Buenaventura en Linea
La Policía me capturó por venganza: alcalde en Nariño - Cali - Colombia

La Policía me capturó por venganza: alcalde en Nariño – Cali – Colombia


El alcalde del municipio de Pupiales, Ricardo Jesús Benavides Ayala, después de haber cumplido una captura el fin de semana por, presuntamente, violar las normas del toque de queda y ley seca por la pandemia del covid-19, afirmó que el procedimiento obedecería a una retaliación del comandante de la estación de Policía de esa localidad situada en el sur de Nariño.

Esta historia comenzó en la tarde del pasado sábado y en una de las vías del municipio, el funcionario fue sorprendido por una patrulla de la institución, cuando se movilizaba en un vehículo particular con un amigo.

Al conocer el hecho la comunidad reaccionó con indignación al considerar que cuando la primera autoridad del municipio debería dar ejemplo, contrariamente contradice las medidas sanitarias y especiales expedidas por los Gobiernos Nacional y Departamental, en el marco de la emergencia social por cuenta del coronavirus.

(Le sugerimos leer: Repudio por los asesinatos de dos estudiantes en un colegio de Nariño)

“Después de las 4 de la tarde salí con un amigo a la finca del municipio porque algunas personas están interesadas en esa propiedad”, reconoció y dijo que además estuvo realizando un recorrido por algunas veredas con el fin de verificar el estado de las obras de mantenimiento que se están realizando en varias carreteras de su municipio.

Pero cuando regresaba con destino a su residencia se encontró con la patrulla policial que procedió a requerirlo.

“Ellos nos dijeron que estábamos capturados, porque estábamos infringiendo las medidas sanitarias…yo guardé prudente silencio”, comentó el mandatario.

Benavides contó que el pasado 11 de julio, en una comunicación que había dirigido al comando de la Policía Nariño, le solicitó el traslado del comandante encargado de la estación en Pupiales, subintendente Héctor Castro, “porque hay innumerables quejas por parte de la comunidad”.

Afirmó que después fue trasladado hasta las dependencias del Distrito de Policía en la vecina ciudad de Ipiales.

El domingo acudió a una audiencia judicial en la que no aceptó los cargos que se le imputaban, no se le impuso la medida de aseguramiento y fue dejado en libertad.

“Ahora estamos desempeñando las funciones en la Alcaldía del municipio, estamos ejerciendo el derecho a la inocencia, vamos a contravenir las pruebas que los uniformados presentaron”, expresó y confesó que el proceso en su contra aún sigue pendiente y negó que exista una orden de captura en su contra.

Tampoco descartó que el caso pase a investigación de la Procuraduría Regional de Nariño para lo de su competencia.

Puso de presente que desde que resultó elegido como alcalde en el mes de octubre del año anterior, había solicitado el cambio del comandante y las unidades de la estación policial “porque no existe en ellos imparcialidad política”.

También reconoció que existe una fuerte oposición política contra su administración, hasta el punto de que ha recibido señalamientos en redes sociales y además, de varias denuncias de carácter penal de las que dijo ha salido bien librado.

Comentó que la semana pasada había sido visitado en su despacho por el subintendente Castro, “él me hizo el reclamo en forma airada sobre la solicitud del traslado que yo hice ante el comando”.

El alcalde dijo que ha llegado a pensar que se trata de un acto de venganza de la institución policial, frente a los distintos hechos que se han registrado desde que asumió el cargo.

“Sin duda, todo coincide, el miércoles él estuvo en mi despacho haciéndome el reclamo y posteriormente se da este insuceso”, aseguró.

Sobre el posible estado de embriaguez en que se encontraba cuando se produjo su captura, dijo: “justamente por eso no aceptamos los cargos, estamos dispuestos a defendernos para demostrar que hemos actuado de la mejor manera”.

En tal sentido dijo que nunca se le practicó la prueba de alcoholemia y que siempre ha respetado la institucionalidad. 

¿Qué responde el comandante de la Policía de Nariño?

El comandante del Departamento de Policía Nariño, coronel Nelson Dabey Parrado, sostuvo que prefiere no referirse a las afirmaciones del alcalde de Pupiales, en el sentido de que se trataría de una presunta retaliación hacia él por parte del comandante encargado de la estación en Pupiales, subintendente Héctor Castro.

“No me refiero a ese tema y no me he referido sobre el mismo”, afirmó con tono de disgusto, pero aclaró que no se quiere pronunciar, porque lo desconozca. “Realmente estoy esperando lo que dicen las investigaciones; de acuerdo con eso tomaré las decisiones”, aseguró el oficial.

Realmente estoy esperando lo que dicen las investigaciones; de acuerdo con eso tomaré las decisiones

“Todo cursa en una investigación, seguramente se aclararán las cosas”, enfatizó Parrado.

Acerca de que si una solución al conflicto podría ser el traslado del comandante y de sus hombres a otro lugar de Nariño como lo solicitó el propio alcalde, Parrado sostuvo que el tema administrativo dentro de la institución es muy diferente y no guarda relación con el hecho ocurrido con Benavides el pasado primero de agosto.

“Las decisiones acá no se dan por solicitudes porque en caso el caso del alcalde lo que se hace es verificar y de acuerdo a eso y si se está afectando a la comunidad se toman las decisiones más claras”, insistió. 

La disputa legal entre el alcalde y la Policía podría tomar un nuevo rumbo luego de conocerse que quien ahora lo representa es nada más y nada menos que el prestigioso jurista y ex Fiscal General de la Nación, Mario Iguarán, quien calificó como arbitraria e injusta la detención de su defendido.

“Aquí el proceder de la Policía y del subintendente Héctor Castro no solo encaja en lo que conocemos como prevaricato por acción, sino en un abuso de autoridad”, aseguró.

“No solo vamos a atender el radicado penal que tenía que atender la Fiscalía frente a los elementos que llevó el sub intendente ante el juez, sino que también vamos a promover las acciones disciplinarias y penales contra esta celebridad”, dijo Iguarán.

Tras calificar el caso como una comedia y una farsa defendió al alcalde al recalcar que “él solicitó una renovación de algunas de las unidades de la Policía de Pupiales, sobre todo el traslado del subintendente Castro, pero ya saben cuál fue la reacción de él quien le reclamó al alcalde por esa solicitud, incluso hace poco fue a su despacho a retar, a reclamar no solo al alcalde sino a los funcionarios del despacho”.

“Hay quejas por su comportamiento dentro y fuera de las instalaciones de la Policía”, argumentó el jurista acerca de la gestión del comandante en esa localidad, al tiempo que enfatizó que la actuación policial ese día fue toda una “trama” cuando se conduce al alcalde desde Pupiales hasta la ciudad de Ipiales e insistió: “El alcalde estaba realizando funciones propias de su cargo, él estaba trabajando”. 

Más noticias de Cali

Pólvora, canticos y riesgos en un homenaje a Gabriel Ochoa en Cali

Colombiana en España salió a recibir flores y le quemaron la cabeza

MAURICIO  DE LA ROSA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
PASTO

Fuente de la Noticia

Comentar

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.