Conecte con nosotros

Columnistas

LA ALIANZA DE LA ESPERANZA

Ernesto Ramírez

Publicado

en

A un año para las elecciones legislativas y presidenciales y ya se comienza a hablar de alianzas. El reto de los partidos y movimientos alternativos es muy grande y tienen que ser inteligentes y jugárselas muy bien para enfrentar la fuerte maquinaria política que manejan los partidos gobiernistas.

Una propuesta innovadora surge de parte del senador Gustavo Bolívar del partido Los Decentes con la mira puesta en las elecciones parlamentarias del 2022. Son varios los congresistas de centro e izquierda que se sienten agotados por la pelea que hacen en las dos cámaras sin que sus voces y propuestas sean tenidas en cuenta. Las leyes que se aprueban son las propuestas por los políticos afines al gobierno debido a la mayoría aplastante que tienen tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes.

Y es que Bolívar plantea una alianza estratégica de todos los alternativos para llevar listas únicas a las elecciones del Congreso. De esta manera, se propone una meta de elegir a 55 senadores y 86 representantes a la cámara. Así los partidos de izquierda y centro tendrían la posibilidad de tener las mayorías tanto en la cámara alta como en la baja. Eso significaría darle un vuelco al manejo del Congreso con una visión más demócrata, incluyente y de avanzada. Amanecerá y veremos si son capaces en ponerse de acuerdo para lograr ese objetivo.

La gran amenaza que tendría esta propuesta es el manejo clientelista que los grandes gamonales electorales tienen en las regiones. Clanes y familias con el poder eterno para hacerse elegir usando las históricas “ventas de votos” por puestos de trabajo, 50 mil pesos, un mercado, materiales para construcción o el famoso y bien chantajeado tamal. Así se ha hecho la política en Colombia por décadas y esta es una de las grandes barreras a vencer por parte de los políticos alternativos.

La única forma de luchar contra toda esa maquinaria es con candidatos que la gente reconozca como honestos y que hayan hecho un trabajo efectivo por la comunidad bien sea desde el Congreso o como líderes sociales. Estos rostros deben convencer a aquél 50% de la población apta para votar, pero que se abstiene de hacerlo porque no cree en la política y tiene el peor concepto del trabajo de los parlamentarios. Un gran reto para que después de la unión de los partidos y movimientos alternativos – si es que se da – se dejen de lado los egos para que de verdad las listas sean lideradas por hombres y mujeres que quieran hacer una política diferente y deseen realmente trabajar por el bienestar de los colombianos, a diferencia de como lo han venido haciendo la mayoría de los congresistas que siempre privilegian con sus leyes a ese pequeño grupo de la población que ha ostentado el poder o que se ha aprovechado de él para usufructo de sus intereses económicos.

Los egos y caudillismos también deben dejarse a un lado para llegar con un solo candidato alternativo a las elecciones presidenciales. La consulta para elegir al representante de esa unión alternativa que se haría el 13 marzo del 2022 – día de las elecciones legislativas – es crucial para que por primera vez alguien, resultado de la unión de centro e izquierda, tenga realmente opciones de llevarse la presidencia. Se haría moñona si la fórmula 55/86 de Gustavo Bolívar lograra esas mayorías en Senado y Cámara de Representantes y además cerraran el triunfo con un candidato elegido presidente en la primera vuelta de las elecciones de mayo del 2022. ¿Será que en esta oportunidad los políticos alternativos privilegiarán el bienestar del país y dejen de lado las rencillas caudillistas y egocéntricas para que se logre esa unión que tanto bien le traería a la democracia colombiana?.

COLILLAS: Lo que sabía que iba a pasar sucedió este viernes. La Fiscalía General de la Nación y su fiscal delegado, Gabriel Jaimes, declaró libre de cargos por soborno de testigos al expresidente Álvaro Uribe Vélez y ordenó que se archive la investigación en su contra. A Uribe le faltaron huevos para enfrentar su caso ante su juez natural, La Corte Suprema de Justicia, y por eso renunció a su curul como senador para que su caso pasara a revisión de la Fiscalía, quien tiene como director general a Francisco Barbosa, amigo personal del presidente Duque y un personaje alineado con las ideas del uribismo. La Fiscalía, un ente acusador, hace todo lo contrario, de ente defensor, buscando la manera de sacar bien librado al expresidente. El fiscal que delegó Barbosa para el caso de Uribe, el señor Jaimes, hizo el trabajo que le correspondía, eximir de toda responsabilidad al expresidente y exsenador Álvaro Uribe. Triste episodio para la democracia colombiana que cada vez es más remedo de una real democracia cuando un gobierno pone fichas claves de su partido al frente de los órganos de control como la Fiscalía y la Contraloría. 

Tendencias

%d bloggers like this: