Buenaventura en Linea
James Hong, el actor que tal vez ha estado en más películas de Hollywood – CNN

James Hong, el actor que tal vez ha estado en más películas de Hollywood – CNN

(CNN) — James Hong está en todas partes.

Habló mandarín con Keanu Reeves en «El día que la Tierra se detuvo». Salió de una pelea en «Wayne’s World 2». Él fue el solidario y amante de los fideos Mr. Ping en «Kung Fu Panda». En televisión, fue el maître d’ en el episodio de «Seinfeld» titulado «The Chinese Restaurant».

Sin exagerar, Hong podría ser el actor más prolífico en la historia de Hollywood. Con más de 600 créditos a su nombre, puede reclamar más créditos que cualquier actor, vivo o muerto.

Inspirado en óperas chinas en Minneapolis

El camino de Hong hacia el estrellato comenzó, como muchos lo hacen, como un niño practicando frente a un espejo. Pero mantuvo en secreto sus aspiraciones de actuación a sus padres.

«Bueno, ya sabes, los padres chinos quieren que hagas algunos trabajos profesionales en lugar de ser actor», dice Hong. «Ser actor es como el último peldaño en la escalera de las profesiones. Ni siquiera lo llaman profesión porque era vergonzoso demostrar tus sentimientos frente a una audiencia. Te enseñaba a ser un poco callado y a mantenerte solo».

Aun así, parte de sus inspiración favorita de actuación la recibió de la tienda de hierbas de su padre en Minnesota.

«Todos los lavanderos de Minneapolis no tenían nada que hacer los fines de semana, por lo que se reunían en la tienda de mi padre, la tienda de hierbas», recuerda Hong. «Recuerdo eso, porque teníamos esos pequeños taburetes de madera y todos se reunían allí, y contrataron a estas personas de ópera chinas de San Francisco para que vinieran y ejecutaran sus actos … Yo era solo un niño pequeño. Los miras con ojos muy abiertos, «¡Guau! ¡Qué profesión!»

Comenzó su carrera como ingeniero civil

Para complacer a sus padres, Hong se graduó de la Universidad del Sur de California con un título en ingeniería civil. Mientras trabajaba en la construcción de carreteras en el condado de Los Ángeles, continuó tratando de encontrar trabajo como actor y comediante.

Su gran oportunidad llegó en un programa de televisión llamado «You Bet Your Life», presentado por Groucho Marx.

«Hice imitaciones de Groucho, James Cagney y demás», contó Hong.

Su aparición fue un éxito. «Recibí el segundo correo de fanáticos más grande en el programa de Groucho Marx», comentó.

Esa aparición en televisión lo confirió un agente, y con él, el comienzo de una carrera en Hollywood.

Además de su trabajo en cámara, Hong tiene una larga carrera como actor de doblaje, incluyendo un papel como el Sr. Ping en «Kung Fu Panda».

«De repente, querían que yo estuviera en una película», dijo Hong. Esa película fue «Soldier of Fortune», un filme de 1955 protagonizado por Clark Gable.

«Fue una experiencia que nunca olvidé, actuar con Clark Gable. Luego, justo después, obtuve mi tarjeta de sindicato y comencé una tras otra. Tuve que dejar la ingeniería civil», relató Hong.

Muy pronto, estaba actuando junto a personajes como John Wayne, William Holden y Jennifer Jones.

Hong luchó contra los estereotipos en el camino

«A partir de entonces, fueron 10 películas o programas de televisión al año», recuerda Hong. Esos primeros papeles, sin embargo, fueron limitantes, por decir lo menos.

«Los asiáticos fueron puestos en una película o televisión principalmente como un truco», aseguró Hong. «Nunca pensaban en nosotros para interpretar los papeles principales, las personas principales. Así fue».

Hong comenzó su carrera durante una era de cara amarilla flagrante en Hollywood, donde los actores blancos interpretaban habitualmente personajes asiáticos. Marlon Brando interpretó a un local de Okinawa en «The Teahouse of the August Moon», Mickey Rooney interpretó al Sr. Yunioshi con dientes de buck en «Breakfast at Tiffany’s», y John Wayne interpretó al emperador mongol Genghis Khan en «The Conqueror».

Incluso en «Las nuevas aventuras de Charlie Chan», una serie de televisión criminal en la que Hong desempeñó un papel secundario, el actor irlandés estadounidense J. Carrol Naish interpretó el papel de un detective chino-estadounidense.

«Cualquier otra película que exigía un liderazgo asiático la mayor parte del tiempo fue interpretada por actores caucásicos con los ojos cerrados y los dientes pequeños», dijo Hong. «Terminé los primeros años de mi carrera interpretando principalmente a lavanderos, o perseguí a chinos … fue difícil, muy difícil salir del molde».

Pero Hong no permitió que la lente estrecha de Hollywood limitara sus habilidades.

«Hice lo mejor como actor para superar el cliché porque tenía que hacerlo para seguir trabajando», explicó Hong. «Tomé esos roles y luego usé lo que mis maestros me habían enseñado y expresé los sentimientos reales, incluso si se es un villano … Trato de encontrar lo que hace a la persona realmente esa persona».

Hong era la voz inglesa de Chi-Fu, el antagonista de «Mulan» de Disney.

Eso no significó que Hong tampoco se haya opuesto a la tergiversación. En 1962, le dieron un guión para una película llamada «The Confessions of an Opium Eater», dirigida por Albert Zugsmith.

«Leí el guión y dije: ‘Esto es terrible’», recordó Hong. «Todos los roles fueron las personas que se dedican al consumo de opio y las prostitutas, etc.»

Organizó un grupo de personas para acercarse a la oficina de Zugsmith y presentar un caso para una reescritura.

«Dije: ‘Esta no es una buena imagen de los chinos … Hay que mejorar la imagen de los asiáticos aquí», dijo Hong. Zugsmith, sin embargo, no estaba convencido, y la película continuó con la producción.

Lo llevó a comenzar su propia compañía de teatro

Al darse cuenta de que Hollywood no podría proporcionar los roles que los estadounidenses de origen asiático merecían, Hong se propuso tallar su propio espacio. Junto con el actor Mako Iwamatsu, Hong ayudó a organizar un grupo de actuación asiático-estadounidense en Los Ángeles. Su primera producción fue «Rashomon», una obra de teatro basada en dos historias cortas escritas por el autor japonés Ryūnosuke Akutagawa y adaptadas al cine por Akira Kurosawa.

«Eso hizo que la industria se diera cuenta de quiénes éramos», opinó Hong. «No éramos solo extras, o personas que engañaban. Estábamos en una obra de teatro que organizamos. Fuimos los protagonistas principales. Fuimos los actores. Y llamamos la atención».

Ese grupo de actuación se convirtió en el legendario grupo de teatro, East West Players.

«Los actores de East West fueron formulados para exhibir obras de asiáticos, quienes escribieron la obra, quienes diseñaron el escenario, quienes actuaron en la obra», dijo Hong. «Todo fue hecho por personas asiáticas, profesionales».

Y Hong sabe mejor que nadie la importancia de tener un espacio para los creativos asiáticoamericanos en Hollywood, donde aún faltan roles.

A los 91 años, Hong no tiene planes de retirarse en el corto plazo.

«Aunque los actores y cantantes tienen talento, no pueden avanzar porque no hay suficientes roles», indicó Hong. «Es una pena, porque es un desperdicio de buen talento. No podemos expresarnos de la manera que queremos en las películas y la televisión convencionales porque está controlado por otra persona». Bo obstante todavía confía en que el cambio llegará pronto.

«Los asiáticos están comenzando a hacer sus propias obras de teatro y sus propias series de televisión y películas, y obtienen grandes taquillas. Por lo tanto, es solo cuestión de tiempo».

Ayudó a introducir nuevas generaciones de actores asiático-americanos

Los actores del East West han cultivado un gran talento durante 55 años. Actores como Randall Park, George Takei, John Cho y Daniel Dae Kim se han asociado con el teatro. Y según el actual director artístico de East West Players, se cree que en un momento, el 70% de los actores asiáticoamericanos en Hollywood tenían una conexión con el East West Players.

«Sabes, ver esta cosa crecer tal como es … no puedo creerlo», aseguró Hong sobre la compañía de teatro. «Tengo que estar orgulloso de lo que he hecho. Pero no puedes estar demasiado orgulloso, porque hay mucho trabajo por hacer».

Incluso a los 91 años, Hong no está listo para aflojar el paso en el corto plazo.

«Podría jubilarme con mi pensión, mi pensión (del Screen Actors Guild), e ir a Europa y hacer giras, e India», dice Hong. «Pero algo dentro de mí, dentro de James Hong, quiere seguir adelante y hacer más películas y progresar … Voy a hacer otras películas hasta que no pueda caminar más y no pueda hablar más. Entonces, haré ese recorrido».

Hasta julio de 2020, Hong tiene 469 créditos de televisión, 149 largometrajes, 32 cortometrajes y 22 videojuegos según su perfil de IMDB. Eso hace un total de 672 créditos, y un legado impresionante que vivirá en la historia de Hollywood.

Fuente de la Noticia

Comentar

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.