Conecte con nosotros

Economía

Importaciones de gasolina y diésel en Colombia cayeron más del 50% | Economía

Publicado

en

Importaciones de gasolina y diésel en Colombia cayeron más del 50% | Economía

La caída en la demanda de combustibles líquidos derivado de la emergencia sanitaria por la pandemia de la covid-19 a nivel mundial, llevó a que las importaciones de gasolina y diésel en el 2020 decrecieran en más del 50%.

(Lea: La visión de Duque para la movilidad eléctrica en Colombia)

Datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) indican que al 31 de diciembre (del año pasado), el país compró en los mercado internacionales del Golfo de México más de US$2.200 millones en combustibles líquidos, lo que representa un -51,3% si se compara con lo registrado en el 2019 que fueron US$4.500 millones.

Así mismo, para el citado período (enero – diciembre) del 2020, al país entraron 4.870.784 de metros cúbicos de combustibles líquidos, frente a las 7.628.555 de metros cúbicos que ingresaron en el 2019, y que representó una disminución del 36,2% de un año al otro.

“El aislamiento preventivo obligatorio decretado por el Gobierno, y la posterior reactivación gradual de la economía llevó a que la demanda de combustibles líquidos decreciera por la coyuntura, lo que derivó a que se restringiera la compra de gasolina y diésel en los mercados del Golfo de México”, explicó un vocero de Ecopetrol.

La fuente consultada agregó que otro factor que incidió en la caída de las importaciones de combustibles líquidos fue la relacionada con la caída en el precio internacional del barril, que no solo llevó a que la producción de crudo decreciera, sino que de paso también derivo en la baja en la refinación de combustibles líquidos.

En otros datos sobre importaciones del Dane, en el rubro de ‘Combustibles y lubricantes’, llama la atención que la gasolina foránea fue la que mayor decrecimiento registró en el ingreso al país en el 2020 con un -57,2%, al pasar de US$1.388 millones en el 2019 a US$594 millones.

De igual manera, la caída en la entrada de este combustible al territorio nacional también se evidenció en su volumen, ya que en el año pasado entraron 1.320.947 metros cúbicos de gasolina, frente a los 2.280.938 metros cúbicos que se importaron en el 2019, lo que representa una variación de -42,1%.

“La reducción en las importaciones de combustibles líquidos en el 2020 (respecto al 2019) se debió principalmente a la disminución del 20% en el consumo de gasolina, diesel y Jet fuel; a la caída de los precios internacionales del petróleo y derivados y, en el caso específico del diesel, a mejoras en los últimos meses del año en la calidad del combustible producido en las refinerías locales, lo que redujo la necesidad de importar producto para alcanzar el estándar exigido en el país”, explicó Francisco José Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP).

El dirigente gremial añadió que, para el 2021 y a futuro, “a medida que se vaya reactivando el consumo de combustibles, la expectativa es que la necesidad de importación continúe en aumento, lo que pondrá el reto cada vez mayor de promover competencia en el suministro de combustibles para mejorar la confiabilidad y eficiencia en el abastecimiento”.

Por su parte, voceros del Ministerio de Minas y Energía (MME), explicaron que la caída en las importaciones de combustibles líquidos también fue consecuencia los casi cuatro meses que el territorio nacional estuvo en aislamiento preventivo obligatorio, la demanda de gasolina y diésel apenas superó el 30% y en la reactivación rondó el 40%.

Las fuentes consultadas de la cartera minero energética precisaron que, con motivo de la emergencia sanitaria ocasionada por la covid-19 y las medidas implementadas para reducir los niveles de contagio, se presentó una reducción representativa de los despachos de combustibles a nivel nacional el año pasado.

“El mes de abril fue el de mayor afectación: la gasolina motor corriente se redujo 65%, el diesel un 50% y el jet hasta un 87%”, señaló uno de los voceros.

Por lo anterior, recalcaron las fuentes del MME, se redujo la capacidad de producción nacional de gasolina y diésel desde las refinerías, logrando abastecer la totalidad del consumo nacional sin necesidad de importaciones adicionales de ambos combustibles.

La disminución en más del 60% de la demanda de gasolina y diésel en el 2020 derivado de la pandemia, no solo llevó a restringir las importaciones de ambos combustibles, sino que además las dos refinerías del país bajaron sus niveles de producción, debido a la sobreoferta.

De acuerdo a los resultados financieros del 2020 de Ecopetrol, “el segmento de refinación tuvo un desempeño marcado por la estabilidad operativa de todas las unidades de negocio, a pesar del impacto negativo de la pandemia y de la reducción en cargas en las refinerías producto de la caída en consumo de productos refinados en Colombia e internacionalmente”.

Solo hasta finales del año pasado, tanto el complejo refinador de Cartagena, como el de Barrancabermeja, lograron retornar la los niveles habituales de carga de crudo y operación pre-pandemia.

“El desempeño operativo y comercial de las refinerías habilitó márgenes competitivos en una coyuntura negativa para el sector petrolero”, señaló Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol.

Fuente de la Noticia

Tendencias