN es una noticia muy positiva para el sector, porque refleja la profesionalidad de los trabajadores nucleares y las constantes y continuas inversiones en mejoras y actualizaciones que se realizan en las centrales nucleares para mantenerlas siempre a punto y con las máximas garantías de seguridad. Ahora el Ministerio anteriormente citado tendrá que tomar una decisión al respecto.

Según se desprende del borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), la energía nuclear va a ser un actor fundamental para la limitación de las emisiones de efecto invernadero y la garantía del suministro eléctrico en España. Por ello, en el escenario objetivo para el año 2030, se contempla el funcionamiento de tres centrales nucleares más allá de ese año.

¿Existe la posibilidad de que en España se inauguren plantas nuevas?
La continuidad de las centrales nucleares es estratégica para nuestro país al tratarse de una fuente constante, estable y fiable; libre, además, de gases y partículas contaminantes. Es fundamental para la transición energética que iniciamos y para la descarbonización de la economía. Así se ha puesto de manifiesto en muchos países entre los que se encuentran Francia, Rusia, Canadá, Suecia, Finlandia o Estados Unidos y que siguen esta estrategia de mantenimiento de sus centrales nucleares operativas con todas las garantías de seguridad.

“Se opte por un tipo de almacenamiento u otro, la sociedad tiene que conocer que los residuos radiactivos se vigilan, controlan y gestionan con las máximas garantías de seguridad”

En el mundo, según datos del Organismo Internacional de Energía Atómica de Naciones Unidas (OIEA), existen un total de 443 reactores nucleares operativos y 50 más en construcción. Esto refleja que la energía nuclear sigue siendo relevante y que muchos países apuestan por esta tecnología como fuente que garantiza el suministro eléctrico sin emisiones de CO2.

En estos momentos en España no está planteada la construcción de nuevos reactores, pero sí la continuidad de los ya existentes mientras cumplan con todas las garantías de seguridad, que es la prioridad del sector y del organismo regulador que vigila el correcto funcionamiento de todas las instalaciones nucleares y radiactivas en España.

España cuenta con siete reactores nucleares localizados en cinco emplazamientos. Tiene dos reactores nucleares en desmantelamiento (José Cabrera y Vandellós II) y otro en predesmantelamiento (Santa María de Garoña) y cuenta con una potente industria, a la vanguardia tecnológica, que atiende las necesidades del mercado nuclear nacional a la vez que exporta con reconocido prestigio tecnología, productos y servicios a más de 40 países de todo el mundo.

 ¿En qué punto está el Almacén Temporal Centralizado (ATC)?
Los titulares de las centrales nucleares pagan una tasa por la gestión de los residuos que generan y la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) se encarga de su gestión. Respecto al combustible utilizado, las centrales nucleares españolas se diseñaron para almacenarlo temporalmente en las piscinas construidas para tal efecto, dentro de sus propias instalaciones. En algunos casos, si se alcanza el grado de ocupación de dichas piscinas, se procede, como ha ocurrido en las centrales nucleares de Trillo, Ascó, Almaraz, José Cabrera (en desmantelamiento), Santa María de Garoña (en predesmantelamiento) y próximamente Cofrentes, a almacenar el combustible irradiado en un Almacén Temporal Individualizado (ATI) en seco, localizados en las propias instalaciones, hasta que se tome una decisión sobre el Almacén Temporal Centralizado (ATC) o se proponga otra solución.

En cuanto al almacenamiento temporal del combustible gastado de las centrales nucleares y de los residuos de alta actividad, el borrador del VII Plan General de Residuos Radiactivos (7º PGRR) contempla un Almacén Temporal Centralizado para la gestión de estos materiales, que estaría operativo en 2028. No obstante, en la documentación ambiental que acompaña al borrador del 7º PGRR se contemplan diferentes opciones: un único emplazamiento ATC (Almacenamiento Temporal Centralizado) o varios ATD (Almacenamiento Temporal Descentralizado). Durante la tramitación del Plan se deberá definir si se mantiene la estrategia de una única instalación centralizada, tal como contempla el vigente 6º PGRR, o se opta por varios emplazamientos.

Se opte por un tipo de almacenamiento u otro, la sociedad tiene que conocer que los residuos radiactivos se vigilan, controlan y gestionan con las máximas garantías de seguridad para garantizar la seguridad de los empleados, la población en general y el medio ambiente mientras se sigue trabajando en la reducción de su volumen y la reutilización en otras centrales, como ya ocurre en algunos otros países del mundo.

 

Al Timón

El presidente del Foro de la Industria Nuclear Española lleva toda su vida profesional dedicado a la energía nuclear. Nacido en San Sebastián, Ignacio Araluce estudió Ciencias Físicas y es también graduado en Ingeniería Nuclear por la entonces Junta de Energía Nuclear. Operador de reactor y supervisor de reactor por Tecnatom, comenzó trabajando en esta compañía en el año 79 como instructor de licencias de operación de centrales de tipo PWR. A partir de 1981, desempeñó el cargo de jefe de Operación primero y después de Producción en la central nuclear de Almaraz, instalación que dirigió desde 1988 hasta 2002. Tras 14 años como director de la central nuclear extremeña, y después de pasar por otros puestos directivos relacionados con la tecnología nuclear, inició su experiencia internacional en Eslovaquia en 2005. En los últimos diez años ha dirigido desde París al equipo de WANO (World Association of Nuclear Operators), asociación mundial de operadores nucleares dedicada al incremento de la seguridad y fiabilidad de todas las centrales nucleares del mundo.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: