Conecte con nosotros

Economía

Inflación a mayo ya superó la meta para el 2021: qué efectos tiene | Finanzas | Economía

Publicado

en

Inflación a mayo ya superó la meta para el 2021: qué efectos tiene | Finanzas | Economía

Con más de un mes de bloqueos que afectaron el abastecimiento en varios puntos del país, la inflación tuvo un repunte en mayo y ya es superior a la meta que tiene el Banco de la República para este año, de 3%. Con eso y en línea con lo que está pasando en otros países, expertos dicen que esto podría tener un efecto en el poder adquisitivo de los hogares y en la recuperación de la economía.

El pasado sábado, el Dane reveló que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo fue de 3,3% en su variación anual. Y el dato mensual ascendió a 1%, cuando en el mismo mes del 2020 el dato fue de -0,32%. De acuerdo con Juan Daniel Oviedo, director del Dane, el IPC mensual es el más alto de un mayo desde 2012.

(Lea: Alimentos, el rubro que más influyó en el 1% de inflación de mayo).

La explicación a ese comportamiento, dice el Dane, tuvo que ver con un alza mensual de 5,37% de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas. De hecho, si se mira lo que sucedió en Cali, una de las ciudades más afectadas por los bloqueos durante mayo, el alza de la división de alimentos es de 19,58% en el año corrido.

fue el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en su variación anual a mayo.

Ahora bien, ante este comportamiento los expertos señalan que esto puede tener dos efectos: que los hogares compren menos cosas con el mismo dinero por el alza de los precios, por lo que para el caso de familias vulnerables y pobres, podrían subir las personas en condición de pobreza. La otra consecuencia es que el Banco de la República mueva sus tasas de interés, porque por ahora el dato ya es levemente superior a la meta que tiene el Emisor para este año.

(Lea: El 84% de las empresas del país han sido afectadas por los bloqueos).

En ese sentido Carlos Sepúlveda, decano de economía de la Universidad del  Rosario, detalla que “un aumento generalizado de precios afecta el consumo (demanda). También presiona además los indicadores de pobreza (las canastas básicas son más costosas y hogares adicionales no pueden acceder a ellas)”.

Ahora bien, Lya Paola Sierra, investigadora del departamento de Economía de la Universidad Javeriana, dice que “una mayor inflación, en esta ocasión causada por las disrupciones de oferta derivadas de los bloqueos del paro, ponen en aprietos la maniobrabilidad del Banco de la República, puesto que comprometen la inflación esperada y meta de inflación de este año”.

(Lea: Empresarios apoyan asistencia militar para ‘garantizar orden público’).

BANREP, A LA ESPERA

Ahora bien, aunque el incremento de la inflación y la presión en los precios de los alimentos los analiza el Banco de la República en la revisión de su política monetaria, no son los únicos aspectos.

Precisamente, el incremento en el precio de la comida podría ser un elemento transitorio en caso de que la situación en las calles se normalice pronto, por lo que, según analistas, el alza de las tasas de interés debería aplazarse por algunos meses más. Otro tema que está en la agenda del Emisor es la afectación de la economía y el alto desempleo, por lo que tampoco sería conveniente tomar acciones de política monetaria tan rápido.

Andrés Langebaek, director de Investigaciones Económicas de Davivienda, dice que otro elemento clave es la confianza de los hogares y los empresarios, por lo que “habría menos motivos para subir las tasas”.

(Vea: ¿Por qué se decide reabrir en medio de pico de contagios?).

Para Camilo Pérez, jefe de Análisis Económico del Banco de Bogotá, a los bancos centrales les inquieta la inflación elevada, pero en el caso de los alimentos pueden subir por factores que se salen del control de la política monetaria y “en el fondo lo pueden dejar pasar, pues es un efecto temporal y en cambio sí le van a poner atención a las expectativas en las encuestas de los analistas, que estiman un aumento de tasas hacia final de año”.

Los bloqueos han afectado la libre circulación de insumos y mercancía.

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

Por su parte, Carolina Monzón, gerente de Análisis Económico de Banco Itaú Colombia considera que las expectativas de inflación a cierre de año, particularmente de cara a 2022, se mantienen ancladas cerca de la meta, “lo cual brinda espacio para que el Emisor mantenga la tasa de intervención por varios meses más para darle estímulo a la economía, en un contexto donde el mercado laboral presenta elevadas tasas de desocupación”.

Sin embargo, hay otras visiones sobre el papel del Emisor, pues Sergio Olarte, jefe de economistas del Scotiabank Colpatria, asegura que la inflación ha sorprendido al Banco la República y al público, haciendo que la proyección, “inclusive devolviendo lo que pasó en mayo, suba a 3,5% y eso definitivamente haría que al Banrep tenga que subir más rápido su tasa interés, sobre todo porque también el crecimiento de la economía es más alto”, por lo cual se espera la primera subida de tasas se de en septiembre, para terminar en 2,5%.

Aparte del repunte inflacionario, que podría ser temporal, el Emisor debe ver aspectos como el empleo y desempleo, “que todavía muestran signos de debilidad y que se pueden beneficiar de una política expansiva desde el Banco Central por lo que este mantendrá su tasa estable hasta abril de 2022”, indica Alejandro Reyes, economista principal de BBVA Research.

(Vea: Empleo juvenil, tarea pendiente de Gobierno y sector privado).

EL PANORAMA INTERNACIONAL

Además de lo que se vio en Colombia, la inflación es hoy una de las grandes sombras que planean sobre la economía internacional. El impulso que este indicador ha registrado en el mundo por la reactivación, especialmente en los países más ricos, la ha llevado a niveles no vistos en años, lo que ha creado un gran debate: hacer la vista a un lado y seguir beneficiando la recuperación, o tomar medidas para contenerla.

(Vea: Por ahora, el paro no descarrila el crecimiento del PIB en el 2021).

En las últimas semanas se ha visto como lejos del objetivo del 2% que contemplaban emisores como la Reserva Federal o el Banco Central Europeo, el indicador se disparó de 2,6% en marzo hasta el 4,2% en abril en Estados Unidos, la mayor cifra desde 2008. Incluso, el PCE básico que sigue la FED creció a su mayor ritmo desde 1992. Mientras, en Europa fue de 2,4% en mayo y en la Ocde de 3,3%.

La inflación es hoy una de las grandes sombras que planean sobre la economía internacional

COMPARTIR EN TWITTER

De momento, la FED ha decidido no frenar el ascenso para así favorecer el crecimiento y la creación de empleo, mientras que el BCE está monitoreando cómo enfrentar una situación que prendió las alarmas en la eurozona. Incluso la Ocde aseguró que es un tema que hay que monitorear antes de llevar a cabo movimientos de tasa.

PORTAFOLIO

Fuente de la Noticia

Tendencias