Buenaventura en Linea

LA REELECCIÓN DE TRUMP

El 3 de noviembre serán las elecciones presidenciales en los Estados Unidos y todo apunta a que Donald Trump y Joe Biden, se disputarán la Oficina Oval de la Casa Blanca.

Trump lleva varios meses en la contienda electoral, tomándole la delantera al partido Demócrata que este mes elegirá en su convención al candidato que los represente en las elecciones de noviembre. Parece que será Joe Biden, el Vicepresidente de Obama, quien se enfrente a Donal Trump, quien a su vez seguramente será ratificado por el partido Republicano como su representante en esta contienda.

Y por qué digo que Trump le ha cogido ventaja a cualquiera que sea el candidato de los demócratas. Porque Trump no ha dejado de hacer campaña desde su posición como presidente de los Estados Unidos de América. La pandemia fue su primer caballito de batalla en estos últimos meses. Aunque se hizo un pésimo manejo del Coronavirus, Trump y los Republicanos aprobaron una serie de ayudas económicas, entre ellas la de darle dinero a todas las personas adultas y solteras que sus ingresos fueran inferiores a 75 mil dólares al año y que estuvieran al día con sus impuestos; o ingresos anuales de150 mil, si se trataba de un matrimonio, más 500 dólares por cada hijo. De esta manera, cada habitante de los Estados Unidos que cumplía con estos requisitos básicos, recibió un cheque por un valor de 1.200 dólares firmado por el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump. Por estos días se discute en el Congreso norteamericano la posibilidad de generar un segundo cheque de estímulo, cosa que favorecería aún más la imagen de Trump.

El otro hecho que ha marcado la política estadounidense en los meses más recientes ha sido el asesinato del hombre de raza negra, George Floyd, a manos de un policía blanco. Muerte que generó múltiples protestas en todo el país que duraron varias semanas. Muy astutamente, Trump aprovechó todo este malestar para sembrar lo que justo hace 4 años sembró en su campaña presidencial: racismo y odio. Mientras los habitantes de los estados de las dos costas, más liberales y de pensamiento progresista, apoyaban las protestas a favor de las minorías raciales, pero sobre todo afroamericana, los habitantes de los estados del centro del país habitado en su mayoría por blancos racistas y que promulgan la supremacía blanca, se quedaron calladitos y quietos, como en un respaldo tácito al presidente Trump, quien justamente ganó las elecciones en el 2016 gracias a esos estados.

Hace 4 años a Trump le funcionó muy bien su discurso de odio, racista y de miedo cuando se refería a los inmigrantes, haciendo énfasis a los latinos y árabes como personas terroristas y peligrosas. Llegó a llamar a los mexicanos, “Bad hombres”. Hay que tener en cuenta que para muchos americanos todos los latinos somos mexicanos, muchos de ellos no diferencian un peruano de un colombiano o un mexicano. Del rio Bravo para abajo, todos somos mexicanos.

Sin embargo, recientemente Trump aprovechó la visita de su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para echarle flores a la comunidad mexicana, tratando de conseguir sus votos pues es la comunidad hispana más grande que habita en los Estados Unidos. Y como si fuera poco, el pasado 20 de julio, Trump envió un saludo muy especial a los colombianos por su día de la independencia. Trump ahora le está apuntando a conseguir los votos de la comunidad latina, la que despreció hace 4 años cuando estuvo en campaña.

El discurso de Trump, su forma de hablar, la manera de decir las cosas, su egocentrismo y arrogancia, se identifica mucho con ese habitante típico de los estados del centro del país, quienes además son machistas y desprecian a las mujeres. Para la muestra un botón: hace 4 años cuando a Trump se le inculpaba por el maltrato hacia las mujeres, esto lo que hizo fue elevar la imagen del candidato en estos estados donde tampoco querían a una mujer como su presidenta, por eso Hillary Clinton no tuvo los votos suficientes en esta área del país, así haya ganado el voto popular con más de 3 millones de votantes.02

Y ese es otro punto importante para tener en cuenta en la democracia estadounidense, que de democracia tiene muy poco cuando se habla de elección presidencial, pues quien elige al presidente y al vicepresidente, no es la gente con su voto, sino un ente llamado Colegio Electoral que se inventaron en la convención constitucional de 1787. En 5 oportunidades ha habido presidentes que fueron elegidos por el Colegio Electoral aunque no obtuvieron la mayoría del voto popular. En el 2000 pasó con el republicano George W. Bush, quien fue elegido por el Colegio Electoral, pero fue el Demócrata Al Gore quien obtuvo la mayoría del voto popular. En el 2016 volvió a ocurrir lo mismo cuando la Demócrata Hillary Clinton ganó el voto popular por más de 3 millones, pero Trump fue elegido por el Colegio Electoral. Fuertes críticas tiene este sistema donde se le ha dado un poder inmenso a esos estados del centro del país que tienen la características de ser pequeños en población, pero con un gran poder bajo la figura antidemocrática del Colegio Electoral. Por esta razón, es muy probable que Donald Trump sea reelegido para un segundo período presidencial. No podría haber más desgracia para este país que reelegir a Trump, un charlatán y payasín, quien ha desvirtuado la figura del Poder Ejecutivo de esta nación y que se ha convertido en burla alrededor del mundo. Como dicen por ahí, amanecerá y veremos, pero estoy casi seguro que el miércoles 4 de noviembre nos despertaremos con la noticia de que Trump fue reelegido. Ojalá y me equivoque.

Ernesto Ramírez

Ernesto Ramírez

Nacido en el puerto de Buenaventura, Ernesto Ramírez hizo sus estudios de secundaria en el colegio Seminario San Buenaventura. Estudió Comunicación Social Periodismo en la Universidad del Valle de Cali, hizo una especialización en Gerencia para las artes en el Instituto Departamental de Bellas Artes de Cali e hizo un asociado en Liberal Arts en Hostos Community College del sistema de universidades públicas de la ciudad de Nueva York.

Por más de 18 años, Ernesto Ramírez trabajó en el canal regional Telepacífico como editor y realizador de televisión, para luego trasladarse a la ciudad de Nueva York donde ha trabajado en el campo de la salud, haciendo prevención y educación en VIH e infecciones de transmión sexual dentro de la comunidad latina de la Gran Manzana. En los últimos años, Ernesto Ramírez se ha enfocado en proyectos específicos para salud mental y manejo de casos para personas que conviven con VIH/SIDA.

Comentar

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.