Conecte con nosotros

Tecnología

La provincia cuenta con la tecnología para almacenar más de 350.000 vacunas a -80 grados

Publicado

en

La provincia cuenta con la tecnología para almacenar más de 350.000 vacunas a -80 grados

Ultracongeladores del Biobanco del Instituto Isabial, instalados en los sótanos del Hospital General de Alicante. | PILAR CORTÉS

Como una luz al final del túnel. Así ha sido acogido la comunidad científica mundial el anuncio de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech sobre su vacuna contra el SARS-CoV-2. El Gobierno de España ya ha adelantado que adquirirá 20 millones de dosis que podrían llegar a nuestro país a finales de este año. El reto logístico no es pequeño para una vacuna que debe conservarse a 80 grados bajo cero para no perder su eficacia. Un reto para el que la provincia está sobradamente preparada, según coinciden en señalar los distintos expertos consultados. Y es que hospitales, centros de investigación y universidades cuentan con la tecnología necesaria para almacenar y conservar grandes cantidades de dosis de esta vacuna, una capacidad superior a 350.000, cifra en un principio suficiente para el inicio de la campaña contra al virus.

«El almacenamiento de muestras biológicas a -80 grados es para nosotros una rutina», explica Cristina Alenda, directora científica del Biobanco de Isabial, el Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante. En los sótanos del Hospital General de Alicante hay instalados varios ultracongeladores de Isabial, que permiten guardar durante años muestras de cientos de pacientes a muy baja temperatura. Muestras que después son utilizadas por investigadores de todo el país para el estudio de enfermedades.

Lea También
Millones de estadounidenses que buscan beneficios por desempleo deben someterse a un software de reconocimiento facial

Garantizar la cadena del frío es esencial cuando se trabaja con estas temperaturas, por lo que las medidas de seguridad son enormes. «La temperatura se monitoriza permanentemente y si baja de un determinado valor salta una alarma y se activa el sistema de seguridad». Cada ultracongelador dispone de bombas de CO2 independientes para mantener el frío por unas horas en caso de fallo eléctrico y el hospital cuenta con arcones vacíos de seguridad para en caso de avería. Aunque de momento se desconoce cuántas dosis de la vacuna podrían llegar a la provincia y dónde se almacenarían, Cristina Alenda asegura que desde el Biobanco, «estaríamos en disposición de ayudar en las labores de apoyo que fueran necesarias para el correcto almacenaje de las dosis». Transportar estas vacunas a los centros de salud tampoco sería un inconveniente. «Se podrían mandar en neveras pequeñas que emplean nieve carbónica para conservar el frío entre 24 y 48 horas».

Lea También
Análisis: Apple y AMD navegan por la escasez de chips centrándose en productos rentables

Para Salvador Martínez, investigador del Instituto de Neurociencias, la capacidad de estos congeladores no sería un problema y se podrían llegar a guardar cientos de miles de viales para la provincia. «Hay muchos centros en Alicante que podrían guardar la vacuna y en caso de necesidad, se pueden ampliar adquiriendo más arcones». Las clínicas de reproducción asistida también podrían colaborar. «Nosotros trabajamos habitualmente a esas temperaturas para realizar pruebas de ARN, que se degrada con mucha facilidad, por lo que es muy delicado de manejar», explica Jon Aizpurua, director general de IVF Spain. En esta clínica tienen varios sistemas para conservar las muestras en frío, el más moderno de vapor de nitrógeno líquido.

Lea También
Los códigos QR llegaron para quedarse. También lo es el seguimiento que permiten

¿Y por qué es necesaria esta temperatura tan baja para que la vacuna no se degrade? Victoria Ortiz de la Tabla, jefa del servicio de Microbiología del Hospital de Sant Joan, explica que a -80 grados «los ácidos nucleicos se conservan y el material genético no se estropea». Algo indispensable para el funcionamiento de la vacuna de Pfizer, que supone una revolución en todos los sentidos. «En una vacuna tecnológica», como la define Salvador Martínez, ya que emplea el denominado «ARN mensajero». En lugar de introducir un patógeno atenuado o una parte de este para que nuestro organismo desarrolle defensas frente al invasor, como emplean las vacunas habituales, el ARN mensajero proporciona las instrucciones para que sea nuestro organismo el que produzca el antígeno. Para aplicar este tipo de vacunas, previamente se calienta dejándola unas horas a temperatura ambiente.

Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias