25.8 C
Buenaventura
domingo, octubre 20, 2019

La radio colombiana cumple 80 años

No se Pierda

 

El ocho de diciembre de 1929, un joven emprendedor, que había estudiado electrónica en Estados Unidos, puso en funcionamiento la primera emisora de radio en Colombia. Elias Pellet Buitrago, el nieto de un diplomático estadounidense, montó la HKD o «La Voz de Barranquilla», en un local acondicionado dentro de una lujosa vivienda que su madre había mandado construir para la familia, pero que se convirtió en el lugar de ensueño de este pionero de la radiodifusión.

Lo logró luego de una larga espera, con algunas visitas a Bogotá para tramitar la licencia ante el Ministerio de Comunicaciones, que entonces era de Correos y Telégrafos.

Lo curioso del caso es que las primeras emisiones de «La Voz de Barranquilla» prácticamente no fueron escuchadas en Colombia, pues no había receptores, pero sí en países de América Central y el Caribe, donde fueron recibidos por onda corta.

Gabriel Muñoz López, una de las figuras de la radiodifusión quien con sus vivencias y recuerdos ha ayudado a narrar largos espacios de la emotiva radio colombiana, dice que Elias Pellet Buitrago invitó a su casa a muchas personas para presenciar el acontecimiento y fue así como escucharon la emisora.

El primer día de emisión, señala, fue dedicado al deporte, al debate político y, por supuesto, a la música.

La Voz de Barranquilla no fue la primera emisora autorizada por el gobierno, pues meses antes, el 7 de agosto de 1929, el presidente Miguel Abadía Méndez había inaugurado la HJN, que más tarde se convirtió en la Radiodifusora Nacional, pero tardó bastante para salir «al aire».

En 1930 llegó la radio privada a Bogotá, con La Voz de la Víctor, ya desaparecida, y La Voz de Bogotá, que hoy sigue emitiendo en frecuencia AM. También sonó la HKF o «Colombian Radio and Electric Corporation». En sus inicios, la radio fue «elitista», pues era difícil conseguir un receptor y los pocos que había, eran importados por gentes adineradas. En Bogotá, sin embargo, se instalaron radios «públicos» en la plaza de Bolívar, donde las personas se reunían para escuchar las emisiones.

En 1931 se reglamentó el ejercicio de la radiodifusión y se produjo una proliferación de emisoras en el país, como La Voz de Antioquia, La Voz de Boyacá, Ecos de Occidente, Radio Manizales, Nueva Granada, Emisoras Nuevo Mundo o Radio Santa Fe, entre otras.

Las cadenas radiales, producto de la necesidad de integrar al país a través de la comunicación, se formaron a partir de la década de los años 40 y desde entonces la radio en Colombia se fortaleció y se modernizó, hasta convertirse en una de los más potentes y prestigiosas del mundo.

Hoy la radio colombiana mantiene esa fortaleza y, según otro visionario como Gabriel Muñoz López, se mantendrá como uno de los medios preferidos de los ciudadanos, gracias a su constante renovación y a que por ser un medio unisensorial, puede acompañar permanentemente a las personas, sin alterar sus actividades cotidianas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Más noticias relacionadas