Conecte con nosotros

Economía

La eficiencia de la agricultura jalonó productividad en 2020 | Economía

Publicado

en

La eficiencia de la agricultura jalonó productividad en 2020 | Economía

Contrario a todos los indicadores macroeconómicos en rojo, la productividad del país cerró el 2020 con un crecimiento de 0,73% gracias a la eficiencia que lograron las actividades de agricultura, comercio, transporte y sociales. Eso sí, pese a la mejora, analistas llaman la atención sobre el camino que queda para aumentar más este indicador.

(Lea: ¿Por qué el agro fue el ‘rey’ del crecimiento en el 2020?)

Eso reveló ayer el Dane en su informe de la Productividad Total de Factores (PTF) para 2020, y en los que muestra que pese a que ese indicador era negativo con corte al tercer trimestre del año, con -0,6%, este cerró el año en verde. Según explicó el departamento estadístico, estos resultados en rojo que se vieron en los primeros tres trimestres del año se revirtieron con los procesos de reactivación que vivió el país en el cuarto trimestre.

Según Juan Daniel Oviedo, director del Dane, “la eficiencia sobre cómo se combinaron los factores aportó puntos positivos que permitieron este cambio drástico que vimos en el año completo, con un alza de 0,73% en la contracción del valor agregado”.

Cabe recordar que el PTF es un cálculo que hace el Dane para ver cuál es el aporte de la productividad al crecimiento de la economía, que para el cierre de 2020 estuvo en -6,8%. Ese indicador tiene en cuenta los servicios laborales, de capital, las horas trabajadas, la composición del trabajo, así como el capital y el capital de las TIC.

Teniendo en cuenta esos criterios, las únicas actividades que tuvieron ese resultado en verde fueron la agricultura (5,49%); comercio hoteles y restaurantes (5,95%); transporte, almacenamiento y comunicaciones (6,38%) y actividades de servicios y comunales (8,3%). “Vemos que cayó el empleo agropecuario, pero vemos un crecimiento positivo del valor agregado, que en este caso está atribuido a la eficiencia de cómo se combinaron los factores de capital y de trabajo en esta actividad”, detalló Oviedo.

En contraste, la actividad que tuvo el peor resultado fue la construcción, en línea con lo que se ha visto en otros datos, como el empleo. De acuerdo con el director del departamento estadístico,
“la razón es que de nada sirve que haya una obra, sin tener un personal disponible y la parálisis de las obras por la limitación a la movilidad llevó a que tuviéramos una combinación ineficiente que frenó la dinámica de crecimiento de ese sector”.

Lea También
Balance de visita de Gobierno colombiano a Washington | Gobierno | Economía

Asimismo, el aporte de la productividad total de la actividad de minería y extracción fue de -15,06%, en donde los servicios laborales aportaron -2,67% al crecimiento del valor agregado y los servicios de capital aportaron 0,66% al crecimiento del valor agregado.

Otro de los datos que llaman la atención es que una de las consecuencias de la crisis derivada de la pandemia por coronavirus, que dejó una tasa de desempleo nacional de 15,9%, es una significativa reducción de las horas trabajadas. Según el Dane, el promedio de horas efectivas trabajadas a la semana fue de 37,8 horas en 2020, lo que significó una contracción de 10,9%.

Lea También
Vacunación en Colombia, en contrarreloj para lograr la inmunización | Economía

LA RECUPERACIÓN

Con la foto de productividad que dejó el 2020, que fue menor que la que se registró en 2019 cuando el dato fue de 1,78%, la alerta de los expertos es que el país debe aprovechar el proceso de transformación digital y productiva que ha hecho más urgente la pandemia para que ésta sea parte de la reactivación económica y la impulse.

Veneta Stefanova Andonova Zuleta, decana de administración de la Universidad de los Andes, dijo recientemente que es clave que el Gobierno tenga unas políticas de productividad basadas en tecnologías e innovación adaptadas al contexto colombiano.

“Creo que nadie va a proporcionar una receta para Colombia y el Gobierno debe generar el ambiente para que haya un proyecto colectivo empresarial apalancado en las realidades nacionales”.

Por su parte, centros de estudios como Anif o Fedesarrollo también han alertado que por cuenta de la pandemia la productividad ha sido golpeada en las empresas, por lo que el país debe trabajar en línea con ese propósito.

En el plan de reactivación del Gobierno, llamado ‘Compromiso por Colombia’ hay dos proyectos para impulsar ese indicador. El primero es las Fábricas de la productividad, con una inversión de más $30.000 millones, y otro llamado Sena Innova para impulsar esto en las empresas, y tiene recursos por $29.704 millones.

En ese sentido, Camilo Fernández de Soto, presidente de Colombia Productiva, explicó que “desde el Gobierno y el liderazgo de Colombia Productiva, se ha trabajado desde el día 1 de la pandemia para mitigar su impacto negativo sobre el tejido empresarial. Por esto, los programas que ya teníamos, los ajustamos a esta nueva realidad y, adicionalmente, creamos servicios especializados para apoyar la reactivación, beneficiando a más de 29.400 empresas en 2020”.

Lea También
Renovar normas, la clave para mantener exportación del agro | Economía

Los planes para el año de la recuperación

La apuesta no solo del Gobierno sino del aparato productivo es aumentar la eficiencia de sus procesos, a través de la transformación digital.

Una de las entidades públicas que trabaja en esa línea es Colombia Productiva, que tiene la tarea de capacitar y mejorar la productividad de las empresas. Según le dijo a este diario su presidente, Camilo Fernández de Soto, “para 2021 queremos impactar a más de 60.000 empresas y micronegocios, duplicando nuestros resultados respecto a 2020, para apoyar la reactivación económica del país”.

Para eso, están impulsando las iniciativas de Fábricas de Productividad, Compra lo nuestro, y Calidad para crecer. Con esa última buscan mejorar la calidad de 700 empresas para que puedan exportar.

Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias